domingo, 9 de septiembre de 2007

La foto de Lutero

Los caminos de internet, como los del Señor, son infinitos. Ya casi lo tengo asumido y por eso voy dejando de sorprenderme de los extraños motivos que conducen –o pierden- a algunos visitantes (que, por otra parte, bien venidos sean) hasta el Café de Ocata. Ya sabéis que me parece magnífico que se llame a mi puerta confundiéndola con "la taberna de Platón" y que me siento muy ufano por concentrar el interés mundial sobre "la vaca socrática". Pero, la verdad sea dicha, aún me sorprendo cada vez que encuentro en el listado de las palabras de búsqueda a quien se empeña en encontrar en este Café “fotos” de, por ejemplo, Pirrón de Elis, Diógenes o Descartes. ¡Bien sabe el cielo cómo me gustaría complacerlos, pero lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible! ¡Qué no daría yo por un daguerrotipo de Sócrates visitando a la impúdica Teodota!

Esta pertinaz y estrambótica demanda me hace recordar una anécdota que contaba una profesora del IES Talassa de Montgat, acerca de un alumno que en un examen de historia escribió que “Lutero fue excomulgado por no querer salir en la foto”. Cuando intentó hacerle comprender lo inverosímil del motivo, el alumno, completamente seguro de sí mismo, alegó que él no se había inventado esto, sino que se había limitado a transcribir lo que decía el mismísimo libro de texto. Evidentemente la profesora lo retó a que demostrara tamaña afirmación, cosa que el alumno hizo inmediatamente. Abrió el libro en la página correspondiente y señalando con el dedo el párrafo donde se hallaba la prueba lo mostró con cara de victoria.

El párrafo en cuestión decía: “Lutero fue excomulgado por no querer retractarse”.

7 comentarios:

  1. Hacia tiempo que no me pasaba por el café. Entro hoy. "LOs caminos de internet son infinitos". Pués a eso iba. Gracias a un post de tu cafe del dia 1 de julio de 2006, y a los comentarios que se sucedieron, hemos podido saludar y ponernos en contacto con Ricardo.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. En los cursos de doctorado, de infausto recuerdo, un elemento (no te diré si profesor o alumno) en una doistendida conversacoón alardeó de su perspicacia:
    (Lutero) "No debía ser tan tonto, HIZO 95 tesis"

    ResponderEliminar
  3. Clara: Me alegro, eso quiere decir que efectivamente, este es un café y no un púlpito.

    ResponderEliminar
  4. Ignacio: ¡Coño, pues no había caído yo en eso!

    ResponderEliminar
  5. Conocía lo de Lutero, es uno de los mejores disparates escolares que conozco. La misma persona me contó otro: El Cid fue desterrado por quedarse con los atributos del rey moro.

    ResponderEliminar
  6. ¿Esto es una café o un claustro de profesores de la Srta. Carapapel?

    ResponderEliminar
  7. Todo el mundo sabe que un retracto es una focto de uno mismo.

    Y en cuantro a disparates, en aquella famosa y magnífica Antologóia del Disparate, un alumnop decía que el 4º Mandamiento era: "no fornicarás ni a tu padre ni a tu madre". Profundamente dípico.

    ResponderEliminar

El olvido del don

 En El Subjetivo