lunes, 3 de septiembre de 2007

Confesiones de un salesiano converso II

A Enrri

Algunos de vosotros ya habréis seguido el incierto diálogo que hemos mantenido Enrri y un servidor a propósito de la novela de Joan Sales, “Incerta glòria”. A pesar de todo, me parece oportuno recogerlo y prolongarlo en este post.

I

Primer mensaje de Enrri

Hola,
No he leído la novela pero por lo que poco conocido de ella indirectamente, mi intuición me dice que Juli Soleràs me recuerda mucho a Artaud.
Enrri

II

Lo primero que pienso al leer el comentario de Enrri es que Antonin Artaud estaba convencido de que era “otro” el autor de sus obras. No comento nada de esto. Tampoco soy capaz de seguir la conexión entre ambos autores. Lo que me parece evidente es que no hay que tomarse al pie de la letra el conocimiento intuitivo de Enrri sobre esta novela, cosa que se pone perfectamente de manifiesto en su siguiente mensaje.

III

Por cierto –me pregunta- ¿sabe que sentido tiene el nombre de Juli Soleràs?

Soleràs es uno de los principales protagonistas de la novela. Como le manifiesto mi ignorancia, Enrri nos ofrece la siguiente teoría:

Bien, pues creo que el tema iría así. Juli Soleràs es el propio Joan Sales.
Soleràs es Sales+or, es decir el Sales d´Or.
Y el Juli-Sales-d´Or es el "Juli d´Or" o "Julio de Oro".
¿Qué es el Julio de oro? Tengo entendido que era un impuesto o tasa que las prostitutas en los alrededores del Vaticano pagaban a la Santa Iglesia Vaticana.
A
l igual que los ciudadanos-soldados pagan su impuesto (la vida y la juventud) en la Guerra Civil, después de dejarse prostituir los ciudadanos ante los ojos de la Iglesia-Estado.
Pero "Juli Soleràs" es también el Sales que era "oro" en Julio. ¿En qué Julio? El "divuit de Juliol" el día mismo que creo que comenzó la Guerra en Barcelona. Pero cuando acaba la Guerra, ese día ya eres un Viejo. La juventud robada por la Guerra a esa Generación.
Lo obsceno (el Julio de Oro) y Lo Macabro es (el 18 de Julio del 36 , la guerra).
Por último, el Canon Canónico del "Julio de Oro" es un Caño-tubo, como el "tubo digestivo" que une la boca con el ano.
Tengo más cosas sobre el título "Incerta Gloria" pero creo que me los reservará dentro de mi mundo delirante.
Enrri

IV

El juego de analogías que ha creado Enrri es absolutamente “solerasiano”. Quiero decir, que el lector se encuentra en la novela abundantes razonamientos de este tipo por parte de Soleràs. Decido entrar en el juego con una confesión biográfica.

Mire usted –le digo-: Compare

  • Juli con Luri
  • Soleràs con Soler

Luri Soler, o Soler Luri, era un hermano de mi padre que murió en el frente de Teruel. A él, a pesar de que su familia, al completo, era socialista, le tocó combatir al otro lado (desde la perspectiva de "Incerta glòria"... que es una teoría perspectivística de los frentes en guerra). Mi padre reconoció su cadáver, porque sobresalía de la nieve que lo cubría una bota que le resultó familiar. Mi tío Soler Luri no tuvo más remedio que ser uno de "los caídos por Dios y por España".

VI

Realmente siempre he pensado que la realidad siempre supera la ficción o la simulación.
Realmente su historia es impresionante y me ha dejado por unos instantes paralizado.
Por otro lado, le comento que ya que no he leído la novela me faltaría un dato vital para entenderla y así interpretar completamente el título: un esquema de la relación sentimental o emocional entre Cruells, Broca y Trini.
Un saludo de Enrri

VII

Acepto el reto, pero sin prisas, porque aún voy por la mitad de la novela, exactamente en el capítulo III.3. Es un capítulo sorprendente. Tiene en su numeración algo de cabalístico. Viene a ser como una enorme carcajada delirante (y maravillosamente bien escrita) en medio de la tragedia que es la novela. De repente “Incerta glòria” se me presenta como una despiadada tragicomedia en cuyo centro se encuentra la inasible figura de Soleràs-Sales.

VIII

¿Quién es Soleràs?” Esta pregunta también se la hace otro importante protagonista de la novela, Lluís, y su respuesta es una doble interrogación: “¿Quizás una hipótesis? ¿Quizás un rompecabezas?”. No lo sabe.

IX

Pero Enrri sospecha que es Joan Sales. ¿Quién es realmente Joan Sales? Y, sobre todo, ¿qué demonios es esta novela? Cada vez tengo más la impresión de que Sales está jugando con el lector. Yo, al menos, me siento jugado. Pero aún no sé bien a qué juego.

X

El Capítulo III.IV se abre con una afirmación de alguien muy apreciado por Joan Sales, Màrius Torres: “Y toda la vida es camino de soledad.” Esto es, aproximadamente lo mismo que Soleràs confiesa al comienzo de este mismo capítulo: “El sueño es una tierra de nadie entre la vida y la muerte”.

Enrri, ¿Por qué desprecias esta analogía: Soledat = Soleràs= Sales?

Los mojones que delimitan esta tierra de nadie que es la vida son el nacimiento y la muerte, en cierto sentido, lo más puramente obsceno y lo más puramente macabro. Y en la tierra de nadie, Sales resalta dos aspiraciones antropológicas: la del nihilismo y la del amor.

Describir el amor es lo más sencillo del mundo: amar es estar sentado cerca del fuego en compañía de la persona estimada. Es, por lo tanto, la posibilidad de dar con el silencio compartido que permita habitar el sinsentido de la tierra de nadie.

Respecto al nihilismo, Sales muestra dos de sus caras: la del tipo listo que siempre pone sus velas en la dirección del viento que sopla con más fuerza y la del heroísmo de quien cierra los ojos y avanza hacia el frente enemigo ocultando con su sed de gloria (¿o simplemente de sangre?) las dudas de la conciencia. Son dos formas de intentar el desarraigo en la tierra de nadie.

La soledad más profunda parece darse cuando se mezclan las ansias de heroísmo con las de amor, porque es imposible ceder a una pasión sin negar la otra. ¿Es esto lo que sostiene Sales, Enrri?.

XI

Sigo leyendo. Inicio "El vent de la nit", que comienza con una cita de Henri Bergson que, inevitablemente, me recuerda a Artaud: "Quant à moi, je serais bien content si un jour on venait à preténdre qu'Henri Bergson n'a pas existé".

XII


14 comentarios:

  1. Hola,
    El párrafo siguiente que ha escrito usted, me encanta como resumen de la idea del Libro:
    "Respecto al nihilismo, Sales muestra dos de sus caras: la del tipo listo que siempre pone sus velas en la dirección del viento que sopla con más fuerza y la del heroísmo de quien cierra los ojos y avanza hacia el frente enemigo ocultando con su sed de gloria (¿o simplemente de sangre?) las dudas de la conciencia. Son dos formas de intentar el desarraigo en la tierra de nadie."
    Por otro lado, ayer cuando ya estaba a punto de irme a dormir tuve una intuición maravillosa, para mí al menos.
    He logrado ya creo al menos, formar el puzzle del rompecabezas solesariano.
    Esta mañana,sobre las doce y desde la oficina.. no he podido evitar la tentación de darle vueltas a la pieza que faltaba: Trini.
    Y me he vuelto a encontrar con una marivollasa palabra casi increible que cierra todo mi argumento delirante sobre la Novela y la Vida de este Deleuze catalán.
    POr cierto, entre mis delirios hay uno, del que me gustaría saber si sale algo en la novela:
    ¿Trini tuvo que abortar?
    La pregunta puede parecer ilógica, pero ahora es lo que más me inquieta certificar.
    Un saludo de Enrri

    ResponderEliminar
  2. Yo leí el libro hace ya bastantes años. Me gustó (algo menos la última parte) y todo lo leido estos dias despierta mi deseo de releerlo (placer a menudo superior al de la lectura). Aparte de vuestras reflexiones del todo pertinentes,me gustaria señalar que el libro cumple perfectamente con lo que según su autor era la base fundamental de cualquier novela: "que no se't caigui de les mans" (tomando como modelo creo la gran novelistica rusa decimonónica). Incerta glòria mai no cau de les mans y eso puede decirse de muy pocas de las novelas de su tiempo

    ResponderEliminar
  3. Mis ultimas conclusiones es que Incerta Gloria, es ante todo:
    "un libro de botánica"
    Enrri

    ResponderEliminar
  4. Enrri: ¡No sabe usted hasta qué punto me parece fuera de sentido comparar a Sales con Deleuze! Quiero creer que se trata de otra solerasada suya. Deleuze era un señor que pensaba que pensaba y que confundiendo fatalmente las cosas no tuvo un fin macabro, sino infantilmente obsceno. Nunca he sido ni medio partidario de sus textos ni de sus rizomas. Hacer de Sales un Deleuze es convertir la "Incerta Glòria" en una rizomática.

    ResponderEliminar
  5. Jordi: Yo creo -se lo comenté a Ramón ayer- haber leído algún texto tuyo que estaba encabezado por una cita de Joan Sales. ¿Me equivoco?

    ResponderEliminar
  6. ¡Coño, Enri, no acabo más que contestarle a su primer comentario y recibo el segundo suyo que, evidentemente no puede ser respuesta a mi respuesta! Nos precedemos a nosotros mismos.
    Tampoco puedo estar de acuerdo con usted en este comentario -ya no tengo duda: completamente rizomático-. No, en ningún caso es un libro de botánica... a lo sumo de geología. LO pienso mejor: retiro lo de "a lo sumo".

    ResponderEliminar
  7. Enrri: Tras pensarlo, acudo a retractarme en parte.
    En realidad -y este es un pensamiento profundamente salesiano- la diferencia entre la botánica y la geología, que es la que diferencia un bosque de una bolsa de petróleo, por ejemplo, es sólo cuestión de tiempo. Y el tiempo es según como se mide. En conclusión, la geología es la botánica pasada a cámara muy rápida. Así que le propongo un pacto o, mejor, una síntesis: ¿Qué le parece si consideramos "Incerta glòria" como un libro de botánica geológica?

    ResponderEliminar
  8. Sí, yo llevo bastante tiempo teniendo esa misma sensación con sus comentarios suyos en el blog. De..no se cómo decirlo: una cierta atmósfera de dialogo donde la ley del antecedente y consecuente se pone en suspenso.
    La solerasada no es mía, es del propio Soleràs.
    Sigo diciendo aunque suene a sacrilegio, que Soleràs es el predecesor de Deleuze.
    Soy un cabezotas, y le digo que Incerta Gloria, es un tratado de botánica (debe entender botanica en su sentido etimologico).
    Es literalmente un tratado sobre hierbas y arbustos.
    No se trata de ser partidario de nadie, se trata de leer el título: "incerta Gloria".
    Por cierto, el bosque no es una meseta, es todo lo contrario.
    La botánica es etimologicamente "mesetera" no "bosquífera".
    Sin embargo le doy la razón en el enunciado: "la botánica es la geología a cámara rápida". Esta frase suya, paradojicamente, el mismo Deleuze la apoyaría con los ojos cerrados. Y hasta el mismo Virilio.
    Enrri

    ResponderEliminar
  9. Enrri

    1. Su tesis de que "Soleràs es el predecesor de Deleuze", me rersulta difícil de compartir. Soleràs es extraordinariamente complejo y no veo cómo puede ser a la vez Joan Sales y Deleuze. Si fuera así, Sales sería predecesor de Deleuze, tesis que, honestamente, me parece bastante exagerada. Otra cosa es que haya aspectos en el pensamiento y sobre todo en la gesticulación de Soleràs que puedan hallarse en Deleuze.

    2. "Incerta glòria" como tratado de botánica. Se remite usted a la "botané" griega que, efectivamente, apunta más a la meseta e incuso a la estepa) que al bosque. Desde mi punto de vista esa visión consideraría irrelevante la presencia del árbol (como sombra protectora, como refugio, como símbolo, en el caso por ejemplo del tilo del patio de Trini...). Es cierto que la imagen de la planta que enraizándose en el barro (en el humus) añora la luz del cielo está continuamente presente en la novela y que a veces parece reducirse a ella la dialéctica (profundamente anónima)del bien y del mal. Pero eso no explica ni la presencia, extraña -milagrosa si se quiere- de la gracia, ni la voluntad del novelista de conducir al lector desde la conciencia de lo efímero hasta una reflexión sobre la historia que, según su parecer sólo puede ser o geológica o cristiana.

    4. Sí, "la botánica es la geología a cámara rápida" y ese es el dolor principal de la novela, que es producto de una añoranza de la forma.

    ResponderEliminar
  10. Le he estoy cogiendo cariño.
    Por eso me permito decirle que mientras siga pensando el ente como Arsitóteles, no va a entender que la novela es una "tratado de botánica".
    Me explico, el ejemplo que pone usted del árbol como eje sobre el que crece la vida de Trini, está brillantemente encontrado para rebatir mi tesis.
    Pero no sabe cuanto agradezco sus inteligentes contraréplicas, pues éstas me estimulan las neuronas que no vea.
    Cogeré su ejemplo maléfico del arbol, que yo desconocía, pues como le vengo comentando no he leído el libro.
    Vamos al grano, nunca mejor dicho, el arbol es un "Tilo". Pero resulta ser que el Tilo es el menos arbol de los arboles. Para Aristóteles es Tilo es un arbol, pero para Soleràs-Sales-Deleuze, no lo es.
    ¿Porqué?
    Pues porque el tilo, si bien es un arbol desde el punto de vista taxonomico botánico-del-ente, es decir es del género...tal y de la especie...Sin embargo, aqui debeis ver el punto de genialidad de Sales: el tilo no es una arbol es una hierba: la tila. Tomarse unas hierbas, como por ejemplo las tilas que debe tomarse la Trini.
    El Tilo es una hierba, no un arbol.
    Si lo pensamos como hojas que caen al suelo desde su tronco, para luego ser recogidas por Trini, que las convertirá en una infusión tranquilizante.
    Enrri, le saluda con cariño

    ResponderEliminar
  11. Enrri:

    Vuelvo a la defensa de lo arbóreo:

    1) con una frase de Creuells que soy incapaz de traducir al castellano sin desgraciarla: "¿Què sabem dels camins que es fressen sota terra les arrels d'un gran arbre?"

    2) con un consejo: no rebaje la cruz a la condición de arbusto, aunque la que acaba con Lamoneda no sea más alta que una mata de cardo.


    Por cierto: ¿No le aprece a usted que la inclusión de "El vent de la nit" no aporta nada a "Incerta glòria", sino más bien al contrario?

    Voy creyéndome que verdaderamente no ha leído "Incerta glòria". Eso pasa mucho con la buena literatura, que afecta tanto al conjunto de los sentidos que uno se deja llevar por el del tacto, el olfato, el gusto, el oído... y se olvida de la vista, que es el sentido propio de la filosofia griega. Pero no se engañe, la vista muestra tanto la presencia como la ausencia. El ser aristotélico padece "stéresis" múltiple.

    ResponderEliminar
  12. Por cierto, la Trini parece ser mucho más partidaria de la maria-luisa que de la tila.

    ResponderEliminar
  13. Ah.Veo, que dudaba de mi honestidad, cuando le decía que no he leído el susodicho libro.
    Por fin, ahora ya se lo cree.
    Entonces...¿porqué seguir comentando un libro tan denso con alguien que tan solo ha leído su título?.
    Vale más plegar velas, dado lo absurdo de la situación.
    Situación surrealista de la que hasta ahora no había sido realmente consciente.
    Seguiré no obstante, interviniendo si no le importa en otros temas encuadrados en una situación menos surrealista que la actual.
    Disculpe, si he estado incorrecto en alguna intervención.
    Un saludo.Enrri

    ResponderEliminar
  14. Estoy casi seguro de que no, pero puede haber una cita incosnciente que es también un testimonio sincero de admiración

    ResponderEliminar

Dignidad

En El Subjetivo