sábado, 8 de septiembre de 2007

De padres e hijos

- ¿Adónde has ido?
- A ninguna parte.
Se trata éste de un inicio trivial de un no-diálogo entre un padre y un hijo. Cualquiera que tenga algo de experiencia en este complicado oficio de padre se ha visto alguna vez en una situación semejante. Pero este no-diálogo tiene una peculiaridad que no es nada trivial: Se encuentra en una tablilla de arcilla sumeria que tiene, como mínimo, 3.700 años de antigüedad. Si yo hubiese sido el arqueólogo que la descifró, me hubiese emocionado profundamente por encontrarme a mí mismo tan alejado cronológicamente de mi. El diálogo continúa de la siguiente manera:

- Si es verdad que no has ido a ninguna parte, ¿por qué te quedas ahí como un golfo sin hacer nada? Anda, vete a la escuela, preséntate al maestro, recita tu lección; abre tu mochila, graba tu tablilla. Cuando hayas terminado tu tarea vuelve a casa, sin rezagarte por la calle. ¿Has entendido bien lo que te he dicho?
- Sí. Si quieres te lo repetiré.
- Pues ya puedes repetírmelo.
- Te lo voy a repetir.
- Di.
- Ya te lo diré.
- Pues dilo ya.

El texto sigue en este tono a lo largo de 17 tablillas y fragmentos. ¡Para que luego vengan los foucaultianos hablándonos de cortes epistemológicos! La historia del hombre se resume en las piedras en las que inevitablemente tropieza cada generación.

Fuente: Samuel Noah Kramer, La historia empieza en Sumer.
¡Gracias Pedro por recordámelo!

8 comentarios:

  1. La vida gira y gira para caer siempre en el mismo punto...
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. - Y lávate los dientes.

    Impresionante. A veces escucho mi propia voz y me contradigo a mí misma: "Pero, qué pesada". Esta consistencia histórica, esa remota voz... Me da alas. Pobre G. hoy

    -Se lo dejaré leer para que sepa que la historia también le da derecho a réplica...
    -¡Como si le hiciera falta!
    -Bueno, pero...

    Pero ¿qué? Se lo leo or not...

    Lola

    ResponderEliminar
  3. Lola: no. Te arrepentirás siempre.

    Una pequeña historia que es una de mis favoritas. Fué Utman o Alí, sucesores inmediatos del profeta, quienes estando en La Meca recibieron a un grupo de notables del concejo de la ciudad. Venían a quejarse del insolente comportamiento de los jóvenes en la calle, sus voces altas, sus risotadas, la falta de respeto, las prisas; e incluso en el hogar, aduciendo que no respetaban las maneras nio obedecían como era poreceptivo a sus mayores. El sucesor del profeta (estoy hablando de nuestro siglo VIII) meditó un poco y acabó diciendo: "pero no podemos hacer nada, por ¿sabeis? Es que los jóvenes, más que a sus padres se parecen al tiempo en que viven"

    Parece clarividente, ¿verdad? En el primer Islam.

    Lola, que no. Más adelante ya se verá...

    ResponderEliminar
  4. Lo peor es que parecemos predestinados a no movernos del mismo punto, lo mejor es que la mayoria de las veces parece que lo estemos estrenano

    ResponderEliminar
  5. Una anécdota más que interesante. Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. El padre recuerda a su hijo pequeño que no le puso a trabajar ni le pidió que cuidara de su familia. Le dio todas las facilidades para estudiar. Le suplica que tome como ejemplo a su hermano mayor, que es escriba, un estudioso.
    Pero, ¿para qué? ¿Quién pasa el tiempo en placeres? ¿Quien ha amasado una fortuna, edtá pletórico, se ha vuelto gordo, grande, ancho, vigoroso y orgulloso? No, no es el hermano mayor, no.

    pedro

    ResponderEliminar
  7. Hombre, desde que leía la historieta Nippur de Lagash que tengo debilidad por lo sumerios y ahora Ud. nos muestra que tenían diálogos como los nuestros!
    LO felicito.

    ResponderEliminar

El amparo de las sombras

Reseña en Libros de Cíbola