domingo, 9 de septiembre de 2007

Confesiones de un salesiano converso IV

"Pensándolo bien y a medida que me he ido enterando de las cosas he llegado a la conclusión de que el comunismo ruso es una religión sin Dios, una de las cosas más espantosas que haya podido inventar jamás la fantasía más depravada; por otro lado ¿no te parece que tanto Stalin como Trotski son ya demasiado mayores para continuar siendo comunistas?"
Carta de Joan Sales a Màrius Torres de 15 de enero de 1937.


Me continúa sorprendiendo la capacidad de Sales para lanzar al aire sin jalearlas, sin darles mayor importancia, ideas apenas esbozadas que posteriormente serán tematizadas ampliamente por pensadores mayores. Tal es el caso de esta "religión sin Dios" que prefigura la idea de "religión laica" que Aron difundió en sus ensayos.

Por algún sitio dice Ortega que hay que ser siempre lo que se es, sin ostentaciones, sin pretender ser el mascarón de proa de sí mismo. Esto es exactamente lo que me fascina de la personalidad de Sales: la manera campechana con que se lleva a sí mismo. Conquistar esto, es decir, conseguir sobrellevarse con naturalidad, es una fortuna inmensa. Un signo de verdadera grandeza: de aristocracia espiritual.

11 comentarios:

  1. Se me antoja que el comunismo fue algo así como el big-ban del desarrollo social de los pueblos.¿Alguíen se imagina que hubiese sido de los asalariados del siglo pasado sin él?. Caminos no recorridos nunca ofrecen buenas vistas, pero, la situación no parecía tener muchas salidas que no fueran una radical oposición a los dueños del mundo y del dinero.

    ResponderEliminar
  2. Comento el comentario: no sabemos si la sociedad hubiese evolucionado igual, mejor o peor, sin comunismo. Mucha sangre por el medio y el hombre nuevo por llegar... todavía. Me parece que muchos aún no estamos 'preparados' para desmitificar del todo 'a lo salesiano' según què dogmas de nuestro siglo.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Ílio: LO que voy a decirle refuta buena parte de mis ilusiones juveniles, pero a veces hay que salvar la verdad antes que la honorabilidad de la propia biografía: En ningún país del mundo han sido asesinados más comunistas que en la Unión Soviética.
    Conozco bien (al dedillo) algunos países europeos excomunistas. Puedo asegurarle que en ningún país de la Europa capitalista se sacrificó de manera tan despiadada la salud de los obreros y del medio ambiente al cumplimiento de los planes económicos como en estos países.
    Podría seguir hablándole del tratamiento de minorías como la de los gitanos o la de los "pomatsi" en los Balcanes... condenados a ser los miserables de los miserables en sus patrias socialistas.

    ResponderEliminar
  5. Cierto Sr. Luri, pero lo que propone Ilio es que sin él el capitalismo no hubiera cedido bienestar a los obreros. Seguro que habla de occidente. Lo que queda claro es que la implantación de un solo sistema es catastrófico. Tiene la democracia más valvulas de escape siempre que no se vuelva un sistema cerrado que es a lo que tiende.

    ResponderEliminar
  6. Cerillo: Los impulsores del llamado "welfare state" fueron dos conservadores de manual, Bismarck y Disraeli.

    A mi modo de ver no hay nada, absolutamente nada, que justifique estos versos:
    "Stalin es el mediodía,
    la madurez del hombre y de los peblos
    (...)
    Les enseñó la Paz
    y así detuvo
    con su pecho extendido
    los lobos de la guerra"

    Son del camarada Pablo Neruda: "Las uvas y el viento" (1959)

    ResponderEliminar
  7. Todos los ...ismos del mundo tienen las espaldas cargadas de cadáveres querido Gregorio y han sido, casi siempre, los convencidos: comunistas, capitalistas, catolicistas..., o sus respectivos contrarios, los causantes. El resto de la gente,los que nos movemos en la incertidumbre de reconocer aspectos buenos y perversos en cada ideoloía, somos los que hemos ido, generación tras generación, haciendo que la humanidad se humanice a pesar de algunos humanos.

    De cualquier manera a las ideologías habría que valorarlas no sólo por los hechos que produjeron sino también por los que impidieron que sucedieran.

    ResponderEliminar
  8. ¿Pero la humanidad se humaniza tras cada generación?

    ResponderEliminar
  9. En el XVIII, nos deberíamos encontrar para saborear el humanismo del las chozas y las levas

    ResponderEliminar
  10. Ilio: Te confieso mis límites: Soy absolutamente incapaz de valorar una ideología "por los que impidieron que sucedieran".

    ResponderEliminar

De profesión disidente

Del sinuoso político Ríos Rosas decían sus contemporáneos que era “de profesión disidente.” En su momento me pareció una calificación divert...