viernes, 7 de septiembre de 2007

De cómo nunca seré millonario

El hombre, de unos sesenta años, al que sólo conozco de verlo por las calles de Ocata, se me ha acercado con aires misteriosos.
- Creo que tengo algo que usted sabrá apreciar -me ha dicho.
Ha abierto una bolsa de deportes y ha sacado un paquete envuelto en papeles, del que ha emergido esta figura.
- No hará falta que le diga -ha añadido, con absoluta seguridad en sí mismo- que es una diosa ibérica.

Siempre he sido incapaz de resistirme a quien pretende engañarme con gracia, que el del timador con salero es un arte que en estos tiempos en que los ladrones de calle (no quiero hablar de los ladrones de corbata y máster) son todos unos zafios, hay que preservar con el mismo cariño que ponemos en preservar, qué sé yo, el lince ibérico, por ejemplo. Pero claro, dejándose timar uno nunca se hace millonario, aunque quizás aumente con esta acción su Gracia Santificante.

- ¿Y cómo está usted tan seguro -le he preguntado- de que es una diosa ibérica?
- ¡Porque me la he encontrado haciendo los cimientos de una casa cerca del Museo de Badalona.
- ¿Y por qué ibérica y no romana o griega?
- ¡A las claras se ve que no es romana ni griega! ¡Tiene que ser más antigua!
- ¿Es usted albañil?
- ¡El encargado de la obra!
- ¿Y cuánto pide?

La negociación ha sido larga y compleja, me la quedo para mí. Solamente os diré que he tenido que escuchar toda su vida, desde que salió de Murcia siendo un crío hasta todo lo que ha tenido que trabajar en esta vida para dar unos estudios a sus hijos que estos, desagradecidos, no han querido recibir.
- ¡Son más burros que yo! -me ha dicho.


Mi hipótesis es que esta imagen es una reproducción de una figurilla incaica. Parece que algunos sudamericanos andinos espabilados vienen con reproducciones de este tipo en la maleta e intentan sacarse algunos euros con ellas. En cualqier caso, como yo no tengo ni idea de arte andino y los incas me caen lejísimos, aquí os la muestro por si alguno de vosotros es capaz de orientarme. No carece de cierta gracia. ¡Lastima que le hayan querido resaltar los ojos con lápiz!


Añado nuevas fotos de la diosa desconocida a las 19:12:


Lleva lo que parece ser una criatura en el brazo izquierdo y dos aberturas sobre los hombros, lo que indica que el original -si existe- era un colgante.





27 comentarios:

  1. En Méjico y Egipto las siembran; es lo más divertido ver todo el espectáculo de teatro que montan para llevar a los incautos a descubrirlas por sí mismos.

    Conozco en Valencia, Andalucía y Cataluña a unos cuantos individuos que hacen lo mismo con los nacionales.

    Es una prueba del avispamiento nacional: la del que lo hace, la del que pica, y la de los que hablamos de ello

    ResponderEliminar
  2. yo se la enseñaría a pedro!

    ResponderEliminar
  3. aunque muy buena pinta no tiene...

    ResponderEliminar
  4. en el pueblo del sr LURI, existio un timador de profesion, su nombre , SALUSTIANO BRAVO.Un buen dia marcho al pueblo vecino de ALFARO, pues tenia que comprar corderos, cerro el trato a cinco pesetas la unidad,pero le comunico al vendedor que no sabia contar , de tal forma, el vendedor redacto un escrito que decia: yo el vendedor de corderos vendo a SALUSTIANO BRAVO,doscientos diez corderos a la cantidad de cordero, villete de cinco pesetas. El comprador que ademas de estafador tenia fabrica de villetes, solo tenia plancha de los de cien, y cuando salia un cordero del redil entregaba billete de cien, el comprador penso este ademas de no contar no conoce los villetes, cuando ya tenia doscientos villetes de cien en la mano, se dieron un abrazo y se despidieron. En menos de media hora se entero por el responsable del banco que el dinero no valia, y que con ese contrato renactado, el timadorfue el vendedor , por no decirle al pagador, que le entregaba demasiado dinero.

    ResponderEliminar
  5. Como dice el viejo chiste, tú sigue hablando así de la estatuilla y verás cómo la vendes...

    ResponderEliminar
  6. Es una monada, su estatuilla, Don Gregorio. Siempre he querido ser estaforzadora :)
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Toda la pinta de sudamerica ...esa nariz nunca podria ser Iberica , los ojos rasgados , el casquete del pelo , ....oye igual es etrusca :)...pero le falta la sonrisa sardonica ....

    ResponderEliminar
  9. recuerda la escena del principio de la película Topkapi, en que Peter Ustinov hace de vendedor de antigüedades griegas.

    ResponderEliminar
  10. Siempre ha habido ladrones buenos y ladrones malos. Los buenos son los que ejercen su oficio con arte, engañando a los que de esta manera aprenderán a controlar su ingenuidad. Hacen una obra de caridad. Basta pensar en San Dimas.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo: Aquí la tengo, a disposición de quien quiera verla, cuando vea a Pedro, por supuesto, se la enseñaré. ¿Qué clase de anonimato, por cierto, es el suyo?

    ResponderEliminar
  12. Don Sobacaz, no me comprometa, que ese Salustiano y yo compartimos apellido. "Bravo" era el primer apellido de mi abuela Tomasa.

    Cambiando de tema: Me han contado que el Basilio dejó impresionado a todo el mundo en Pamplona con su contundente intervención ante Pepe Blanco.

    ResponderEliminar
  13. Jesús: Esta estatua forma parte del baúl de mis tesoros.

    ResponderEliminar
  14. Kasandra: Ya sabía yo que en un alma a la vez sensible y perversa como la suya sabría captar la profundidad del asunto. ¿Qué ha sido de su vida durante este tiempo que se ha mantenido alejada de este café, tan repleto de admiradores suyos?

    ResponderEliminar
  15. Peggy: La mirada sardónica la tenía, pero en la cara del vendedor cuando comprendió que estaba decidido a comprársela.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo: Hay por los Balcanes auténticos genios de la falsificación. ¡Vete a saber la de museos que tendrán piezas hábilmente falsificadas!

    ResponderEliminar
  17. ¿Hubo imágenes de diosas ibéricas? Las estatuas y estatuillas, ¿no son de oferentes? -claro que los textos ibéricos, que podrían echar luz, si existieran, son incomprensibles.

    No, no debían antiguamente enterar efigies junto a o debajo de los cimientos. Enterraban niños pequeños, cuyos restos (o cuyo espíritu liberado) eran más eficaces -¡cuántos cadáveres diminutos no se han desenterrado en Barcelona, incluso bajo edificios construidos en el s. XVIII!.

    Parece (una réplica o una estatuilla de aire) precolombina.

    Pero, ¿quien garantiza que no esté dotada del mismo -inmenso- poder (de encantar -o de dañar) que una auténtica?

    P-dro

    ResponderEliminar
  18. El placer de comprar algo falso, sabiendo que lo es, y que el vendedor lo sabe, depende del precio, claro. Si es asequible es enorme, porque no deja de ser una historia que contar y a la pieza se le acaba cogiendo cariño.

    Yo creo, Luri, que es ibérica, pariente carnal de la Dama de Baeza, tio o tio abuelo. Podría ser que huvbiera hecho las Américas y vuelto desanimado en cuyo caso no sería extraño que le quedara cara pre incaica.

    Consejo: sacarla del baulñ y coilocarla enbtre los libros de la bilioteca. Yo tengo algunas resinas compradas en el Louvre junto a 2 piezas egipcias y 3 romanas que tengo incluso certioficadas. Y quien viene a mi casa, entendiendo que "todas" pueden ser auténticas o falsas, guistan más de las del louvre. Cabe reconocer que el acabado de la resina es mejor y más aparente.

    ResponderEliminar
  19. P-dro: El problema es que no sé qué se le debe ofrecer a una diosa desconocida. Intentaré con maíz (esperando que sea una diosa precolombina). Ya te comentaré el resultado.

    ResponderEliminar
  20. Luis: Aprecio mucho tu criterio volteriano de estimar la veracidad de lo divino.

    ResponderEliminar
  21. Luis: Por cierto lo que ha sido duro ha sido el regateo. En cuanto al precio, considerado monetariamente no ha llegado a diez euros, pero si el tiempo es, como dicen, oro, entonces me ha costado una fortuna.

    ResponderEliminar
  22. Intente vendérsela al abad de Montserrat. Es igualica que la moreneta.

    ResponderEliminar
  23. Juraría que ví una como esa en un museo de por acá.

    ResponderEliminar
  24. Alejandro: Te agradecería que me dieras -sin ninguna prisa- más información.

    ResponderEliminar
  25. Los fetiches no son cómo las gallinas. Lo importante no es lo que se les da sino cómo se les ofrenda. No se alimentan de pienso, sino de los gestos con los que se les regala.
    Da igual que le entregues maíz; lo que cuenta es cómo lo dispones -según un rito que sólo ella sabe-. Pues si no obras correctamente, su furia recaerá sobre tí -y, por ejemplo, ya no volverás a comer un potaje de chorizo, ni bener somontona...
    Ah, la diosa

    P-dro

    ResponderEliminar

El amparo de las sombras

Reseña en Libros de Cíbola