jueves, 20 de septiembre de 2007

Imposible olvidarnos de Sarkozy

Sarkozy sigue revolucionado y no parece que sus electores deserten de su campo. De hecho los que tienen problemas para mantener prietas las filas son los socialistas. Ahora que ha salido con su propuesta de un nuevo pacto social, los comunistas (PCF) y los trotskistas (LCR: no olvidemos que Francia es el único país del mundo con un trotskismo socialmente activo) proponen movilizaciones y enarbolan de nuevo el “No pasarán”. ¿Y los socialistas? Los socialistas no saben no contestan. Es cierto que algunos están dispuestos a tocar los tambores de guerra, pero otros sostienen que “no corresponde a los partidos sustituir a los partenaires sociales”. ¿Qué quiere decir esto? A mi parecer los socialistas serían felices si los sindicatos aceptasen las reformas propuestas por Sarko y ellos pudieran apoyar este acuerdo posteriormente en el parlamento. ¿Pero que pasa si los sindicatos se lanzan a la calle y se niegan a pactar? Pues entonces, ha sostenido François Hollande, el PSF corre el riesgo de aparecer como un partido conservador, así, con estas letras (ver Le Monde de hoy). Pero esto significa afirmar que, al menos desde el punto de vista del Secretario General del PSF, oponerse a las reformas de Sarkozy es conservador: “Le PS doit avoir une vision modernisatrice: ne pas apparaître comme conservateur mais réformateur.”

Pues en estas estamos. Voy a desempolvar esta misma tarde la dialéctica de Hegel.

1 comentario:

  1. Estos socialistas nunca cambiarán....
    Un abrazo y enhorabuena.
    Andrés.

    ResponderEliminar

De profesión disidente

Del sinuoso político Ríos Rosas decían sus contemporáneos que era “de profesión disidente.” En su momento me pareció una calificación divert...