lunes, 3 de septiembre de 2007

Postales mitológicas: El puteal de la Moncloa

Aparecía ayer ZP, en la entrevista de El País, dulcemente apoyado en el borde del puteal de la Moncloa. Bueno, a decir verdad, se trata de la copia, porque el original, con buen criterio, se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional.

Como es fácil imaginar, el puteal de la Moncloa se presta a fáciles juegos de palabras. Por ejemplo, al poco tiempo de ocupar Aznar la Moncloa, Felipe González le dio este perverso consejo, alto y claro, al periodista Miguel Ángel Aguilar en los pasillos del Congreso de Diputados: “Yo te pido que hagas una investigación sobre el puteal de la Moncloa que hay marmolillos muy interesantes históricamente”. Como poco antes había descalificado a Aznar llamándolo “marmolillo”, la que se originó fue buena. Además algún asesor de Aznar interpretó fonética, y no semánticamente, lo del puteal. ¡Y buena es la Botella para estas cosas!

Un puteal es el brocal de un pozo, ni más ni menos. Pero el puteal de la Moncloa es mucho más que un simple brocal de un pozo. Parece que perteneció a la colección de la reina Cristina de Suecia cuando tras librarse del peso de la corona, se retiró a pendonear a Roma. Tras su muerte pasó por diversas manos hasta acabar siendo adquirido por Felipe V. Si bien los que lo compraron eran conscientes de su valor, los que debieron disfrutarlo eran unas auténticas acémilas y acabaron utilizándolo como macetero. Durante décadas permaneció a la intemperie, porque no hay peor ciego que el que no sabe ver.

El puteal de la Moncloa es una copia romana del siglo I de nuestra era que representa el nacimiento de la diosa Atenea presidido por las tres moiras o parcas, las diosas del destino, Cloto, Láquesis y Átropo. El original que sirvió de referencia fue, ni más ni menos, que una escena de Fidias que estuvo decorando el Partenón y que posteriormente fue destruida. De ahí su inmenso valor.

Nota: Cada cual es muy libre de encontrar o no segundas intenciones en este texto, es lo que tiene la hermenéutica, que es muy antojadiza.

12 comentarios:

  1. ¿Será Zapatero también una copia de un original sueco? ¿Olof Palme, quizás?

    ¡Ay, qué dura es la hermenéutica!

    ResponderEliminar
  2. Por un momento pensé que se trataba de un fotomontaje made in photoshop...y es que ZP queda un poco rarito al lado del "puteal" está un poco como petrificado...a-graciado.

    ResponderEliminar
  3. Juanjo: recuerde lo que decía Marx en "El 18 de Brumario" sobre las repeticiones históricas.

    ResponderEliminar
  4. Celia: ¡xactamente! Eso es lo que me llamó la atención de ZP. Parece como si quisiera hacerse pasar por un marmolillo del puteal.

    ResponderEliminar
  5. Un respeto para Cristina de Suecia, que favoreció al que es, a mucha distancia de los demás, mi compositor favorito: el gran Carissimi.

    ResponderEliminar
  6. Tumbaíto: La interpretación de esa foto demanda saberes semióticos que se me escapan. Pero si yo fuese el fotógrafo sólo se la haría con perversas intenciones.

    ResponderEliminar
  7. Irichc: Me temo que no puedo. No es que no me interese como personaje.De hecho he leído varias biografías suyas. Pero no le perdono ni la pulmonía que le hizo coger al pobre Descartes ni el que en su vida se hubiese lavado las piernas. Digamos que yo no me dejaría proteger por ninguna señora (en el caso -siempre puesto en duda- de que Cristina la fuera)a la que tuviera que mirarle las piernas con los ojos cerrados y conteniendo la respiración. Pero eso son manías mías.

    ResponderEliminar
  8. Si el puteal es simplemente el brocal de un pozo, es toda una imagen de los inquilinos de La Moncloa. Vecinos de un pozo ciego, un "antipozo". Creo que en la Roma de los fundadores había un pozo en el Foro, sagrado, divino. ¿A donde han ido a caer los dioses poderosos de hoy?
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  9. que ha donde han ido a parar los dioses de hoy?
    es que no ve la foto petrusdom?

    ResponderEliminar
  10. Para mí la reina Cristina es Greta Garbo.

    ResponderEliminar
  11. Gabriela: ¡Qué inmensa! Pero no olvide usted que con frecuencia el arte es más limpio que la realidad.

    ResponderEliminar

Una experiencia inédita

Cuando he salido a la Plaza de Cataluña estaba lloviendo. Un paquistaní que estaba al acecho, se me ha acercado a venderme o un paraguas o ...