viernes, 28 de septiembre de 2007

La paloma kantiana

Recupero hoy la zoosofía, que la tenía últimamente un tanto relegada por culpa de los neocon, la vaca socrática y otros asuntos menos graves. Y la recupero con placer, porque le ha tocado el turno a la paloma kantiana.

La prosa de Kant –diga lo que diga Juan de Mairena- es de un tecnicismo seco, que no concede al lector no digamos ya el respiro de un mito platónico, sino ni tan siquiera el descansillo de media página con una alegoría. Una sola vez –que yo sepa- se deja llevar por una imagen poética: en “La crítica de la razón pura”. Pero el arrebato lírico le dura apenas línea y media. Así que el lector, desacostumbrado, más que descansar tropieza al encontrarse de súbito con un aleteo:

“La ligera paloma, que siente la resistencia del aire que surca al volar libremente, podría imaginarse que volaría mucho mejor aún en un espacio vacío”.

Quiere decir Kant que así como la paloma alza el vuelo gracias a la resistencia que le ofrece el aire, porque es la capacidad de vencer esa resistencia lo que le permite elevarse hasta las nubes, la razón, sólo puede ascender hasta los dominios de la metafísica luchando a brazo partido con los datos de la experiencia. A veces, cansada, quisiera liberarse de todo lo empírico y descansar en la pureza noética de las formas, pero si hace esto, sólo atrapa aporías.

“De esta misma forma –continúa Kant- abandonó Platón el mundo de los sentidos, por imponer límites tan estrechos al entendimiento. Platón se atrevió a ir más allá de ellos, volando en el espacio vacío de la razón pura por medio de las alas de las ideas. No se dio cuenta de que, con todos sus esfuerzos, no avanzaba nada, ya que no tenía punto de apoyo, por así decirlo, no tenía base donde sostenerse y donde aplicar sus fuerzas para hacer mover el entendimiento”.

Por cierto, a propósito de “entendimiento”, esta es la definición que encontramos en “El Diccionario del diablo” de Ambrose Bierce: “Secreción cerebral que permite a quien la posee distinguir una casa de un caballo gracias al techo de la casa. Su naturaleza y sus leyes han sido expuestas en detalle por Locke, que cabalgó una casa, y por Kant, que vivió en un caballo”.

Antonio Machado recogió varias veces al vuelo esta paloma kantiana. No en vano defendía que los poetas deben aprender de los filósofos que han creado grandes metáforas y alegorías, como el río de Heráclito, la lira de Pitágoras, la caverna de Platón o la paloma de Kant. Juan de Mairena intuía detrás de cada poeta a un metafísico y detrás de cada gran metafísico a un poeta. De ahí que en sus clases animase a leer a Kant:

“Si leyerais a Kant -en leer y comprender a Kant se gasta mucho menos fósforo que en descifrar tonterías sutiles y en desenredar marañas de conceptos ñoños- os encontraríais con aquella su famosa parábola de la paloma que, al sentir en las alas la resistencia que le opone el aire, sueña que podría volar mejor en el vacío. Así ilustra Kant su argumento más decisivo contra la metafísica dogmática, que pretende elevarse a lo absoluto por el vuelo imposible del intelecto discursivo en un vacío de intuiciones. Las imágenes de los grandes filósofos, aunque ejercen una función didáctica, tienen un valor poético indudable, (…) existe -creo yo- una paloma lírica que suele eliminar el tiempo para mejor elevarse a lo eterno y que, como la kantiana, ignora la ley de su propio vuelo".

En sus Proverbios y cantares hallamos también estos deliciosos versos:

Dicen que el ave divina,
trocada en pobre gallina,
por obra de las tijeras
de aquel sabio profesor
(fue Kant un esquilador
de las aves altaneras;
toda su filosofía
un sport de cetrería),
dicen que quiere saltar
las tapias del corralón,
y volar
otra vez, hacia Platón.

¡Hurra! ¡Sea!

¡Feliz será quien lo vea!

21 comentarios:

  1. ..."Ceder es conservarse íntegro, doblarse es enderezarse,
    estar vacío es llenarse,
    consumirse es renovarse..."

    Tao Te king

    ¿Sabe la paloma de Kant que el cielo observa su vuelo?
    Gracias Luri, se aprende mucho en este café.

    ResponderEliminar
  2. Quizá si le suministramos alguna sustancia ilegal a la paloma consigua su propósito temporalmente. Pero no deja de ser una insensatez por su parte eso de querer escapar de este querido mundo nuestro. Y dónde quiere ir, ¿al cielo de las palomas? Allí podrá tener una existencia libre e incondicionada. Todo un sueño sí señor.

    ResponderEliminar
  3. Más aves machadianas: creo recordar que en Campos de Castilla escribió que Kant tranformó la "metafísica vieja" en "humilde corneja".

    ResponderEliminar
  4. Magnífica aquesta poesia filosòfica o filosofia poètica, erudita i aprofundida. Bierce, tot un personatge immens. Temo que, amb la vida moderna, les relacions intel·lectuals amb la zoologia es decandeixin força pels canvis en els costum quotidians.

    ResponderEliminar
  5. Aunque no somos escritores de broma
    Si a tu blog llega una paloma
    dale a Luri fuerte con una estaca:
    no tuvimos bastante con la vaca
    que de mala leche nos dió fiebre
    Y entonces llegó la liebre
    corriendo por el blog con ahinco
    ¿cuando citará, de la galaxia el ornitorrinco?

    ResponderEliminar
  6. '''...por Locke, que cabalgó una casa, y por Kant, que vivió en un caballo”.

    Don Gregorio, soy incapaz de entender esto sin alguna otra referencia...

    Buenas y resacosas mañanas. Creí que la dificultad estribaba en las cervezas que llevaba en el cuerpo ayer de madrugada... pero los cafés de la mañana no han mejorado mi estado de desconcierto.

    ResponderEliminar
  7. Kant es responsable de haber convertido las sabias mónadas en vulgares e imposibles "cosas en sí". No siento gran respeto por ese hombre, ni por el oportunismo ilustrado de sus críticas.

    ResponderEliminar
  8. Kasandra: El autor de ese diccionario simplemente se está riendo de los filósofos. No le busque tres pies al gato filosófico. Ha visto usted perfectamente lo que había que ver.

    ResponderEliminar
  9. Irichc: Yo sí tengo un enorme respeto por la obra de Kant. "La crítica de la razón pura" me hizo sudar, pero a medida que entraba en ella me daba cuenta de que estaba entrando en un magnífico edificio barroco, una auténtica obra de arte. Con frecuencia los filósofos hacen poesía sin saberlo, Kant es un magnífico arquitecto. Que la razón humana sea capaz de crear arte hasta ese punto no deja -a mi modo de ver- de ser absolutamente admirable.
    Eso no significa que lo haya comprendido por completo. Sigo sin tener muy claro cómo hay que entender exactamente el esquematismo trascendental, si como lo interpretaba Heidegger (y entonces estamos abocados a la hermenéutica de la existencia) o como lo intepretaban los neokantianos (y entonces aún queda algún acceso a lo infinito). Pero entiendo que desde su perspectiva Kant le parezca iconoclasta en exceso.

    ResponderEliminar
  10. Ignacio: Todo llegará, esto de la zoosofía tiene más intríngulis de lo que yo ingenuamente suponía al principio.

    ResponderEliminar
  11. Júlia: Mairena nos demuestra que Machado estaba muy al tanto de lo que se cocía filosóficamente en la Europa de su tiempo. Sus notas sobre Heidegger son sobresalientes. Leí, como me recomendaste, la entrevista con la mujer de Sales. Es emocionante lo que cuenta sobre Antonio Machado y su madre.

    ResponderEliminar
  12. Jordi: ¿Puedes proporcionarme la referencia exacta de esa cita? He intentado dar con ella y he sido incapaz.

    ResponderEliminar
  13. Adalme: ¿No ha sido usted nunca víctima de esa insensatez? Yo le reconozco que sí.

    ResponderEliminar
  14. Gracias Neelam, me alegra volver a tenerla entre nosotros.

    ResponderEliminar
  15. ¿No ha sido usted nunca víctima de esa insensatez? Yo le reconozco que sí.

    Pues claro que sí, antes escribiendo el comentario :-).

    Un saludo don Gregorio. Este blog cada día me gusta más. Se aprende mucho leyendolo y nos invita a pensar.

    Por cierto, finalmente he cambiado mi blog de sitio. Pásese a ver qué le parece.

    Lo dicho, un saludo.

    ResponderEliminar
  16. ¡Cielos! Yo tampoco. No se si es una cita de Valverde de su La poesia de Antonio Machado. ¿O será un recreación de Valverde en un curso de doctorado Temporalidad y Literatura? Seguiré buscando ...

    ResponderEliminar
  17. ¿Puedes leer en inglés? Porque, si no, yo puedo escribir en español, pero me cuesta.

    I would assume that you read Kant in Spanish. You would realize that what you get is the translator's language, not Kant's.

    I can read Kant in German, and I don't think he sounds "seco"; the syntax is incredibly complex that all kinds of little side steps and pirouettes get lost in translation; he is always aware of mil y pico objections to his presentation. His language isn't so highly technical either, though it does get that way, as he keeps building up his own terminologies. -- Mind you, I have read only the beginning of the Critique, but read that many times over, off and on, about once a year or so, mostly in summer.

    Anyway, this was just to thank you for the Machado quote that I had been looking for. "Dicen que el ave divina..."

    Machado is the greatest thing on Earth.

    ResponderEliminar
  18. Gracias por tus palabras, Espliego. ¿Conoces los textos de Juan de Mairena?

    ResponderEliminar
  19. Preguntas si conozco los textos de Juan Mairena.

    Si, pero no los entiendo. Este tipo de chistes y este tipo de risa no me gusta. En el Quijote también viene esta misma risa.

    Pero ¿conoces Los Complementarios? Allí hay cosas, y sin carcajadas.

    ResponderEliminar
  20. I have just seen a dictionary of philosophy of yours, and happened to look up "agnosticism" because I had a post or two on that term some time ago. Most of my posts are about things that I do not know, "things I learnt today", but I thought it was more polite not to state that in my header, ¿sabes?

    Pues eso. So for my post I had learnt that the term "agnosticism" comes from a letter that Saint Paul wrote from Greece where he had seen an altar dedicated "To a God Unknown".

    Now isn't that a beautiful thing? Yet I did not see it in your presentation.

    ResponderEliminar
  21. Muy bueno este blog Gregorio, no conocía el diccionario del diablo ni tantos otros textos que en el café habitan, gracias. Saludos y enhorabuena... Me alegro de haber naufragado en eĺ. Abrazos pues. Gustavo

    ResponderEliminar

Una pedagogía sacramental

Me atreví, tras vencer no pocas dudas, a escribir el prólogo de este libro que viene a defender lo que podríamos llamar una pedagogía sa...