domingo, 16 de septiembre de 2007

La vaca socrática y la liebre straussiana

Estoy conmocionado. Soy incapaz de escribir nada que esté a la altura de esta imagen. Estoy preñado de atopías.

Añadido a las 12:01 del lunes:

Recupero en estas circunstancias el pasaje de Gorgias 484 b en el que Sócrates hace referencia al robo por parte de Heracles de las vacas de Gerión: “sin haberlas pagado ni recibido en regalo, las cogió, considerando que según el derecho natural (toû dikaíou phúsei), las vacas del más débil y del menos valiente son la propiedad del mejor y del más poderoso



21 comentarios:

  1. dios mío, qué barbaridad...
    en fin, como tú me he quedado sin palabras

    ResponderEliminar
  2. uysh, lindo motivo para una camiseta...

    ResponderEliminar
  3. si , la imagen es para entrar en catarsis

    ResponderEliminar
  4. El día que conozcas el bestiario de Raimundo Lulio, este blog va a parecer un zoo

    ResponderEliminar
  5. Supongo que ya te puede infartar el saber que la Galaxia tiene a una chica tatuada en un caballo y el esqueleto de Bugs Bunny.

    http://arkesis.blogspot.com/2006/09/empieza-el-curso.html#links

    http://arkesis.blogspot.com/2007/06/donde-est-la-chica.html#links

    ResponderEliminar
  6. El calostro más sabroso (como los higos y las ciruelas)es siempre el robado. ¡Una loa al espabilado apelador del derecho! y que con ella se le agrie el carácter y las bilis al que pone su empeño en defender su propiedad sin buscar disfrutar de la ajena (aunque sea un poquito).

    ResponderEliminar
  7. propongo solemnemente desde este estrado que gentilmente se me brinda erigir a la vaca socratica
    en pastora y excelsa protectora de este santo lugar, en el que se nos aparecio a todos para fortuna de nuestra descarriada vida.

    con el tiempo acuñaremos moneda con la efigie de la vaca socratica y crearemos un verdadero estado en torno a ella. si anibal tuvo elefantes nosotros tendremos vacas. no desfallezcamos.

    señor luri, usted esta dando una nueva luz a nuestras vidas, gracias

    viva la vaca socratica¡¡¡
    arriba el filete de ternera¡¡¡
    abajo la carne de conejo¡¡¡

    ResponderEliminar
  8. luri: no se que decirle, a mi la vaca me parece mas straussiana que la liebre.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Sé que abuso de usted pero podría mirarse y darme su opinión: es que a mí me han resuelto muchas dudas de cuando en el instituto di arte griego. Pero claro yo hice la E.S.O. (Y no sólo eso fui con los que experimentaron).

    ResponderEliminar
  11. Una vaca, por herbívora i socràtica que parezca, siempre se podrá zampar a un conejo, no hay que olvidarlo.

    ResponderEliminar
  12. Tumbaíto: Yo no me lo creo. La evolución de la arquitectura en Grecia está bien estudiada. Pero el Espía de la Cía, que de vez en cuando aparece por aquí sabe de esto muchísimo más que yo. Quizás a él le guste decir algo.

    ResponderEliminar
  13. Queridos amigos: Os agradezco a todos con el corazón palpitante en la mano y el cerebro ya falto de riego, estas muestras de interés y creo también que de solidaridad en mi perplejidad. Nos esperan conmociones psicotelúricas. Y vendrán sin avisar.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo:

    1) Me dice usted: "a mi la vaca me parece mas straussiana que la liebre"

    2) Ese es uno de los motivos de mi atópica preñez-

    ResponderEliminar
  15. "atopia" es un termino tipicamente bovido-socratico.

    la utilizare de mantra.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo: "¡Qué átopos eres", le dice Alcibiades a Sócrates en el Banquete.

    ResponderEliminar
  17. yo le hubiese dicho algo peor.

    ResponderEliminar
  18. Jordi, pudiera ser si la vaca fuese una vaca-sombrerera-loca o una vaca-lagartija-con-escalera, pero me parece que no es el caso. Ni tan siquiera parece una vaca de Cheshire.

    ResponderEliminar
  19. Jordi: Sólo y exclusivamente una vaca socrática es capaz de rumiar una liebre straussiana, De esto no tengo duda.

    ResponderEliminar

Una pedagogía sacramental

Me atreví, tras vencer no pocas dudas, a escribir el prólogo de este libro que viene a defender lo que podríamos llamar una pedagogía sa...