lunes, 19 de noviembre de 2007

Retórica y piedad

"De un pastor sueco se cuenta que, turbado al ver el efecto que su discurso había provocado en la audiencia, deshecha en lágrimas, para calmarla dijo: ¡No lloréis, hijos, que todo podría ser mentira."

Soren Kierkegaard, "El instante"

13 comentarios:

  1. Puede ser que nada sea cierto, que todo sea mentira. Que la verdad esta circunscrita a esta mentira que dura solo un instante, este en el que quedamos suspendidos de nada o del todo. Por fortuna el instante dura lo que debe, aunque luego se ha de sobrellevar o liquidar, que también se puede.
    Casi que lo mejor para el instante es ser muy breve porque luego no se si se debe creer algo

    ResponderEliminar
  2. ¿Sería equivocado decir que el instante es el modo en el que la imaginación trascendental se presenta a sí misma si rompaje empirico?

    Que alguien me corrija...

    Lope de Aguirre

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho tu blog. Llegué a él leyendo a makowski (no se escribe así) el poeta ruso que se suicidó en similares condiciones existenciales a las de pavese, le recomiendo a este último autor. Kierkegard también entra en mis preferencias, recuerdo cuando con 16 o 17 años descubrí el tratado de la desesperación, texto demasiado peligroso para un adolescente como yo era me llegó hondo. Admiro el trabajo que haces con el blog y me gustó mucho el mensaje de bienvenida.

    Saludos desde españa, en cualquier caso el instante es el instante, y si no lo aprovechas en su momento se acaba para siempre!!

    ResponderEliminar
  4. Cerillo: Hay instantes que pasan desapercibidos, hay instantes que se te quedan enganchados y no hay memoria de desprenderse de ellos, hay instantes que quisiéramos rememorar y mantener frescos... El instante es un mundo.

    ResponderEliminar
  5. Lope: Eso es lo que parece querer decir Kierkegaard.
    LO que yo estoy viendo es que el instante es siempre un momento de un relato y que su relevancia tiene que ver con su incidencia en la evolución de ese relato. Hay instantes de monótona continuidad y hay instantes de ruptura, etc. En cierta forma en los instantes más significativos es la forma de la historia, como unidad, la que se hace presente.

    ResponderEliminar
  6. Pamies: El primer artículo que me publicaron, haca ya unos cuantos aos, se titulaba "Un tal Pavese." Maiakovsky y Pavese se suicidan, pero lo que los empuja a este mutis me parece que no es equiparable.
    Por supuesto, este es su café, don Pamies.
    Por cierto que no puedo decir que me deje indiferente su nombre en un día como hoy, en el que han enterrado a Gregorio López Raimundo.

    ResponderEliminar
  7. ¿Piedad? ¿No sería remordimiento lo que sintió el buen pastor en ese instante?

    ResponderEliminar
  8. Quisiera saber de qué les estaba hablando el pastor. ¿De la teoría de la conspiración? De todas formas, aquél fue un buen instante de ruptura. ¿Por qué unos instantes son rompedores y otros no? ¿No son igual de 'instantes'?
    ¿No será que, como en el ejemplo clásico, buscamos la moneda donde hay luz, y no donde se pueda haber perdido?
    Porque la ruptura siempre se va a producir en el instante. El terremoto sacude en el instante. Pero su enorme majestad viene fraguándose a lo largo de una línea invisible de tiempo. ¿Y si no hubiera instantes, Gregorio de Elea? Dicho con todos los respetos, entiéndase.

    Aker

    ResponderEliminar
  9. Don Arrebatos: En cualquier caso, prefirió a los fieles al discurso. ¿No le parece un gesto de una maravillosa filantropía?

    ResponderEliminar
  10. Aker: Kierkegaard no nos cuenta de qué había hablado el pastor. Pero añade estas azorantes palabras: "Sus lágrimas (las de la audiencia) no son hipócritas, sino sentidas, verdaderas - COMO EN EL TEATRO" (las mayúsculas son mías).

    Es que -se lo confieso- yo no creo que en la realidad, allí afuera, existan cosas individuales llamadas instantes. No, no existen los instantes. Y por eso me encuentro más cerca de Heráclito que de Parménides. Para éste había UN instante; para aquel, ninguno.

    ResponderEliminar
  11. No me lo parece, Don Gregorio. Más bien pienso que tuvo un repentino arrebato de sensatez y pensó "macho, te has pasado", a la par que temió haber pecado de soberbia y se justificó ante dios más que ante su rebaño.
    O será que soy malpensado y necesito muchas pruebas para confiar en la bondad humana.

    ResponderEliminar
  12. Arrebatos: Me cuesta creer lo que dice. ¿De verdad necesita muchas pruebas para creer en la bondad humana?
    A mi usted me cae bien. ¿Qué pruebas tengo que darle para demostrarle que este "caerme bien" es completamente gratis?

    ResponderEliminar
  13. Don Gregorio, sin duda se trata de mi desconfianza hacia los curas y, en general, hacia todos los que se dirigen desde el púlpito para juzgar, salvar o condenar aprovechando su posición privilegiada.
    No creo en ellos. No creo en su bondad y mucho menos en su manera de entender la filantropía. Es un discurso tendencioso y, por tanto, en búsqueda de un provecho. Y la bondad humana la pongo en entredicho cuando hay de por medio un beneficio (sobretodo cuando es sólo de una parte).

    ResponderEliminar

Una pedagogía sacramental

Me atreví, tras vencer no pocas dudas, a escribir el prólogo de este libro que viene a defender lo que podríamos llamar una pedagogía sa...