jueves, 29 de noviembre de 2007

Fenomenología del instante

Ayer fue el día de la conferencia sobre “Fenomenología del instante”. La Maga se empeñaba en que tenía que cambiar el título. ¿A dónde iba con esa palabreja, “fe-no-me-no-lo-gí-a”, tan poco poética? Pero es que esa era la clave de la conferencia. Tenía bastante claro lo que me proponía y unas cuantas ideas perfiladas. Sin embargo el ensamblaje se me resistía. No había manera de hincar el diente a un par de problemas, más duros de roer de lo que había supuesto, pero como no había más remedio, me dirigía a la conferencia con el texto tuerto bajo el brazo, insatisfecho con su contenido, pero esclavo de la palabra dada. Le había prometido a Conxa Peig que iría a su seminario sobre “La cultura del temps i processos de la memòria”. Y allá iba, temerario de mi.

La conferencia era a las 3, pero como tenía que hacer un par de cosas antes, salí pronto de casa con la intención de comer en Barcelona. Y fue comiendo cuando se presentó ante mí el instante decisivo y me abrió las puertas de sus secretos. “Mírame bien –me dijo- éste soy yo”. Y lo vi, y lo entendí, e inmediatamente me puse a rehacer la conferencia, a tachar, a trazar flechas de aquí para allá, a escribir por los márgenes y el dorso de las hojas. Y, finalmente, me quedé satisfecho.

¿Que qué forma tenía el instante?

Pues la de una mancha de aceite que fue a caer, redonda y oronda, sobre mi camisa azul celeste, tan mona ella, y se incrustó en mi pecho como un lamparón filosófico. La camarera incrementó mi inspiración al aparecer rauda y solícita sacudiendo un spray y dejando medio dedo de espuma blanca sobre la mancha. Me advirtió que debía secarse bien, pues de lo contrario, quedaría marca.

Claro está que no le conté nada de esto ni a Conxa ni a los que me escuchaban, que uno tiene su orgullo académico. Pero es lo que ocurrió. Tal cual. Aquella gota de aceite abrió los caminos obturados de mi discurso, permitió que las ideas circularan y el resultado, parece, no fue insatisfactorio. ¡Estaba necesitado de un flash!

Entre los asistentes se encontraba Josep Olives Puig, autor de un libro impresionante, “La ciudad cautiva. Ensayos de teoría sociopolítica fundamental”, editado por Siruela el año pasado. Es hijo de Jaume Olives Canals, traductor del Fedón de Platón al catalán para la “Fundació Bernat Metge”. Me regaló el libro con una dedicatoria en la que me tiene por "company del diví Plató”.

Y como estaba con una compañía entrañable el tiempo se me fue en un voleo y de repente eran las siete y veinte, estaba en un rincón de Barcelona, en la Calle Inmaculada, y había quedado a las siete y media en el bar del Palau de la Música Catalana con Zlatina Rousseva, directora de cine búlgara.

Tuve la suerte de dar con un suicida que mientras me contaba sus cuitas de pintor argentino transmutado en taxista barcelonés, voló en línea recta de las faldas del Tibidabo al centro de la ciudad, dejando a su paso un reguero de cláxones enloquecidos.

Con el corazón aún encogido me senté al lado de Zlatina y escuché encantado su propuesta. Quiere que me vaya con ella la próxima primavera a Bulgaria a rodar una película sobre los tracios.

De vuelta a casa, en el tren, de pie, como de costumbre, me fijé que había quedado en la camisa un fondo de perfiles difusos de la mancha del mediodía. Tengo la camisa guardada sin lavar. Posiblemente le recorte la huella de la mancha y la conserve como recuerdo de este día.

25 comentarios:

  1. Mi hijo, que siempre me tiene pegada a Internet viendo barbaridades, me enseñó hace un par de días al deportista de la bolera. Nos partíamos de risa. El instante de la caída da para mucho también. ¿Por qué nos reímos, casi inevitablemente, cuando no somos nosotros quiénes damos de bruces contra el suelo?

    Lola

    ResponderEliminar
  2. Yo aún guardo las bambas con las que hice cien o doscientos metros lisos delante de los carabinieri cabrones que me querían matar, ahí en Génova 2001. Instantes de gas lacrimógeno.

    Por cierto. No eran esos momentos de sacar la cámara de fotos, pero le juro que entre carabinieri y manifestantes había una pobre vaca, seguramente de algún colectivo de agricultores, o vaya usted saber.

    ResponderEliminar
  3. Lola: porque la risa brota en el instante en que lo inesperado nos sobresalta y trastoca el equilibrio en que vivimos.

    Salvo cuando caemos, que lo que queda es el ridículo.

    ResponderEliminar
  4. La risa es la única defensa que tenemos ante la vergüenza del ridículo. Gregorio ¿Hubo o no risa como la de Bloom en el café de Flore?

    ResponderEliminar
  5. Lola: La risa (o, al menos, la ironía) es la lógica de lo cotidiano.

    ResponderEliminar
  6. SubaL: ¿Por qué "una pobre" vaca? ¿Qué sabe usted de la pobreza de las vacas? ¿Acaso sabe algo de su riqueza?
    Tuvo usted frente a sus narices una epifanía... y lo pilló corriendo.

    Yo sospechaba que usted tendría alguna afinidad oculta con Tumbaito. ¡Ya lo tengo! ¡El fetichismo del propio calzado!

    ResponderEliminar
  7. Luis: Cuando caemos, se rompe lo cotidiano. Y se abre la tragicomedia. Fernando Esteso representando a Esquilo.

    ResponderEliminar
  8. Querido Aristó: Hubo la imprescindible ironía académica. Hubo, eso sí, una risa nerviosa cuando fui conducido por ese taxista-pintor-argentino (cualquiera de las tres cosas es por sí sola ya temible)hacia el vacío temporal a través de las calles repletas. ¿Son todos los taxistas argentinos tan obedientes y fielmente temerarios? Y sin embargo pudimos hablar del perro de Goya y de Tiépolo. ¡Lo que puede dar de sí un bucle espacio-temporal!

    ResponderEliminar
  9. Ah, felicidades por tus tramas búlgaras.

    Lola

    ResponderEliminar
  10. ¡Mecahis! Me lo volví a perder.
    Ya sé que la culpa es mía por despistado, pero ¿sería posible introducir en el blog un 'calendario de próximas actuaciones' del Sr Luri?

    ResponderEliminar
  11. Claudio: Esta actuación tuvo lugar en el marco de un seminario interno de la UIC. NO me parecía adecuado asumir más protagonismo que el de invitado.

    ResponderEliminar
  12. Lola: Búlgara no para de darme motivos para la aventura y la alegría. Me ha proporcionado, en primer lugar, buenos -muy buenos- amigos. Y lo demás viene por añadidura.
    Ya veremos si esto llega a buen término. Se trata de un documental de una hora que está patrocinado íntegramente por una cadena de televisión francesa. Ya os tendré informados.

    ResponderEliminar
  13. Me sorprende reconocer, cuando le he leído , la existencia de esos instantes de "iluminacion" que aparecen con lo mas trivial ...quizás las respuestas están larvadas y aparecen ante "ciertos acontecimientos " ...inexplicable , pero verídico

    ResponderEliminar
  14. La inspiración está en el instante, pero a uno debe encontrarlo dispuesto a escuchar.
    Una vez más, se demuestran las propiedades lubricantes del aceite. Seguro que era de oliva, sin colesterol.

    ResponderEliminar
  15. Le pido por favor, por curiosidad, si no es mucho pedir que nos cuelgue aquí, ese misterioso relato sobre el instante.

    ResponderEliminar
  16. Está bien, me identificaré.
    Pero entonces, le pido y le exigo que por favor, cuelgue la conferencia.

    ResponderEliminar
  17. No, si por mucho que se empeñe usted Don Gregorio de las excelsidades del aburrimiento, el que se aburre es que es idiota, !jope¡ que estrés entre la conferencia que no encaja,la mancha de aceite, la iluminación sublime, el reclamo de sus admiradores, el taxista bulgaro y la directora de cine Argentina.

    Me sumo a la petición que al menos en boceto, tenga la bondad de colgar la conferencia

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  18. Ennri, Rubén: es muy largo, pero veré qué se puede hacer.

    ResponderEliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  20. Jaja jaja. Rara especie la de los taxistas argentinos. No le voy a negar que es una experiencia temeraria. Decir que la Argentina es la Nación trágica por excelencia es pecar de soberbia, pero uno debe realmente preguntarse cómo es que todavía resiste. En otro tiempo hubiésemos sido vencidos y erradicados de la faz de la tierra hace mucho tiempo!!

    ResponderEliminar
  21. Aro: Comienzo a sospechar que Argentina nunca existió.
    Cuando yo iba a la escuela y tenía que hacer un mapa político, siempre me quedaba algún espacio despoblado. Eso se podía solucionar ampliando las fronteras de los países vecinos y esperando la generosidad correctora del profesor.
    Con respecto a Argentina, sospecho que al primero que hizo el mapa de América le quedo un espacio en blanco y no atreviéndose a recurrir a los países vecinos, le inventó un nombre precioso para un no-lugar.
    Los siguientes mapas están basados todos en este y nadie se ha preocupado en ir a averiguar si realmente Argentina existe o no.
    Esta es una simple teoría.
    Si usted me asegura que todos los que dicen ser argentinos, lo son, yo me lo creo. Pero...

    ResponderEliminar
  22. Jaja jaja, usted me hace reír. Que yo sepa, nunca conocí a un argentino. Conozco italianos, españoles, polacos, rusos judíos y no. Pero alguien que dicese argentino en mi vida. Mire el lado positivo, el nuestro es un lugar de paso donde uno que otro se queda a pasar una temporada y reflexionar sobre qué es el hombre.

    ResponderEliminar
  23. Lo de la pelicula bulgara me parece fascinante, usted tiene un perfil entre Tracio fino y Helenico, creo deberia participar en el reparto! Me podria pedir el papel de chica de la carreta!!!

    ResponderEliminar
  24. Aro: MI madre tenia una tía, la tía Petra, que como era tan alta en el pueblo la llamaban la Petra y Media, que se fue a Argentina y nunca más se supo de ella. Siempre me pareció curioso que una mujer tan alta en Argentina se hiciera invisible.

    ResponderEliminar
  25. Glauka: Me lo apunto. Rezo a todos los dioses tracios, y en especial a la diosa Bendis, para que todo vaya para adelante. Sueño con que en el futuro se me presente un día que sea el primero del resto de mi vida.

    ResponderEliminar

El amparo de las sombras

El rayo, que todo lo timonea, ha decidido que hoy vieran la luz del día dos libros míos muy distintos, el del Arte de leer , del anterior p...