miércoles, 14 de noviembre de 2007

Futesas de la luna de noviembre

I

Me pregunto, Subal, si a un poeta le está permitido ser obsceno. Y no entiendo por obsceno el uso indiscriminado de “clítoris”, sino el descuidado de “morbosidad”. ¿Un poeta que use una sola vez “morbosidad” no merece la fulminante expulsión del Parnaso?

Añadido del viernes a las 13:20 tras visitar el BLOG de L'O.R.I.N.A.L:

¡Ay! ¡Que todo se ventea!

II

Hoy mi agente conspirador y yo hemos conocido al gran Subal Quinina (a quien Dios de salud y ganas de seguir visitando El café de Ocata) y hemos estado hablando de todos vosotros a vuestras espaldas. Un placer (ambas cosas). Estamos organizando una buena. Tendréis puntuales noticias de todo, pero ya advierto a los próximos a Ocata: deberíais reservar la tarde-noche del día 14 de diciembre. El reto es conquistar lo imposible.

III

Me llama Conxa Peig y aparece Danielle, que salía del MNAC. No sé si os he hablado de aquel 11 de octubre, en su casa, con Jordi, Erika, el Ogro Romántico (el que se escapó del hospital porque no le dejaban fumar puros en la habitación) y mi agente conspirador. Cuando después de la cena salimos a tomar café a la terraza se le escapó a Danielle: "Me exaspera haber alcanzado este estado de imperturbabilidad tan propio de los años".

IV

Me despido de Danielle y sigo con Conxa, pero aparece Súbal. Conxa insiste y le digo que sí, y no sólo eso, hasta le ofrezco el título de la conferencia: "Fenomenología del instante". Hasta que no cuelgo no me doy cuenta de dónde me he metido. Pero a lo hecho, pecho. Aunque se aceptan sugerencias.

V

Por cierto que le he prometido a Subal que os hablaría de Labreu editorial, pero ahora no recuerdo a cuento de qué.

31 comentarios:

  1. Y si usa 'morbosidad clitoridiana'?

    Hubiese sido mejor el 13 que es Santa Llúcia i de tanto mirar blocs estoy perdiendo agudeza visual y de la otra, pero, claro, también hay que hacer el pesebre.

    ResponderEliminar
  2. Benvolgut Don Luri,

    ha sido un enorme placer matar ovejas con usted y su agente conspirador. Sobre su primera cuestión, yo qué quiere que le diga. Le diré que para ser un poco creíble, la chica debería haber cruzado las piernas almenos una vez. [i aquell accent tan sensual...]

    Me ha gustado el poeta cubano, y la historia que traía a cuestas; el poeta es un humilde camarero del local, pero me ha parecido un poeta más que aceptable.

    Por otra parte, al irse usted y su agente conspirador casi hemos acabado de ligar la conspiración del día 14. Yo creo que nos lo pasaremos muy muy bien.

    Ah, y sus amables lectores que no se crean nada de eso de "el gran Subal Quinina": mi madre siempre me dijo que medía metro setenta, pero mentía como hacen todas las madres; metro sesenta y ocho i para de comptar, y alopecia poco digna de mi insultante juventud.

    Un abrazo para los dos. ¡Nos vemos el 14!

    ResponderEliminar
  3. Un poeta no debe usar la palabra "morbosidad" sino, si acaso, que a mí me lo parezca.
    En cuanto al 14 de diciembre, mañana le preguntaré a mi secretaria, no vaya a ser que tenga una reunión con mi editor, o una conferencia o alguna concesión de un doctor honoris causa, que nunca se sabe.
    ¿Hay que ir de etiqueta? ¿Habrá cena? ¿Será en el Molí Vell? ¿Encontraré algún taxi para regresar?

    ResponderEliminar
  4. Señor Subal, la calvície es un erótico signo de madurez, inteligencia y potencia sexual, lo mismo, que, en los señores, una altura moderada,por eso en personas escogidas por el destino se manifiesta ya esa -según parámetros estèticos actuales, preocupante alopecia- en su esplendorosa juventud.

    ResponderEliminar
  5. Yo me lo anoto a la agenda, pero Gregorio and Subal, así a nustras espaldas, y con nocturnidad y alevosía...

    Lola

    ResponderEliminar
  6. Yo me lo anoto a la agenda, pero Gregorio and Subal, así a nustras espaldas, y con nocturnidad y alevosía...

    Lola

    ResponderEliminar
  7. Olé, no querías caldo, dos tazas. Llevo dos días sin poder comentar, y ahora repito.

    Lola

    ResponderEliminar
  8. Subal: yo entré en la mili con 1,70 y al salir y medirme me dijeron que estaba en 1,69. Me negué en redondo a cruzar la puerta si no me devolvían en mi cartilla militar el centímetro que me faltaba y lo hicieron, lo anotaron de nuevo: 1,70. Nunca más he vuyelto a medirme por miedo a descubrir la caida del centímetro.

    En cuanto a la palabra "morbosidad" debo decir que suena a la menos morbosa de las palabras, y por esa razón no debe usarse en poesia. Morbosidad es como un grifo abierto en el corazñoin del verso: toda la música y el riotmo se van en cuanto tropiezan con ella.

    No se que será el 14, pero me temo que estaré lejos.

    ResponderEliminar
  9. Tumbaito: Hace usted muy bien siendo suspicaz.

    ResponderEliminar
  10. Súbal: Efectivamente, cuando él recitaba, yo escuchaba con atención: cuando lo hacía ella, yo miraba sus piernas.
    Nos vemos el 14.

    ResponderEliminar
  11. Arrebatos: Un poeta (excepto que diga lo contrario Lola) debería cuidarse muy mucho de utilizar ninguna palabra terminada en "-dad". Hasta "bon-dad" es una palabra poco poética. El poeta, en todo caso, habla del hombre bueno.
    Pero "morbosidad", así, pronunciado por una chica joven en un escenario que se considera ducha en todos los tipos de adulterio, pero que tiene sus piernas cruzadas contra toda esperanza mientras nos lanza una lluvia de "clítoris"... pues no pega.

    ResponderEliminar
  12. Júlia: Efectivamente, yo a Súbal le he encontrado su qué...

    ResponderEliminar
  13. Lola: ¡Qué insidiosa la técnica! Una vez dije ante una fotocopiadora rebelde que las máquinas tenían alma de mujer. Sólo quería decir que uno las ama con todo el cariño, les da lo mejor de sí mismo, y ellas, caprichosas e impredecibles, "van a su bola". Pueden imaginarse ustedes todo lo que tuve que oir.

    ResponderEliminar
  14. Luis: A Dios pongo por testigo que reservaremos dos asientos.

    "El miedo a la caída del centímetro": Eso es tragedia, efectivamente, y no la caída de Roma.

    ResponderEliminar
  15. Chiste malo, aunque no lo conozco en persona, por lo que dicen, subal s'ho val.

    ResponderEliminar
  16. Señores, señoras, el chute de ego casi se me hace insoportable. Muchas gracias por sus amabilísimas palabras. Ala, señor Luri, actualize ya su blog, y que este post pase a segundo plano.

    ResponderEliminar
  17. Objeto la terminación "dad", sobre todo para que no dar pie a ZP a que venga a poner la Z.

    Lola

    ResponderEliminar
  18. Esta chica joven del escenario, Don Gregorio, debe ser prudente o haber leido de Girondo eso de que las chicas de Flores, se pasean tomadas de los brazos, para transmitirse sus estremecimientos, y si alguien las mira en las pupilas, aprietan las piernas, de miedo de que el sexo se les caiga en la vereda.

    Por cierto que admirar unas piernas bonitas mientras su dueña recita versos, me parece una forma magnífica de pasar el tiempo.

    ResponderEliminar
  19. la calvície es un erótico signo de madurez, inteligencia y potencia sexual, lo mismo, que, en los señores, una altura moderada,por eso en personas escogidas por el destino se manifiesta ya esa -según parámetros estèticos actuales, preocupante alopecia- en su esplendorosa juventud.

    Hòstia, aquesta me l'apunto!

    La meva secretària diu que el dia 14, en principi, estem disponibles.

    ResponderEliminar
  20. Visto lo visto, os recomiendo, de verdad verdadera, que os paséis por
    EL BLOG DE L'O.R.I.N.AL.

    ResponderEliminar
  21. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  22. Apreciats comentaristes,

    Moltes gràcies pel vostre interès desinteressat en comentar(-me).

    M'agradaria fer-vos saber que el vestit vermell no era un atuell escenogràfic, que és el de sortir el dissabte; que el creuament de cames no va ser-hi per circumstàncies estrictament relacionades amb la qualitat de les mitges; i que, si del mot "morbositat" en deixeu desfer cadascuna de les síl·labes entre la llengua, les dents i els llavis, degustareu al pal·ladar la Poesia.

    ResponderEliminar
  23. Sr. Luri: gràcies pels enllaços

    Laia: Amunt ànima forta!

    ResponderEliminar
  24. des de dublin hi algú que t'admira (laia) per ser com ets i per tenir el valor d'escriure i recitar totes aquelles fantasies (o realitats) que molts de nosaltres vivim sovint..

    ResponderEliminar
  25. Els crostonets q ben poc en tenen de poetes, t'envien un petonàs enorme i et feliciten per l'èxit, pq parlin bé o malament de tu ja és símptoma d'alguna cosa bona!!!!Fins aviat laions!!!MOne.

    ResponderEliminar
  26. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  27. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  28. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Una pedagogía sacramental

Me atreví, tras vencer no pocas dudas, a escribir el prólogo de este libro que viene a defender lo que podríamos llamar una pedagogía sa...