lunes, 26 de noviembre de 2007

Flash sobre el progreso

Si definimos el progreso -¿y por qué no?- como el crecimiento del número de objetos a nuestra disposición, su culminación coincidiría exactamente con nuestra expulsión de un mundo transformado en almacén saturado de objetos. Es decir, cuando el mundo esté absolutamente poblado por objetos y ya no haya espacio habitable para el hombre, el progreso habrá alcanzado el máximo de sus posibilidades.

19 comentarios:

  1. La cuestión es si debe quedar mucho para llegar a ese punto. Pero para variar, nadie va a hacer nada por evitarlo hasta que no sea absolutamente inevitable. Y aún en ese momento, habrá voces diciendo que todavía se puede más.

    ResponderEliminar
  2. Prefiero el criterio de complejidad de Kolmogorov (fue un matemático, no un komisario), aunque sea también un espejismo.

    Alguien llamado Frank Tipler rellenó todo un libro con soberanas tonterías sobre lo que le ocurriría asintóticamente al Universo. Le quedó muy hegeliano.

    ResponderEliminar
  3. Arrebatos: La cafetera de sus padres tiene la culpa de este flash.

    ResponderEliminar
  4. Freman: Bien, aceptemos que la famosa K de Kolmogorov establece una complejidad tal para el sistema social que sería imposible medirlo con ecuaciones deterministas. Diríamos entonces que es un sistema extraordinariamente complejo y muy alejado del equilibrio... pero por ello mismo sensible a perturbaciones parciales desequilibrantes. Lo más curioso es que la misma K de Kolmogorov nos impediría prever cuáles son.

    Yo soy enormemente escéptico sobre las teorías del cambio climático. Pero no soy ciego con respecto a la cantidad creciente de basura que generamos.

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que pasamos tres cuartos de vida acumulando trastos de todo tipo -incluyo libros- y el resto intentando tirarlo todo, pero sòlo lo consiguen nuestros descendientes, así están los contáiners urbanos. No falta mucho para eso, además, con los bazares chinos, la cosa se ha agravado.

    ResponderEliminar
  6. Un exprimidor, Don Gregorio, es un exprimidor. Aunque ahora que lo menciona, la cafetera sigue siendo también la misma, una oroley, que por cierto es uno de esos objetos que todavía se fabrican para durar toda la vida.

    ResponderEliminar
  7. Pero la solución está, como en muchos otros problemas, en la huída hacia delante, hasta que la técnica alcance esa apariencia de magia de la que hablaba Arthur Clarke.

    Un ejemplo: hace cuarenta años, nadie tiraba un ordenador doméstico, porque no existían. Hace veinte, tirábamos unos trastos de tamaño impresionante: caja más monitor, más chirimbolos periféricos. Hace una semana tiré un portátil "obsoleto", prácticamente plano y de una sola pieza. Probablemente en diez años, el ordenador que tire tenga el tamaño de una polvera.

    ResponderEliminar
  8. el progreso es tener todos estos objetos a nuestra disposición y usar solo los estrictamente necesarios.... y alguno más, pero eso ya seria placer.

    ResponderEliminar
  9. Júlia: Es que a nuestros pobres descendientes les dejamos un patrimonio de baratillo. ¡Si al menos les dejásemos un castillo! Pero necesitan librarse de nuestras pequeñas manías para poder acumular las suyas.

    ResponderEliminar
  10. Arrebatos: Un objeto pensado para durar toda la vida es un objeto antipatriota (sea cual sea la patria de referencia), por antiprogresista.

    ResponderEliminar
  11. Freman: Yo conocí un río Ebro en el que se podía pescar de todo con sólo meterse en el agua. Ahora el cangrejo autóctono ha desaparecido, unos peces monstruosos se comen a los pececillos íberos de toda la vida y lo que se pesca en el río no se puede comer porque está contaminado. Permítame mantener viva mi vena bucólica. El Ebro es un vertedero que no tiene nada que ver con el río de mi infancia.

    ResponderEliminar
  12. Freman: Por otra parte esa confianza en la técnica me parece tan incomprensible como la desconfianza en la técnica. ¿Es la fe en la ciencia y la técnica el sustituto de la fe en la divina providencia?
    No me fío de los que han hecho de la naturaleza una nueva religión, pero no me pida usted que me fíe de los que han hecho de la ciencia una nueva religión.

    ResponderEliminar
  13. Francesc: Sí... pero... ¿y que me dice usted de la progresiva generación de necesidades?

    ResponderEliminar
  14. No se trata de "confianza": para hablar de confianza hay que tener dos vías factibles y elegir una de ellas. Y lo que creo es que la nuestra es una jugada forzada. O avanzamos, o dejamos de ser.

    Un sistema suficientemente complejo, como decías, es muy inestable respecto a las pertubaciones... con una excepción: la categoría de los sistemas autoregulados, y entre ellos, los organismos vivos. De todos modos, para estos sistemas está vedado el equilibrio estático. Si se detienen, mueren. Por eso hablaba de una huída hacia delante.

    ResponderEliminar
  15. Freman: Esa es exactamente la situación: Navegamos en el Titanic. Por ahí anda el iceberg que puede acabar con nosotros, pero más temible, mucho más temible que el iceberg ciego sería la orden de parar las máquinas. Por eso hay que dejar que la tripulación se divierta, ¿no es verdad?

    ResponderEliminar
  16. Mientras la tripulación no se emborrache, y al capitán no le entre el pánico, que el pasaje se divierta. Al fin y al cabo, no fue la música ni el champán lo que hundió al Titanic.

    Imagina que ahora volvemos al arco, la flecha y el taparrabos, y que al cabo del año cae un meteorito y nos hace fosfatina. Por eso, a mí, que me quiten lo bailado...

    ResponderEliminar
  17. Ni hablar de volver atrás, que uno no está ya para lucir minifalda de piel de búfalo.
    ¡Dios Santo, Freman! ¿A qué extremos de incorrección política estamos cayendo?
    ¡Gracias por ello!

    ResponderEliminar
  18. Ruego me disculpe Don Gregorio este copiado y pegado extraido de la RAE y de Maria Moliner.

    Lo que me conmueve es la definición de Maria Moliner al respecto por los que se definen como progresistas a la luz del último informe sobre educación.

    Saludos cordiales

    progresista.
    (De progreso).
    1. adj. Dicho de una persona o de una colectividad: Con ideas y actitudes avanzadas. Apl. a pers., u. t. c. s.
    2. adj. Se decía de un sector de los liberales españoles, que se constituyó en partido político. Apl. a pers., u. t. c. s.
    3. adj. Perteneciente o relativo a este partido. Senador, periódico progresista.

    progreso.
    (Del lat. progressus).
    1. m. Acción de ir hacia adelante.
    2. m. Avance, adelanto, perfeccionamiento.

    progresar.
    1. intr. Avanzar, mejorar, hacer adelantos en determinada materia



    progresista
    1 adj. y n. Partidario del progreso.
    2 Partidario del *progresismo político.
    3 adj. Se ha empleado en la designación de algunos partidos políticos.
    progresar («en») -intr. *Adelantar. ¤ («en») Hacer progresos en cualquier cosa. ¤ («en») Desarrollarse un país en los distintos aspectos.

    progreso (del lat. «progressus»)
    1 m. Marcha hacia delante.
    2 («Hacer, Realizar»; sing. o pl.) Acción y efecto de *crecer o *mejorar en cualquier cosa: ‘El enfermo hace lentos progresos. Me ha sorprendido el progreso de la ciudad desde la última vez que la visité. La epidemia sigue haciendo progresos’. Ô Adelanto. ¤ Se emplea particularmente con referencia al desarrollo cultural de la humanidad o de un país, en general, en una época o en un aspecto determinado: ‘Los que han contribuido al progreso. El progreso industrial del siglo XIX’. Ô Civilización.

    ResponderEliminar
  19. Interesante aportación, Rubén. Me imagino que el cangrejo también piensa que progresa.

    ResponderEliminar

Una pedagogía sacramental

Me atreví, tras vencer no pocas dudas, a escribir el prólogo de este libro que viene a defender lo que podríamos llamar una pedagogía sa...