martes, 6 de noviembre de 2007

Me quito del vicio

Que me he quitado del vicio. Salgo del arroyo y me paso a la vida civil. Os lo comunico en plan formal. Lo he dejado definitivamente. He sacado todas mis medicinas y las he puesto junto al ordenador. Sorpréndanse ustedes:

  • Idaptán
  • Serc 16
  • Orfidal
  • Dogmatil
  • Deprax
  • Zamene
  • Nimodipino
  • Tryptizol
  • Venlafaxina
  • Rivotril
  • Adofen

Miradme bien: con este gesto del brazo en abanico arrastro a todos estos medicamentos hasta la papelera, donde caen como embajadores intratables de un enemigo odiado. ¡Que os den! He decidido que paso de prótesis emocionales, de medicinas afectivas y de blindajes sensoriales. Que prefiero ser un hombre enfermo consciente de su dolor que la planta más lozana de un invernadero. Necesito saber que aún tengo voluntad, que soy humano, volver a encontrarme conmigo mismo a la vuelta de cualquier esquina. Porque para ser humano lo único imprescindible es poder serlo.

50 comentarios:

  1. Mientras no dejes el del bitacoreo...

    PD: ¿Sigue en pie tu petición para que retoque el ancho del lateral? En tal caso, ¿qué tamaño horizontal de imagen tienes pensado incrustar?

    ResponderEliminar
  2. Maty: ¡Si ya sabes que soy un ignorante en estas cosas! A mi lo que me gustaría es hacer la columna de la derecha más grande (no me importaría reducir un poco el tamaño de la letra de toda la columna) para ir insertando tonterías que me encuentro por ahí. Pero eso yo lo hago automáticamente. Clico, bajo la imagen que tengo, y la dejo que se ajuste ella solita.
    ¿Qué te parece a tí?
    Ya sabes que en esto tú -y sólo tú- eres mi gurú.

    ResponderEliminar
  3. El Dogmatil no lo tire: está muy indicado en casos agudos de hipertolerancia intelectual y relativismo filosófico. ¡Si en París hubieran dispuesto de este medicamento en el siglo pasado!

    ResponderEliminar
  4. Busca y substituye por:

    /* Outer-Wrapper ----------------------------------------------- */
    #outer-wrapper {
    width: 94%;
    margin: 0 auto;
    padding: 10px;
    font: normal normal 100% 'Trebuchet MS', Trebuchet, Verdana, Sans-serif;
    text-align: left;
    }
    #wrap2 {
    margin: 20px 0 0 0;
    padding: 0.5em 0 0;
    border: 1px solid #CCC;
    background: #AAA;
    }
    #main-wrapper {
    width: 65%;
    float: left;
    overflow: hidden; /* fix for long non-text content breaking IE sidebar float */
    word-wrap: break-word; /* fix for long text breaking sidebar float in IE */
    }
    #sidebar-wrapper {
    width: 32.7%;
    padding: 0 13px 0 0px;
    float: right;
    overflow: hidden; /* fix for long non-text content breaking IE sidebar float */
    word-wrap: break-word; /* fix for long text breaking sidebar float in IE */
    }

    ResponderEliminar
  5. Ancho de la página: 81% -> 94%

    Columna izquierda: 68% -> 65%

    Columna derecha: 29,7% -> 32,7%

    Puedes ir jugando con los valores a ver qué tal. Eso sí, lo que restes/sumes ha de ser una cantidad idéntica para cada columna.

    ResponderEliminar
  6. Maty: En cuanto termine la novena que le dedico a Santa Rita pidiéndole su protección, me pongo manos a la obra.

    ResponderEliminar
  7. Pues no veo la necesidad de dejar medicinas si te las han recetado.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Gabriela: Porque me quitaban el dolor tan de raíz que me dejaban sin raíces. Y no solamente dejo las medicinas: dejo también a los médicos, al psiquiatra en primer lugar. Estoy dispuesto a darle una oportunidad a mi persona, a ver dónde me lleva ella solita.

    ResponderEliminar
  9. Gregorio, entonces haz lo que escribió Francisco de Aldana en su carta a Arias Montano:

    entrarme en el secreto de mi pecho
    y platicar en él mi interior hombre,
    dó va, dó está, si vive, o qué se ha hecho.


    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Señor Gregorio Luri, en realidad el ser humano no es más que pura química. Y trastabillando con nuestra química, lo único que hacemos es diosear un poquito por aquí y por allá de nosotros mismos. Que para eso somos dueños y señores.

    Vaya, que tampoco es tan grave, siempre y cuando sea de quita y pon.

    (Me gusta mucho cómo escribe)

    ResponderEliminar
  11. Vale, como se trata de no hacer caso a los médicos, ejerceré mi humana voluntad y no dejaré el tabaco.

    No te desenchufes de repente, tampoco. Que el "mono" acecha. Cuídate. Coo dedicatoria a quienes nos lo reprochan, voy a ser más cariñosa.

    Lola
    Lola

    ResponderEliminar
  12. A veces se toman esas decisiones , ves las cosas claras y decides lo que quieres , pero como en todo es necesaria la estrategia , y con ciertas medicamentos es necesario una disminución progresiva ...hablando de herbosofia ...que tal la levadura de cerveza , la valeriana , la lecitina ?

    ResponderEliminar
  13. En realidad el proceso lo inicié por mi cuenta hace un mes. He ido bajando progresivamente las dosis y sobrellevando el mono lo mejor que he podido. Hoy lo considero culminado. Aquí a mi lado tengo a la papelera a rebosar con mi pasado.

    ResponderEliminar
  14. Quizá es un tema demasiado serio para bromear, pero recuerdo un 'jueves' con una portada que decía algo así como 'no se autorrecete, deje que le maten ellos'. Por cierto, parece una lista de palabras de comprobación de comentarios. Cada vez creo menos en los médicos. Bueno y en muchas otras cosas...

    ResponderEliminar
  15. Una de les lliçons mes importants que encara molta gent ha d’aprendre, és que canviar de país no vol dir nomes patir per la feina, la manca de referències concretes, el desconeixement del mon que t’acull. El gran esforç un l’ha de fer per adaptar-se de veritat. Així ens hauríem estalviats molts milions de morts i molts conflictes. Parlar la llengua del país que t’acull hauria de ser un deure: no te’ res a veure amb el sentiment polític o amb la llibertat, ni amb el pensament de cadascú. És una norma bàsica de convivència. És mes aviat una mostra de civilització i respecte pels altres, és la diferència entre ser tolerants i ser respectuosos, es un compromís infinitament més valuós que els crits de les manifestacions. De vegades costa molt, sobre tot si la llengua és diferent i es fa difícil ésser acceptat i tenir amics que no siguin immigrants. Encara costa més si la majoria et convenç que la llengua del país que t’acull no val res i s’ha d’eliminar de la realitat pública. Per això puc entendre que a les onades d’immigrants dels 60-70 els hi costes molt d’entendre que estava passant a Catalunya. Però que vosaltres continueu a dedicar energies a intentar afeblir una cultura que esta de davallada evident en tots els terrenys, a més d’una manera tan abassegadora que sembla mentida que no us en adoneu, és per que us ho aneu a fer mirar.

    A tots aquells que secretament odien aquells catalans poc simpàtics que s’entesten en no voler ser espanyols del tot, penseu només que en la abassegadora majoria dels casos els que han fet possible la convivència a Catalunya son aquells que tenien per parla materna el català, encara que siguin antipàtics i s’hagin enriquit, i no treballessin a la SEAT ( ho signa un immigrant que no te’ el català com a llengua materna). Perquè al final entre persones cal parlar i comunicar-se, i això s’ha de fer en una determinada llengua.
    I a Gregorio que dóna tanta importància a l’esquerra, jo pensava que el món s’havia de canviar precisament fent servir la imaginació per saber començar a creure en una realitat que encara no existeix i que es considera més justa, encara que emprenyi a molts que no entenen que les regles del joc també poden canviar, i als que els interessa molt que la gent es preocupi nomes dels problemes quotidians, sense memòria, com autòmats, mirant Antena 3 tots els dies, o TV3, for that matter

    ResponderEliminar
  16. Cuando enfermé de tuberculosis en mi familia hubo un ataque general de histeria -aún a día de hoy para los más mayores la tuberculosis es el equivalente al sida- y, el mejor amigo de mi padre -un lumbreras de la medicina-le cogió del brazo y se lo llevó a su planta: oncología infantil. Lo paseo por toda ella y le dijo: esto es estar enfermo y tu hijo tienen poco más que un constipado; así que te me calmas.

    ¡Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Yo hice el proceso inverso.
    Después de años manteniendo el "pa chulo yo" y aguantando las correspondientes somatizaciones, decidí que no estaba mal dormir por las noches y poder pensar sin ataques de ansiedad al acecho a cambio de echarles una mano a mis sinapsis turulatas.
    Hoy con el 'No Dep' (sin receta, apúntenselo) voy tirando.

    ResponderEliminar
  18. ¡Dios mío, Don Gregorio, me había asustado usted de veras! Mire si tanto que hasta estoy mentando a dios... Pero por un momento que me ha parecido eterno, ¡he creído que iba a hacer caso a los médicos y abandonar su navarridad!
    Menos mal que ha sido todo lo contrario. Bienvenido al club de los desquiciados con mucha honra.

    ResponderEliminar
  19. Confío en que semejante paso lo haya dado con un aumento de sus paseos por la playa y los campos.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  20. Andaba yo tan feliz leyendo los comentarios y me encuentro pon "pgv" y quedo anonadado, tanto que soy incapaz de decir nada sobre mi recomendación en cuanto a los medicamentos. De la lista reconozco Orfidal. Ánimo, Luri, si el tema es serio, ánimo.

    ResponderEliminar
  21. Menuda lista, don Gregorio... pero si es cierto... además he leído lo que le contesta a Gabriela... no debería dejarlo así como así... Si lo toma debe retirarlo muy gradualmente creo. Porque una deja de un día para otro el cañamo y no le sucede nada de nada pero si deja los medicamentos de esa forma... puede que sí.

    ResponderEliminar
  22. Vale, me precipité. Estupendo :)))
    Lo conseguirá. Estoy plenamente segura.

    ResponderEliminar
  23. la última vez que decidí dejar mi medicación, me largué del país...

    ResponderEliminar
  24. Gabriela, qué ... que exactamente eso.

    Prefiero, en este puntual caso a don Francisco que a don Lope:

    "Entro en mí mismo para verme, y dentro
    hallo, ¡ay de mí!, con la razón postrada
    una loca república alterada,
    tanto que apenas los umbrales entro."

    Como le decía Ayax a Zeus: Haz lo que quieras de mi, y si quieres enviarme la muerte, envíala, pero que sea en la luz. Es decir -añado yo- póstrame el cuerpo, pero no la razón.

    ResponderEliminar
  25. Gabriela: NO sé si no me ha salido el anterior comentario en exceso melodramático. Es cosa de los narcisistas, que si nos gustamos, nos perdemos.

    ResponderEliminar
  26. Don Nepomuk: Descubrí su blog gracias a doña Celia. Desde entonces me he convertido.

    ResponderEliminar
  27. Peggy: tiene razón en lo de las hierbas: he recuperado mi afición por la buena grapa italiana.

    ResponderEliminar
  28. Júlia: Los médicos hacen su labor. Yo, por mi parte, haré la mía.

    ResponderEliminar
  29. Claudio: ¿Ya me está animando a ser infiel con mis propias decisiones? ¿Tan pronto he de ponerme cuernos? ¿No Dep, dice que se llama?

    ResponderEliminar
  30. Arrebatos: ¡Hasta ahí podíamos llegar! ¡Todo tiene un límite!

    ResponderEliminar
  31. Petrusdom: Efectivamente, va acompañado de un notable aumento de la sudoración.

    ResponderEliminar
  32. Luis: El tema es torracollons, que dicen por aquí, pero no de los que acaban con uno. Espero...

    ResponderEliminar
  33. Kasandra: ¿No tendrá usted una velita por ahí para este servidor?

    ResponderEliminar
  34. Celia: Permíteme que comunique a todo el mundo que me vas a rediseñar mi casa, estilo "el movimiento se demuestra huyendo".

    ResponderEliminar
  35. Ojalá, marinera... sería. No hay nada como el viento y el mar para sanar. La de un velero, sería :)

    ResponderEliminar
  36. Esta soleada mañana otoñal me ha regalado un part de post's de dos maestros, y como tú, Gregorio, he decidido seguir en la lucha por simplemente "ser", con todas sus consecuencias. Aquí estamos pues, preparados para presentar batalla a nuestra existencia. Fármacos, prejuicios, hipocresías, engaños,.., todo a la papelera.

    ResponderEliminar
  37. Coincide la caída en desgracia de sus medicinas con que me acaban de traer un libro de bioquímica que pedí.

    Y es que las combinaciones licorosas comienzan a estar muy superadas.

    ResponderEliminar
  38. Querido Gregorio, no creo que sea exceso de narcisismo, es que puestos a pensar, primero hay que pensarnos, después viene lo de afuera ¿o hay un secreto vínculo entre ambos mundos, como pensaban Aldana y Arias Montano, platicando 'de fortuna, de amor, de tiempo y muerte'?
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  39. Quizás mi mujer y yo seamos muy raros, o es debido a que gozamos de buena salud, en su caso solo por un tema dealergias debe usar en primavera el Ventolin, en mi caso, no tomo absolutament nada desde hace años, ni una simple aspirina i la ùltima inyección me laq dieron en la mili y porqué era obligatoria, eso sui, vamos de vez en cuando, muy de vez en cuando al herbolario a comprar alguna hierba, lo que se dice en catalàn "herbes remeieres"

    ResponderEliminar
  40. ¡Gensanta! Y yo que creía que era una yonqui por mi adicción al almax.

    ResponderEliminar
  41. Gabriela: Yo tiendo a pensar que nos pensamos en tanto que somos capaces de captar, de alguna manera, la manera como los demás nos piensan y, especialmente, cómo nos aceptan, aprecian o rechazan. La conciencia es la mirada del otro interiorizada.

    ResponderEliminar
  42. Pedro: ¡¡¡A por ellos!!! (es decir: ... a por nosotros...)

    ResponderEliminar
  43. Tumbaíto: Cuando creo que comienzo a comprenderlo, se ke pone en fuera de juego con lecturas como ésta.

    ResponderEliminar
  44. Francesc: Exactamente. Me voy a pasar a les "herbes remeieres" (y al orujo, por supuesto).

    ResponderEliminar
  45. Alicia: Es lo que pasa cuando vas a varios especialistas. Como cada uno te receta lo que cree conveniente desde su especialidad, acaba uno montando una sucursal de la farmacia del barrio. Pero si mi vida es mi vida, el especialista en ella soy yo.

    ResponderEliminar
  46. Querido Luri, pues yo espero no tener que pensarme a través de esa mirada ajena, de la que desesperadamente y muy concientemente, huyo desde que cumplí los 14.

    ResponderEliminar
  47. Gabriela: Pero para eso deberíamos haber nacido solos y seguido escrupulosamente el "Régimen del solitario".

    ResponderEliminar
  48. ¡Usted sí que me ha puesto fuera de juego con cierto ensayo y no se lo reprocho!

    ResponderEliminar
  49. Tumbaito: Recibiré con gusto sus impresiones, a ser posible críticas (las otras no aportan nada). Las críticas aunque no nos convenzan sirven para afilar en ellas las unas de nuestra dialéctica.

    ResponderEliminar
  50. Martín Romaña no se merecía tu traición.

    ResponderEliminar

Una pedagogía sacramental

Me atreví, tras vencer no pocas dudas, a escribir el prólogo de este libro que viene a defender lo que podríamos llamar una pedagogía sa...