jueves, 29 de noviembre de 2007

El mayor benefactor de la humanidad

Cuando Ocata se independice del mundo y sea una estrella más de la Vía Lactea, una de las primeras medidas que tomará será la erección de un monumento de rutilante bronce a Hiparco de Nicea, en el centro de la plaza municipal. Claro… si está en mis manos. Es, ciertamente, una manía personal. ¡Pero algún peso tendremos en la Ocata independiente sus patricios...!

Os cuento y me decís si hay o no motivos más que sobrados para rendir un sonado homenaje a Hiparco.

Fue un astrónomo del siglo II antes de Cristo. Parece que era estoico y creería, por lo tanto, que las almas humanas están hechas de polvo de estrellas. Quizás con las muchas horas que dedicaba, noche tras noche, a escudriñar el cielo no pretendía más que desentrañar los misterios del alma humana. Lo cierto es que tras varios años de paciente contemplación sideral, decidió embarcarse en una de las empresas más asombrosas de la historia de la ciencia: contar las estrellas del cielo, registrarlas con un nombre, situarlas con precisión y determinar sus dimensiones con unos instrumentos de medición que él mismo había inventado para tal propósito.

Plinio, que es el que nos cuenta todo esto, escribe, admirado: “Hiparco ha dejado el cielo en herencia para todos” (Historia Natural II, 95). ¿Se puede decir algo más hermoso de un hombre?

Por esto mismo, en reconocimiento de la aceptación de su herencia, Hiparco recibirá en la Ocata independiente los honores que la humanidad cicatera le ha estado escatimado a lo largo de los siglos.

17 comentarios:

  1. Si Señor, por eso mismo propongo que sea en la propia plaza de Ocata y no en la plaza del Ayuntamiento que es de Masnou, !independencia¡¡ !escisión¡ y alli junto al café de Ocata y junto al relieve de Trias Fargas o mejor en el centro, ¡para que irse a los extremos!"pobre Trias parece que esta castigado en un rincón algo que nunca entendere de ese homenaje" Y alli en la Plaza de Ocata y como escudero Insigne podrá usted Don Gregorio pasar revista, ya me vera a mi sacandole el polvo terreno, que no el de Estrellas, en uniforme en custodia.

    Coñe me viene de la tele un nuevo informe de educación, que reconfirma aun más el anterior.
    ¡0CATA INDEPENDIENTE YA!

    A ver si de esta manera podemos hacer algo.

    Saludos Muy cordiales

    ResponderEliminar
  2. Rubén: El futuro nos pertenece, pero no sabemos cuando.

    ResponderEliminar
  3. "Ocata serà independent hiparquiana o no serà."
    ¿Repartirán papeles para todos?

    ResponderEliminar
  4. Desde mi bosque veré brillar a Ocata en el firmamento y me diré: "yo podía haber estado allí, pero esta pereza, esta gran pereza..."

    ResponderEliminar
  5. Si la Galaxia lo aprueba, entonces "Decuit, potuit, ergo fecit"

    ResponderEliminar
  6. Arrebatos : Hay cosas que conviene llevar con discreción. La del reparto es la más obvia. Pero como se decía en tiempos, lo suyo va bien. Tengo pensada la "concelleria" de estèticas varias, que lleva asociada la secretaria de Estado de la sopa de aleta de tiburón.

    ResponderEliminar
  7. Luis: Siempre será necesario un consulado de Ocata en la Tierra.

    ResponderEliminar
  8. No sabe usted bien el grado de los que se le ha escatimado a Hiparco. Según Lucio Russo, en su La rivoluzione dimenticata, la revolución científica más importante de la historia se llevó a cabo en la época helenística, con Hiparco, Arquimedes, Apolonio ..., aunque la historiografia oficial no ha querido nunca reconocerlo, entre otras cosas por la larga sombra de la grecia clásica.

    ResponderEliminar
  9. RMF: Pocos hombres han merecido un elogio como el que le dedica Plinio.

    Por cierto, RMF, ¿Hiparco de Nicea o Hiparco de Bitinia? En el fondo, ya lo sé, la cuestión es menor, porque Nicea está en Bitinia. Pero veo que su nombre aparece tanto de una como de otra manera. ¿Qué le parece a usted más adecuado?

    ResponderEliminar
  10. pues no sabría decirle. Parece que el más extendido es "Nicea" y, además, por lo general, la mayoría de nombres de la época se acompañan de la ciudad.

    Sobre Hiparco hay un reciente artículo de Acerbi, "On the shoulders of Hipparchus: a reappraisal of ancient Greek combinatorics." En él se explica que Hiparco calculó correctamente y asombrosamente "the number of syntactically different conjunctions that can be produced, according to the peculiarities of Stoic logic, by means of 10 simple assertibles." El resultado lo atribuye Plutarco a Hiparco en "De Stoicorum Repugnantiis", con las siguientes palabras "But now he [Chrysippus] says himself that the number of conjunctions produced by means of ten assertibles exceeds a million, though he had neither investigated the matter carefully by himself nor sought out the truth with the help of experts. Chrysippus is refuted by all the arithmeticians, among them Hipparchus himself who proves that his error in calculation is enormous if in fact affirmation gives 103049 conjoined assertibles and negation 310954." Parece que en el texto hay un error que correge Acerbi: no es 310954 sinó 310952.

    Ya ve, Hiparco no tan solo escudriñaba al cielo.

    ResponderEliminar
  11. RMF: Acabo de arreglar cuentas con mi impertinente hermano. Gracias.

    ResponderEliminar
  12. Sin embargo, mi lado oscuro y supersticioso se resiste a adjudicarle el descubrimiento de la precesión al bueno de Hiparco (de Nicea: Bitinia me recuerda demasiado a César y a San Pantaleón el de la sangre licuable).

    ResponderEliminar
  13. Freman: Yo no tengo ni idea de qué es exactamente lo que hizo el bueno de Hiparco. Pero sí me creo el testimonio de admiración de Plinio. Y si alguien en la Antigüedad estaba en condiciones de no admirarse facilmente, éste era Plinio. Así que cuando le dedica este magnífico elogio, algo muy muy grande debió de ver en él.

    ResponderEliminar
  14. :) Líbreme el cielo (tan bien descrito por Hiparco) de escatimarle el homenaje. En realidad, mi sospecha sobre la precesión es, como ya decía, una autoacusación.

    Por cierto, ¿cuál de los Plinios es el de esta historia? ¿El mismo que, Borges dixit, no sólo sostenía que los elefantes beben la sangre de los dragones, sino que además razonaba que lo hacían por la innegable frescura de la misma?

    ResponderEliminar

Dos entrevistas más

  Este último hijo mío vino a nacer en el peor momento. Llegó a las librerías justo cuando la pandemia las cerró a todas. Pensé, pues...