martes, 6 de noviembre de 2007

Del amor y la salud

Insiste Kojève: “El amor se caracteriza precisamente por el hecho de que atribuye sin razón un valor positivo al amado o al ser del amado”.

Pienso yo: Si Kojève tuviera razón, sería saludable no dársela. Propósito para hoy: Leer a Percy B. Shelley. Cuando el mar devolvió su cuerpo ahogado a la playa, lo descubrieron abrazando contra su pecho su traducción de El Banquete de Platón. Si la anécdota fuera falsa, sería saludable creerla verdadera.

18 comentarios:

  1. El amor, desde luego, es algo gratuito, si no lo fuese no sería amor. Pero por lo mismo que es gratuito es injusto. Podemos amar a una persona que nos ignora y no amar a una que nos rodea de cariño. Y, eso, de modo independiente, muchas veces, a la virtudes de todo tipo -físicas, espirituales o intelectuales- de cada uno.

    ResponderEliminar
  2. Soy pragmática y creo que en el amor sólido, más allá de pasiones ardientes y literarias, hay una gran parte de voluntad y lucidez.

    Bueno, jefe del café, que xvdfqe tampoco es una maravilla...

    ResponderEliminar
  3. oiga Luri, es cierto que la mujer de Shelley, la otra Shelley, intentó ahogarse, para morir como su marido, y se tiró a un lago-charco cerca de su casa...más charco que lago...no teniendo éxito en el intento?

    ResponderEliminar
  4. El amor, desde luego, es algo gratuito

    Eso es falso. El amor hace segregar endorfinas y otras sustancias parecidas. Que en ocasiones parezca actuar en contra del cuerpo sólo significa que está actuando en beneficio de ese conjunto de memas que llamamos "alma".

    El amor es el colmo del egoísmo, en realidad.

    ResponderEliminar
  5. Recomendación:

    1 - No leer e Kojeve estando enamorado
    2 - Leer a Kojeve sin estar enamorado.
    3 - Olviodar a Kojeve cuando se vuelve a amar.
    4 - Recordar al clásico: "Hay cosas del corazón que la razón no entiende"

    ResponderEliminar
  6. i si la anécdota fuera verdadera, sería saludable creerla falsa.

    ResponderEliminar
  7. Celia: No. Lo que hizo fue recoger el corazón de su marido, que se lo entregó Byron. Y guardarlo a su lado. Está enterrada con él. Claro que esto no es nada si comparamos el gesto de Mary Shelley con el de la esposa de Walter Raleigh, decapitado en 1618 por orden del rey inglés Jacobo I. Hizo embalsamar la cabeza de su marido y la llevo siempre con ella, guardada en una bolsa de piel roja.
    ¡Esto sí que es amor!

    ResponderEliminar
  8. Freman, no entiendo todo de forma fisiológica. Es más, entiendo que la pretendida química del amor, o de los sentimientos, o de las emociones, y el estudio de la consciencia en los sistemas neuronales, puede perfectamente ser sólo la manifestación exterior de la relación del alma con el cuerpo. No nos dejemos llevar por el cientifismo. Ya que no sabemos nada, ¿por qué no soñar con el edén?

    ResponderEliminar
  9. Carolina Coronado lo tenia en casa, en la capillita, sentado y momificado, 'el callado' lo llamaba el servicio. Ay, qué amores.

    ResponderEliminar
  10. Y yo conocí en Barcelona a un antropólogo que tenía a una momia inca en su dormitorio. No en su cama, pero sí justo a un lado de misma y a la altura adecuada para que cuando estuvieses echado la vieras como una muda compañera.
    Yo le cantaba aquella jota aragonesa: "Un baturrico en la cama / le decía a su mujer / que culo más duro tienes / y tocaba la pared". Pero no le hacía gracia.

    ResponderEliminar
  11. Curioso artículo de Punset:

    http://www.xlsemanal.com/web/articulo.php?id_edicion=2347&id=19798

    ResponderEliminar
  12. Queridas Gates Maules: No, no, y no. La bioquímica del amor me importa un bledo. Tanto como las teorías del Punset.
    Yo creeré en los análisis científicos del amor cuando un científico, tras analizar la estructura biológica completa de una pareja sea capaz de arriesgar hipótesis contrastables, tales como estas (por ejemplo):
    - Ella (o él: que tanto monta, etc) te pondrá cuernos el 17 de abril del año que viene.
    - El año que viene por estas fechas cuando haga el amor contigo estará pensando en...
    - Dejará de quererte exactamente el día en que... pero no te lo dirá porque... así que como tú lo ignorarás, no impedirás que vuelva a reenamorarse de tí un mes y medio después.
    - Ahora le gusta hacer esto y aquello; dentro de diez años,...

    Puedo plantear esto también al revés: Cuando pueda revivir en un análisis científico la experiencia de mi primer beso, creeré en la ciencia erótica.

    Mientras tanto, cantaré con doña Concha Piquer: "Que no me quiero enterar / no me lo cuentes vecina / prefiero vivir soñando / que conocer la verdad".

    ResponderEliminar
  13. Claro, claro, totalmente de acuerdo con usted, señor Luri. Sonreímos por debajo del bigote con este artículo con el párrafo final : "Quizá, ha llegado el momento de contrastar si todas las recetas que les sirvieron a ellos son aún válidas en el mundo actual. La verdad es que el desamparo y el sufrimiento de la gente de la calle contrasta con los fines evolutivos bien intencionados de las hormonas y de los circuitos cerebrales." O sea, mucha neurobiología pero aún no se puede saber científicamente porque ESA persona (y cómo reconocemos a esa persona entre las otras miles como "especial" tampoco se sabe) nos hace sufrir tanto...
    ¿Esta filosofía de la Concha Piquer se podría resumir en: "miénteme, pero miénteme bien"?

    ResponderEliminar
  14. Queridas Gatas Maulas: Exactamente. O también se podría decir así: "Tú miénteme con verosimilitud y no no profundizaré en mis sentimientos".

    Nada hay más enemigo del amor que esa manía anglo-zen de la sinceridad en la pareja.
    Las parejas sinceras:
    1. Son ingenuas y engreídas, por creer que saben lo que sienten.
    2. Son hipocondríacas afectivas: Siempre quieren saber los motivos verdaderos de sus desamores.
    3. Son un peligro público.

    Yo, lo reconozco, soy muy antiguo en esto del amor y creo en la antigualla de la conveniencia de mantenerse fiel a la palabra dada. Bien sé que ni aquella persona a la que le prometí fidelidad continúa siendo exactamente como era y que aquel que prometió fidelidad continúa siendo exactamente como él. Es decir que el que mantiene la fidelidad es otro diferente del que hizo la promesa y el que la recibe es otro diferente del que la recibió. Pero, ¿saben ustedes? el no acordarse de esto me parece un magnífico invento de la voluntad para luchar contra la erosión del tiempo.

    ResponderEliminar
  15. No contestamos por problemas "técnicos". Su respuesta es simplemente maravillosa. Se puede decir más alto pero no mejor. ¿Pero no cree que esta postura implica mucho esfuerzo emocional y una madurez que poca gente está dispuesta a practicar?

    ResponderEliminar
  16. Gates Maules: Probablemente he pecado de narcisismo intelectual. Porque nada de lo que he dicho sería posible si no se cumpliesen aquellas maravillosas palabras de la inmortal Safo: "Pues te miro tan solo y al punto mi voz enmudece". Si no se diera esto (esporádica, pero gozosamente) y todo se tuviera que sustentar con el esfuerzo, el amar sería algo así como un ejercicio espiritual.

    ResponderEliminar
  17. Pues yo,casi nunca estoy totalmente de acuerdo con el jefe de este blog,pero no por eso dejo de leerle a él y a todos los que puedo.Leer opiniones puede hacer millonaria la mente y quiero que no sea pobre la mía.Seguramente si dijese todo lo que yo quisiera,nadie se anexionaria a mis ideas,o,tal vez,unos pocos.Pero a mí no me importa y estoy segurísima de que a Gregorio Luri le importa aún menos. Anonimatísima

    ResponderEliminar

Si es viernes, toca Tocqueville