jueves, 1 de noviembre de 2007

Memes y memeces

Esto va de que la Celia me tiene en su lista de incautos a los que se cree con derecho a asaltar sin más ni más, sin importarle ni el día que sea ni la noche (hoy, especialmente, la noche). Así que me manda un meme en el que me pide que cuente mis tentaciones encarnadas (la muy chafardera) y que le pase la patata caliente a otros. Pero no. Yo a usted la obedezco, doña Celia, porque uno no sabe qué día necesitará a una Calatrava para que le diseñe la ampliación de la terraza, pero de ahí a hacer visible mi lista de incautos, ni hablar. Por si fuera poco añade en su petición que "no se acepta nada que empiece por zoo- y acabe en -sofía o en -filia ". Pues mire, en esto tampoco la voy a complacer, que yo con mis memes soy muy mío.
Razono los motivos de la elección:

Por razones obvias. Esta imagen debía incluirse entre las tentaciones permanentes de El Café de Ocata, como cualquier parroquiano o parroquiana comprenderá perfectamente.

Por espíritu deportivo. Ya decía el neoinculto que "mens sana in corpore insepulto".
Porque sigue siendo la más grande. Y sigue creciendo y creciendo sin parar, a medida que atraviesa incorrupta las sentencias del tiempo.

Las piernas de la Dietrich porque son caminos homéricos (en el sentido en que se emplea el término "homérico" en "The quiet man", ¿recuerdan? Y por cierto: la Maureen O'Hara también tenía su qué).

Las jovencitas japonesas vestidas de colegialas, con un parche en el ojo y una pistola en cada mano porque así mato a todas las mujeres de Tarantino de un tiro.

Es que la Kristel y nosotros (los de mi generación) estuvimos tan unidos... Pero tampoco me hace ascos guardarle un rinconcito de mi corazón a Joe Dallensandro.

Las francesa, en general, obviamente, por prejuicios, pero también porque saben idiomas. Y, además, me facilitan el paso a la imagen siguiente.

A ella, la más francesa de todas las francesas, a quien amé tanto como lo detesté a él. Para que después venga don Tumbaíto con la teoría de los machos alfa.

Last but not least... mi agente provocador... que, por cierto, no sé que puede encontrar de interesante en el héroe de la maza.

9 comentarios:

  1. No sé qué entiende usted por macho alfa. Pero -con todo el cariño del mundo formando una nube de azucar- pregúntele usted a Doña Nadha.

    (Yo de saberlo se lo diría pero sé tanto de hombres como de mujeres y ya admití que de lo segundo ni puta idea.)

    ResponderEliminar
  2. NO tiene usted mal gusto. De La Marge me acuerdo de aquello del huevo duro, me impactó.

    ResponderEliminar
  3. ah no, don Tumbaito, yo de machos alfa no sé absolutamente nada; siempre me junto con betas o zetas. Y es que las epsilon...

    ResponderEliminar
  4. La primera es tentadora, lástima de esa molesta mujer que se puso en medio de la foto ... nchts
    Por cierto, seguro que ya lo conoce pero por si acaso : http://www.projectevaca.com/index.html , me lo encontré hoy en el email y me acordé de usted ...
    impagable leer cosas como "Per fer-se VACA només cal ser dona, professional en actiu i viure i treballar a Catalunya."

    ResponderEliminar
  5. No es mi vida: Pues no lo conocía. Ahora mismo les escribo a ver si quieren al Café de Ocata como socio.

    ResponderEliminar
  6. jejejeje

    me ha hecho gracia lo de "Homérico" en el sentido de la pelicula "The quiet man"...precisamente la vi hace poco con mi taxifílico.

    Tiene que reconocer Sr. Luri, que lo bueno de los memes es pasárselos a usted, porque siempre le salen muy graciosos.

    ResponderEliminar
  7. Pues más vale caer en gracia que ser gracioso. Ahora no caigo cuál puede ser el sentido de esta expresión en este contexto, pero seguro que tiene alguno muy preciso.

    ResponderEliminar
  8. ¿Podría haber prueba mas prueba de mi ignorancia que la que ha dado Doña Nadha?

    ResponderEliminar
  9. Pregunto yo y perdonen mi ignorancia si la y griega forma parte del alfabeto de las alfas, betas y zetas. Esto me recuerda que en un estudio de ADN en la descendencia de un grupo de simios resulto que la representación del simio alfa desmerecía su fama.

    ResponderEliminar

Una pedagogía sacramental

Me atreví, tras vencer no pocas dudas, a escribir el prólogo de este libro que viene a defender lo que podríamos llamar una pedagogía sa...