sábado, 3 de noviembre de 2007

El poder del mito

El mito es indestructible. Por ejemplo, mis maestros solían contarme en la escuela que en tiempos de Colón la gente creía que el mundo era plano y que se acababa en medio del Atlántico, con lo cual las tres naves colombinas caerían, de seguir el plan del almirante, en una sima sin fondo. La misma mentira se la contaron a mis hijos y, sin duda, se la contarán a mis nietos.
Y digo yo, los maestros que cuentan estas cosas, ¿es que nunca se han preocupado de saber qué es un astrolabio?

Otro mito, y por lo tanto, indestructible, es el de la relatividad de los cánones de belleza. Como ejemplo de lo bien sustentada de esta tesis siempre se recurre a las orondas mujeres de Rubens y se supone que puesto que él las pintó así, así era como gustaban en la época. Como entusiasta de las Venus calipigias, nunca he creído en la relatividad de la belleza, pero claro, ¿qué van a poder mis reticencias frente a la contundencia inapelable de las mujeres de Rubens? Y sin embargo basta con visitar un museo para comprobar lo obvio.

El Greco, 1580.

Guido Reni, "Hipómenes y Atalanta", 1612.

Nicolas Poussin, "El triunfo de David", 1630.

Zurbarán, "La Inmaculada", 1630-5.

Rubens, "Las tres gracias", 1636-8.

Rubens, "El juicio de Paris", 1636-8.

Velázquez, "La Venus del espejo", 1645-48.

¿Qué intentaba representar Rubens con sus mujeres, la belleza o la abundancia? Sería interesante comprobar si es verdad, como me lo parece a mi, que después de las épocas de penurias los artistas tienden a represenatar mujeres de pechos generosos. Pienso, por ejemplo, en las películas de los años cincuenta. Vean esto.

17 comentarios:

  1. Totalment d'acord.
    Potser hauríem de passar a la comunicació via mail. I així, a més del meu treball, podré explicar-li per qui vaig arribar a conèixer el seu blog.
    aidac.rodriguezarrobagmail.com
    Salutacions,

    ResponderEliminar
  2. Pienso que Rubens retrataba la mujer que a él le excitaba (le ponía)... luego le vuelvo a leer, don Gregorio que me ha encantado el artículo pero está siendo la hora de cocinar con grasas y comer.

    ResponderEliminar
  3. Rubens era libremente sensual , sin hacer caso a imposiciones estéticas de la contrarreforma , estas mujeres eran alegres , sin recovecos en sus significados ,se mostraban tal como eran .

    Es posible que mas allá de las concepciones de la belleza que depende de la época y de la cultura , haya algunas reglas únicas universales para todos los hombres y todos los tiempos, pero pienso, que la belleza , no es algo absoluto e inmutable .....Tiene muchos rostros según la época histórica , el país ...

    ResponderEliminar
  4. las Venus calipigias... he intentado buscar esta entrada en el google y ... usted es la respuesta... ¿me puede orientar un poco más? Mi diccionario me ha dejado en la estacada, don Gregorio

    ResponderEliminar
  5. Menos mal que no hay nadie en mi vida que se dedique a tumbar mis argumentos. Podrías razonar hasta destapar las peores incoherencias.

    ResponderEliminar
  6. Nada: Es que esos diccionarios no saben griego. Cali-pigia significa ni más ni menos que "de hermoso trasero".

    ResponderEliminar
  7. Vale
    Todo lo que sube, termina por caer: incluidas tetas y posaderas.

    ResponderEliminar
  8. Peggy: La belleza desnuda existe y sus proporciones ya nos las ofreció el pitagorismo. Otra cosa es que cada generación necesita vestir esa belleza y la adorna con los atributos que cree que es legítimo que luzcan junto a la belleza.
    Cuando se me muestre una cultura que considere fea a la Venus de Milo y hermosa a una mujer elefante, completamente desproporcionada, entonces creeré en el relativismo de la belleza.

    ResponderEliminar
  9. Fújur: Si aquí todo el mundo en bueno...

    ResponderEliminar
  10. que bonito, me ha abierto usted un mundo hoy, don Gregorio. Tengo uno de Griego... probaré pronto por ahí

    ResponderEliminar
  11. En la medida que al considerar un objeto bello , interviene nuestro gusto , creemos que nuestra opinión ha de tener un valor universal y que todos deben compartirla .Pero esta universalidad es subjetiva , sin dejar de ser legitima . Sentir que un cuadro es bello es una capacidad imaginativa y subjetiva , no racional , y en esa medida es muy variada .

    ResponderEliminar
  12. Peggy, ¿"no racional" significa "arbitraria"?
    Si es que sí, entonces, todos los criterios evaluadores de una obra de arte son igualmente válidos, hasta delos debidos al azar.
    Si es que no, entonces interviene algún elemento discursivo, crítico, racional...
    NO me convencen, en absoluto, esos postmodernos que sostienen que es arte aquello que se encuentra en un museo de arte.
    El hecho de que en nuestra época parezca que hayamos perdido el norte eso no significa que el Norte no exista.

    ResponderEliminar
  13. El Arte es aquella completud del obrar humano tal que de ser bello, entonces necesariamente acarrea la consecución de una obra bella.

    ¿Por qué es una estupidez?

    ResponderEliminar
  14. El ponerse sesudo ante las tres gracias y reflexionar sobre la relatividad epocal de la belleza femenina me parece un topicazo. ¿Por qué no pensar que en esta obra se planteó el reto de pintar los pliegues abundanes y los saxones, como en otras se había planteado los vientres lisos y los pechos como medios limones?

    ResponderEliminar
  15. Porque entonces la decisión de pintar "los pliegues abundanes y los saxones" o "los vientres lisos y los pechos como medios limones" sería una decisión "epocal" volátil.

    ResponderEliminar
  16. Un personaje de 'El camino', el manco, reflexiona en su búsqueda de pareja sobre el hecho de que los ricos las buscan flacas y los pobres, gordas, por lo cual él opta por una flaca, que, por cierto, le dura poco ya que está tísica, para variar. En el fondo, sencillamente, no será Rubens más 'pueblerino' que otros pintores más aristocráticos o con más ínfulas? Por cierto, Galdós en Fortunata y Jacinta habla también de colores, los ricos y elegantes prefieren colores indefinidos, ocres, grises, mientras que 'el pueblo' se decanta por la rotundidad de los rojos, azules, naranjas, amarillos...

    ResponderEliminar

Si es viernes, toca Tocqueville