viernes, 16 de noviembre de 2007

Ensayo de discurso sobre la fenomenología del instante

Y entonces les diré con voz hierática, ceño adusto, rostro fruncido y levitando una miajilla de nada, para que sólo los muy, muy perspicaces comiencen a sospechar lo que se les viene encima: "Hermanos míos, el instante llega cuando el hombre está ahí, el hombre indicado, el hombre del instante. Pero este es un secreto que eternamente permanecerá oculto para toda inteligencia humana, para todo lo que sólo es hasta cierto punto. Mas cuando llega el hombre indicado, sí, entonces es el instante. Pues el instante es justamente lo que no está en las circunstancias, lo nuevo, la irrupción de la eternidad...

"... Nada hay -continuaré, elevando la voz pero disminuyendo el ritmo de la dicción- tan acuciante para la inteligencia humana como el instante; ¡qué no daría por calcularlo con precisión! Sin embargo nadie está más excluido de atrapar alguna vez el instante que la inteligencia humana, pues el instante es el regalo del cielo para el afortunado y el audaz." Y en ese instante, me esfumaré ante sus atónitos ojos y dejaré el vacío de mi presencia tocado con un evanescente perfume de tierra mojada por las primeras gotas de un chaparrón estival.

Se admiten -se suplican, incluso- todo tipo de sugerencias.

34 comentarios:

  1. No estoy seguro de que encaje en el tema, pero me permito una humilde sugerencia, Don Gregorio.
    Cuando habló del instante recordé lo que decía Borges en Artes Poéticas,
    "LE doy vueltas a una idea: la idea de que, a pesar de que la vida de un hombre se componga de miles y miles de momentos y días, esos muchos instantes y esos muchos días pueden ser reducidos a uno: el momento que averigua quien es, cuando se ve cara a cara consigo mismo. Cuando Judas besó a Jesús ( si es verdad que lo besó) sentiría en ese momento que era un traidor, que se traidor era su destino y que le era leal a ese destino aciago"

    ResponderEliminar
  2. Hmmm... ¿Es Vd. el de la foto o es Manuel Marín cantando 'Adiós, mundo cruel...?
    En cuanto a eso de que el instante sea la irrupción de lo eterno, lo veo muy optimista. ¿Y si lo eterno, como su nombre indica, es 'lo de siempre'? Confiemos en que me equivoque.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. encuentro que es muy digno darse estos gustos egocentristas detacando en lo ego, por mi parte mi blog es con orientacion de publico me siento poco conectado con yo

    ResponderEliminar
  4. Voy pensando que el "instante" es un pellizco del tiempo que se queda, mientras el resto se va: muda en memoria. No todo el tiempo en sus fragmentos es instante, sino solamente aquel tiempo breve que se queda, pellizcado (insito en el pellizco porque me gusta la imagen de pellizcar en el tiempo y sacar una porción mínima, con su contenido de acción). Y en este quedar si cabe una eternidad, el tiempo que tiende a dilatarse o a disminuirse. Tanto placer para tan poco tiempo, sería el instante ese. En fin, sigo pensando al hilo del último párrafo de tu esposición, si no será el instante la evidencia de una frustración.

    ResponderEliminar
  5. Son las 2:47, don Joseph. Magnífica hora para ese texto. El instante como el momento que cierra una biografía con más firmeza que la muerte.

    ResponderEliminar
  6. Aker: Si lo eterno "es lo de siempre", entonces volvemos a Damascio, al que ya he citado en un post anterior.

    ResponderEliminar
  7. Telemarionetas: Pues ya ve, mi blog es de un egocentrismo de agujero negro, me devora a mí mismo en cuanto me despierto. De hecho es lo primero que siento al despertarme, que soy abducido por mi yo. Y ya no hay manera de librarme de él hasta que por la noche (pero ésta de hoy no es precisamente el caso) caigo rendido de sueño.

    ResponderEliminar
  8. Ah, don Luis, esto es lo que tiene un viejo amigo, que no hay manera de pasarle gato por liebre: "si no será el instante la evidencia de una frustración". Era exactamente esto lo que pretendía decir con tanta gesticulación egocéntrica.

    ResponderEliminar
  9. ¿Dios está condenado a no conocer el instante?

    ResponderEliminar
  10. A mí el texto me ha gustado, y comparto las ideas que en él se exponen. Pero le borraría esta frase; "tocado con un evanescente perfume de tierra mojada por las primeras gotas de un chaparrón estival".

    Es un lugar común innecesario. por lo demás, em trec el barret.

    ResponderEliminar
  11. Señor Luri, nosotros somos el instante de Dios. Su descuido. No somos de su responsabilidad. Por tanto, es como si no existiera. .

    ResponderEliminar
  12. Don Subal (por cierto: ¿usted también despierto a estas horas?) pero es que la frase que usted borraría es el borrón inevitable; el gazapo, efectivamente, del lugar común innecesario. No sé si me explico.

    ResponderEliminar
  13. Los lugares comunes tienen mucha poesía, en ocasiones, a mi eso de la lluvia me gusta. Vayan a dormir más pronto y madruguen más que es mas sano. Egocentrismo y exhibicionismo, según San Cebrián, además. Lo de la evidencia de la frustración también me parece... evidente.

    ResponderEliminar
  14. Si es usted está muy guapo, sin las gafas me recuerda a imágenes pictòricas y escultóricas de San Pedro.

    ResponderEliminar
  15. algun dia en un tiempo futuro, en el instante en que los humanos seamos solo la eséncia de todas las cosas, energia en estado puro.

    ResponderEliminar
  16. frustracion o felicidad, el instante queda marcado con tinta indeleble en la piel del alma ...

    ResponderEliminar
  17. ¿Da el presupuesto para un teleprompter?
    Es que, por mucho que levite, la vista fija en los papeles le quita efecto a la cosa.

    ResponderEliminar
  18. Me gusta.
    Sería espeluznante que en efecto te desvanecieras. Sería el toque maestro de la realidad/ficción que forma parte del Plan, según ha sido expuesto por mi amigo Portnoy.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  19. ¿Dónde estarán los siglos, dónde el sueño
    de espadas que los tártaros soñaron,
    dónde los fuertes muros que allanaron,
    dónde el Árbol de Adán y el otro Leño?
    El presente está solo. La memoria
    erige el tiempo. Sucesión y engaño
    es la rutina del reloj. El año
    no es menos vano que la vana historia.
    Entre el alba y la noche hay un abismo
    de agonías, de luces, de cuidados;
    el rostro que se mira en los gastados
    espejos de la noche no es el mismo.
    El hoy fugaz es tenue y es eterno;
    otro Cielo no esperes, ni otro Infierno.

    El Instante
    Jorge Luis Borges


    El efecto de desvanecerse -FLOP- sería la culminación del instante. Sin embargo, sería tan llamativo, que en el discurso previo podría usted dar la receta del marrón glassé en decasílabos consonantes, que nadie lo recordaría.

    ResponderEliminar
  20. Agradezco, Gregorio, su respuesta e intentaré escribir en serio aunque no creo que me sea posible.
    Ante todo, dando la callada por respuesta, lo identifico con el de las fotografías. Sin duda es Vd y no Sócrates. Yo le atribuía unos sesenta y muchos, tal vez dándome ánimos. Comprendo ahora que Vd. escriba tanto y con tanto ineterés. Y le deseo que siga haciéndolo también a los 80 y muchos.
    Entre el planteamiento neoplatónico de un Damascio (el tiempo es lo eterno) y el derivado de la visión historicista cristiana (hay un antes y después; y 'en un instante' puede romperse la continuidad del tiempo, etc), me quedaría con esta última visión (inevitablemente). Pero, entonces, no sé qué pueda ser el tiempo, la continuidad del siempre (¿alguien sabe qué es el tiempo?). Si cuando emerge la discontinuidad se deja percibir una realidad envolvente mucho más amplia, entonces: ¿es siquiera real el tiempo? Pero la realidad de los instantes (de esos instantes únicos) envuelve, contiene, el tiempo, que sólo parece una perspectiva somnolienta de nuestra mirada. Si es así, volvemos a Damascio: no hay tiempo. Sólo hay eternidad.
    Yo no sé qué cosa haya, si eternidad o tiempo. Pero es cierto que sí hay, al menos, instantes, el quamtum, la medida mínima, la partícula discontinua, de lo eterno. Me suena la música de Juán Ramón jiménez, que dejó lindezas sobre el tema. Por cierto: su poema sobre el término 'morbosidad' me ha recordado los mejores momentos de Cirlot.
    Saludos.

    Aker

    ResponderEliminar
  21. El "instante" es revelación, la revelación, es belleza crística y... como decía Dostoievski "La belleza salvará al mundo"
    Gregorio: "apolíneo" es la palabra que define su "estar" en esas imágenes,lo "dionisiaco" sabemos que también lo tiene para cuando es menester. Me parece un regalazo que nos muestre su imagen.

    Un abrazo de lo más egótico y preparese para recibir la mia.

    ResponderEliminar
  22. Júlia: La declaro CAFETERA HONORARIA DE POR VIDA (tenga usted las vidas que tenga).
    Por cierto: a pesar de la noche cibernética esta mañana me he levantado tempranito, he ido al mercado a hacer la compra y a marujear un rato (cosa que me encanta), h desayunado parsimoniosamente en la Plaza de Ocata leyendo la prensa del día, he limpiado mi celda (la parte de aquí de la trinchera) y aquí me tiene usted.

    ResponderEliminar
  23. Francesc: Pero ese residuo esencial y energético de lo humano, no estará un poco deshumanizado (por hiperhumanizado, si usted quiere)?

    ResponderEliminar
  24. Peggy: ¿A que le gustan a usted los boleros?

    ResponderEliminar
  25. Claudio: Que no es eso, es que en las fotos con la mirada al frente... pues como que salí desfavorecido. Y aunque usted insinúe una invitación, no pienso perder los papeles... que entonces va y digo lo que pienso, y es peor.

    ResponderEliminar
  26. Gabriela: Es que, verá usted, estoy llegando a la conclusión de que el instante es algo que debe ser mostrado, porque es imposible decirlo. ¿Y si no puedo mostrarlo, no sería mejor callarme?

    ResponderEliminar
  27. Arrebatos: Detesto a Borges. El puñetero de él siempre ha dicho lo que uno quiere decir, pero mucho mejor dicho. El mundo no tendrá futuro hasta que no olvide a Borges a tres cuatro más como él.
    (Pero gracias, de verdad, por su presente).

    ResponderEliminar
  28. Aker: Le agradezco su reflexión... entre todos vamos dándole no voz, que no la tiene, pero sí la presencia precisa al instante para que en su momento pueda decir: "¡Miradlo, el instante es esto!"
    ¡Cómo me gustaría sacar a pasear al instante por la plaza de Ocata como si fuese un perrito faldero!

    ResponderEliminar
  29. Neelam: ¿Le llega a usted la jotica que le estoy cantando?

    ResponderEliminar
  30. Me llega en este instante y la letra es de lo más sugerente...
    Casi, casi me ruborizo.

    ResponderEliminar
  31. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  32. ¿no es un oxímoron esta premonición del instante?

    ResponderEliminar

Si es viernes, toca Tocqueville