domingo, 11 de noviembre de 2007

Cabalgando sobre un tigre

Nietzsche utiliza la expresión “cabalgando sobre un tigreen “Sobre verdad y mentira en sentido extramoral”, recogiendo un antiguo proverbio hindú ("quien cabalga un tigre, no se apea fácilmente de él"):

“En realidad, ¿qué sabe el hombre de sí mismo? ¿Sería capaz de percibirse a sí mismo, aunque sólo fuese por una vez, como si estuviese tendido en una vitrina iluminada? ¿Acaso no le oculta la naturaleza la mayor parte de las cosas, incluso su propio cuerpo, de modo que, al margen de las circunvoluciones de sus intestinos, del rápido flujo de su circulación sanguínea, de las complejas vibraciones de sus fibras, quede desterrado y enredado en una conciencia soberbia e ilusa? La naturaleza ha tirado la llave, y ¡Ay de la funesta curiosidad que pudiese mirar fuera a través de una hendidura del cuarto de la conciencia y vislumbrase entonces que el hombre descansa sobre la crueldad, la codicia, la insaciabilidad, el asesinato, en la indiferencia de su ignorancia y, por así decirlo, pendiente en sus sueños del lomo de un tigre! ¿De dónde procede en el mundo entero, en esta constelación, el impulso hacia la verdad?”

Este texto de Nietzsche ya se había paseado anteriormente por El Café de Ocata, pero hoy viene ilustrado. El azar de las corrientes internáuticas me condujo hace un par de días hasta el Museo de Teherán donde di con esta ilustración de "un místico cabalgando sobre un tigre". El artista nos es desconocido. En realidad, como podréis comprobar clicando en la imagen, los traductores del museo dicen que se trata de la "story of the mystic riding on puma". Pero me parece a mi que nuestro artista desconocido no era tan clarividente como para pintar pumas.

¿No parece más adecuado suponer que se trata de una pantera? Y si es así, ¿no parece legítima la sospecha de que este "místico" no es sino un heredero del "Dioniso montado sobre una pantera" de la iconografía helena? Aquí tenéis dos muestras:

Mosaico de Pella, c. 300 aC.

Mosaico de Delos

Representaciones de Dioniso

¿Y si cuando Nietzsche escribía lo de "pendiente en sus sueños del lomo de un tigre" tenía más presente al griego Dioniso que a ninguna remota fábula oriental?

8 comentarios:

  1. Un tigre no parece, si acaso un leopardo (o pantera, que es lo mismo pero con el pelo oscuro). Lo que está claro es que se trata de un gato grande.
    Sea lo que fuere, tanto la tradición helena, como la hindú o árabe recurren en esta iconografía a la misma imagen, por decirlo de algún modo. Para todos ellos se trata del animal más peligroso, imprevisible e indomable. La única diferencia son los distintos hábitats del tigre (frecuente en las selvas húmedas de India, China, Afganistan y sudeste asiático en general) y el leopardo (que llegaba hasta Turquía, Grecia y toda la África no desértica).

    ResponderEliminar
  2. Don Arrebatos: ¿No le parecería maravilloso poder ir de copas por las noches cabalgando sobre una pantera, tigre o leopardo?

    ResponderEliminar
  3. Un tigre es una "panthera tigris", es decir una clase de Pantera. Concretamente, la Pantera que vive a orillas del río Tygris.
    Con lo cual, se supera la paradoja de arrebatos.
    La panthera, es el nombre de Pan-therós o Pan-therás.Y el Dios Pan de Therás, es el Dionisos de la Isla de Therás (actual Santorini). Cerca de ella, está la isla de Delos, en la cual si mi memoria no me falla, pude observar físicamente un mosaico en el suelo de una antigua casa en ruinas con el dibujo de la Pantera del dios Dionisos.
    Por cierto, el Nerón de la lira espero que no sea el Nerón de la griega "Lura"-Luri.
    Acabo de leer en el diario, una recensión filosófica sobre Principes Valientes, que está muy bien. Ahora mismo no recuerdo el autor, pero leánla.

    ResponderEliminar
  4. Uy, en Barcelona la normativa municipal es muy estricta y restrictiva en este sentido. En concreto, la última aprobada limita explícitamente cabalgar panteras los viernes y los sábados a partir de las 22h y hasta las 6 de la mañana del día siguiente. Por eso ahora abren el metro por la noche, aunque no es lo mismo.

    ResponderEliminar
  5. rri, yo también la he leído. ¡Qué pluma más brillante! ¿Verdad?

    ResponderEliminar
  6. Arrebatos: Son esas cosas las que me hacen querer ser vecino de Nueva York.
    Estaba con mi hijo una noche de primavera heladora en el barrio de Tribeca. Nevaba y hacía un viento que cortaba la respiración. De repente se paró una limusina negra delante de nosotros, se abrió una puerta y salió todo un señor, muy bien trajeado tirando de una cadena. El encadenado era un efebo casi desnudo disfrazado de pantera. Se puso a cuatro patas en la acera y su propietario se subió a él cual Dionisos despierto sobre un tigre.
    Y hasta aquí puedo leer.

    ResponderEliminar
  7. Jdr, siga hombre...
    Yo me acuerdo de la primera noche en NYC, que no sabíamos donde ir a cenar, cansados del viaje. Y fuimos a pasear hasta que nos topamos con una pizzeria italiana. La sopresa fué cuando una vez sentados, nos dimos cuenta que no había nadie más. Durante la cena, un señor muy enfadado de aspecto siciliano, se enfadó con una mujer que entro con un bebé en brazos, que parecía gitana. De repente, observé la americana de aquel hombre cómo se levantaba sin quererlo por un lateral de su cadera y mis ojos vieron un revolver, no precisamente pequeño. Estuve cenando con los otros seis compañeros, y no dije nada hasta que salimos de aquel local.
    Fué mi primera noche en NYC.

    ResponderEliminar
  8. definitivamente el animal del segundo cuadro no es ni un tigre ni una pantera, su fisionomía responde a la de un guepardo, por su cabeza orejas y mandíbula mas pequeñas, un cuello mas largo y delgado y un cuerpo mas estilizado apto para alcanzar altas velocidadez. p/d: felicitaciones España por el campeonato mundial. que lindo que es Barcelona

    ResponderEliminar

Una pedagogía sacramental

Me atreví, tras vencer no pocas dudas, a escribir el prólogo de este libro que viene a defender lo que podríamos llamar una pedagogía sa...