martes, 27 de junio de 2006

Teoría del no-lugar

Olivier Nottellet - Journal découpé (1998)

No pensaba yo que la no-cosa despertaría algún interés. Y, sin embargo, es el post que más quebraderos de cabeza me ha dado. Clara hasta me lanzó como cebo la idea del no-tiempo a partir del fin de la historia que, de darse, sería evidentemente, una no-historia. No he parado de morderlo. Así que, lo que pensaba que sería un simple post se ha me ha ido convirtiendo en un no-sé-qué (como, por otra parte no-podía-ser de otra manera).

También existen los no-lugares. O al menos eso es lo que sostiene Marc Augé. Pero, si lo entiendo bien, llama de esta manera más a lugares anónimos que a auténticos no-lugares. Si un espacio –un lugar- tradicional sería, por ejemplo, la plaza de un pueblo; un no-lugar, en el sentido de Augé sería un gran centro comercial. Si a la plaza la gente acudía a estar con gente y a compartir sus esperanzas y sus memorias, en los no-lugares augianos siempre se está de paso (son el metro, las autopistas, los aeropuertos...)

Augé: “'Si un lugar puede definirse como lugar de identidad, relacional e histórico, un espacio que no puede definirse ni como espacio de identidad ni como relacional ni como histórico, definirá un no lugar

Massim0 Vitali se ha dedicado a fotografiar los no-lugares de Augé




A mí, no sé, no acaba de convencerme esta denominación, no puedo evitar encontrarle un cierto tufillo snob. Además, a quien primero oí hablar de algo semejante a un no-lugar no fue a un antropólogo, sino a un artista: a Robert Smithson, que se mató intentando dar forma a un “no-site”. Quizás por eso siempre he considerado a Augé -prejuiciosamente, sin duda- un impostor. Como me parece que los "no-sites" de Smithson están para ser vistos (o, quizás mejor, no-vistos), os presento alguno de ellos en completo silencio

Iba a concluir este post cuando he recordado que un amigo me preguntó una vez: “¿Dónde estamos cuando escuchamos a Mahler?”. No tuve respuesta. Ahora recupero mi perplejidad mientras escucho la Segunda, dirigida por Abbado, y os dejo en el aire la pregunta.

3 comentarios:

  1. El "no-lugar" los griegos lo denominaron U-TOPÍA... Ese mito del utopismo duró, si fa no fa, hasta el mayo del 68. Ahora el no-lugar que mola mazo se llama Port Aventura y Eurodisney, por ponerte dos ejemplos paradigmáticos del diversionismo nihilista postmoderno. O si quieres La Maquinista. Per fas o per nefas, la utopía fue liquidada por los especuladores inmobiliarios en cuya burbuja andamos todos metidos hasta que pete y atomar por el susodicho. Opá.

    ResponderEliminar
  2. No estoy convencido de que los griegos utilizasen el concepto de "u-topía" con el significado que adquirió a partir del humanosmo (Moro, etc). Sí que empleaban el de "a-topos" como adjetivo para referirse a las personas inclasificables. "¡Qué átopos eres!", le dice Alcibíades a Sócrates, por ejemplo. ¿En este sentido -tirando del cabo que me lanzas- el átopos es el que vive en un "no-lugar"?

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la foto de mi no reloj.

    ResponderEliminar

Dignidad

En El Subjetivo