lunes, 9 de julio de 2007

Solidaridad con el azufaifo


Ingenuo de mi, yo creía que Azufaifo era una calle de Sevilla, cercana a la calle de las Sierpes, donde pasé una infausta noche en un hostal con goteras y cloacas reventadas. Pero resulta que hay un insigne y nobilísimo azufaizo en Barcelona al que los vecinos quieren salvar de las garras de la planificación ayuntamentil. Les voy a decir la verdad: No sé quién tiene razón, pero la solidaridad se me va de manera natural, espontánea y refleja hacia el azufaifo:

Para más información: Polis

12 comentarios:

  1. No sabes quién tiene razón? Entre las inmobiliarias que construyen bloques y los árboles? Entre un ejemplar único en su especie y preparado para resistir el cambio climático y la sequía y el puro cemento y grúas?
    Te agradezco el apoyo, pero en fin, me desconcierta que te adhieras sin estar de acuerdo...

    ResponderEliminar
  2. MIl perdones, Zbelnu: Lo que quise decir es que desconozco los motivos que pueda tener el ayuntamiento para no haberos dado ya a razón de manera contundente.
    Te lo digo de otra manera: En este asunto no quiero ser ecuánime, no quiero comparar los argumentos de unos con los de otros, no quiero ser racionalmente imparcial, sino emotivamente sectario.

    ¿Alguien me entiende?

    ResponderEliminar
  3. Luri está tomando alguna medicación contra el dolor?

    ResponderEliminar
  4. Celia: Ya lo decía el poeta: ¿Qué mejor armadura que un corazón destrozado?

    (Y como un susurro: explíquese, por favor)

    ResponderEliminar
  5. Sí Luri...porque el azufaifo es el débil.

    ResponderEliminar
  6. Cuando se promueve algo por afecto, las respuestas políticas siempre resultan desabridas. Sin ser muy verde los argumentos esgrimidos para salvar el árbol me parecen correctos aunque también me gustaría que se pudiera salvar además parte de esta arquitectura pequeña que esta por desaparecer junto con la memoria misma de la ciudad y sus barrios. Ya sé que esto cuesta mucho dinero, siempre me queda la sensación de se recuperan los restos cuando ya sólo son ruinas para poder hacer otro parque temático. Estoy seguro que conservar parte de las viviendas dignas y modestas de otras épocas hace las ciudades mas amables y es probable que con vistas al futuro sea rentable
    En su medio natural seguro que el azufaifo quedaría mas entretenido

    ResponderEliminar
  7. Azufaifo me suena a palabra de Ozores ...

    ResponderEliminar
  8. Mi admirado Javier Pérez ndújar me enseñó que todo lo que rima es verdadero. Por eso mismo hay que estar, por principios, con el azufaizo.

    ResponderEliminar
  9. Don Gregorio, esta planta, es lo que aqui en Catalunya se denomina Jingol, no ha oido, aquello de " es mes eixerit que un jingol".
    Es un tipo de arbol-arbusto con unos frutos deliciosos, con un sabor entre datil y manzana, La importaron los arabes y por la zona del Delta del Ebro, los hay en muchos huertos junto a las norias o " sinias o senias" en catalan. Creo es un arbol con una larga tradición que se esta extinguiendo y no deberiamos renunciar a parte de nuestra historia.

    ResponderEliminar
  10. Yo también estoy con el azufaifo. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Esta historia del ginjoler es emblemática y será un símbolo a tener en cuenta, quien la sigue, la consigue... porque yo creo que con todo lo que ha movido zbelnu, con la colaboración vecinal, van a dejar el árbol, al menos durante un tiempo, en la calle Arimon. Lástima que el coraje luchador haya ido de baja en estos últimos años, hace poco escuchaba una vecina 'grandeta' de l'eixample, comentando que, actualmente, la casa Golferichs se perdería, puesto que no hay empuje para montar una protesta masiva por estas cosas.

    LO peor es que también los 'malos' aprenden, y en otra ocasión es posible que, con nocturnidad y alevosía, antes que nos demos cuenta, haya desaparecido cualquier elemento entrañable de nuestro entorno.

    ResponderEliminar
  12. Me sonaba ginjoler y no sabía de que, maldita memoria la mía. Tengo uno recién plantado en mi casa y es cierto, da unos frutos muy olorosos. En la próxima floración, si la hay, los probaré.

    ResponderEliminar

Sobre el arte de leer

Tengo abandonado el Café de Ocata, pero es que ando verdaderamente atareado. Acabo de llegar de Galicia y viajo hoy mismo para Madrid. No m...