domingo, 29 de julio de 2007

Melancolías de la luna llena de julio

¿Qué es realmente una vida larga?”, se pregunta Cicerón en sus Tusculanas. Como si no quisiera enfrentarse directamente a la cuestión, da un rodeo y se detiene en estos desoladores versos de un anónimo poeta:

“¿Acaso a los que hace poco eran niños o jóvenes
persiguiéndolos por la espalda en su carrera,
no les ha alcanzado la vejez sin notarlo?”

A continuación, recurriendo al Protréptico de Aristóteles cuenta lo siguiente:

“Junto al río Hispanis, que desemboca en el Ponto desde la parte de Europa, nacen ciertos animalillos que viven un solo día. Por lo tanto, el que entre ellos muere a la hora octava, muere a edad avanzada; mas el que muere a la caída del sol, lo hace a edad decrepita, sobre todo si se trata de un día de solsticio”.


Esta mañana, tomando un granizado de limón, ha caído sobre la mesa, una hoja amarillenta de un plátano. Es el primer anuncio del otoño cuando aún no hemos llegado al umbral de agosto.

7 comentarios:

  1. este año caían todavía las hojas en enero. así que no se ponga tan pronto melancólico, y menos con un granizado de limón.

    ResponderEliminar
  2. Dígaselo usted, doña Tzesire, al viento que nos empuja, tanto a las hojas como a mi.

    ResponderEliminar
  3. Ese libro de Cicerón, escrito en la locura vertiginosa de dos años copn otros más, como si tuviera prisa, porque su vida se acababa aún sin saberlo, es muy hermoso. Yo daría cualquier cosa por poder leer su Consolación, perdido, el que escribió justamente en Túsculo a la muerte de su hija Tulia, "delicia de su alma" la llama en cartas a Ático. Pero, justamente ese, está perdido.

    ResponderEliminar
  4. La luna nos recuerda nuestros ciclos llanos, nuestra naturaleza carnal, que muchas veces da más allá de lo creíble, entregando toques de nostalgía licántropa, para aquellos que la toman, en cada circulo de la vida.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Revienta hablar del topicazo del paso del tiempo y mucho más ahora que la sociedad anda anclada mirándose en el espejo de la juventud. Pero ¿quién no ha soñado con ser Fausto?
    Cuando el tiempo aprieta deploras, con propia rabia humana el infortunio de no tener el suficiente tiempo para hacer….
    A mi de todas maneras me gusta la imagen de morir sin hacer nada sentado en una silla a la puerta de mi casa.
    Sr. Gregorio las prótesis son muletas al tiempo, monumentos al ingenio y a la voluntad de vivir que es lo que cuenta en esta batalla.

    ResponderEliminar
  6. Querido Gregorio, ya regresé. Este post sobre el tiempo me viene como anillo al dedo, porque vengo de la ciudad de Albi, donde la historia (represiva) se hizo ladrillo dorado a la luz del atardecer y delicada labor policroma en el interior de una basílica y donde admiré la obra de Toulouse Lautrec, mi viejo amigo de la adolescencia.
    ¿El tiempo pasa? Para nosotros, sí, pero no siempre. o no para todo, porque ahí quedan las obras.
    La luna y el sol, en mi trayecto de regreso, estaban enormes, impresionantes y oníricos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hay lugares en que el tiempo (y por ende la vida) se detienen, siempre y cuando el estado de conciència sea el adecuado.
    Una vida es más larga cuando más aburrida y monótona. ¿Cuanta vida vivió Rimbaud?

    ResponderEliminar

El amparo de las sombras

Reseña en Libros de Cíbola