domingo, 15 de julio de 2007

Antes aizkolari que practicante de taichi

Os presento un argumento, a mi modo de ver tan dialécticamente contundente como una pedrada en el entrecejo, que aclara mis preferencias por el denostado eurocentrismo. Hay veces en que me resulta imposible ponerme en la piel del Otro. Más aún: hay veces (este vídeo es un ejemplo) que la Otredad me provoca pesadillas. Sin duda de ningún tipo prefiero los arrebatos místicos de Teresa de Ávila e incluso los ejercicios ascéticos del "poberello de Asís" a esta moda anglo-zen que nos invade. Más aún: antes voy de aizkolari que de practicante de técnicas de relajación orientales. Por cierto, cuando los supuestamente expertos en medicina orientan defienden las virtudes de sus terapias, suelen reforzar sus argumentos con una coletilla de este tipo: "Una medicina con miles de años de antigüedad no puede estar equivocada". ¿Habrán oído hablar estos terapeutas a la violeta de Hipócrates? Bueno, aquí os dejo el documento, que habla por sí mismo. Os lo advierto: No se os ocurra imitarlo. Desde luego no me hago en absoluto responsable de los estropicios que el visionado de estas imágenes pueda ocasionar en vuestra conducta sexual.



10 comentarios:

  1. No he visto ninguna mujer en el vídeo. Quizás ese sea el problema, que ellos tampoco han visto nunca ninguna y claro, pobrecitos, nadie les ha explicado para qué sirve la tercera pierna.
    De todos modos no le veo ningún mérito en especial... Me gustaría saber si son capaces de levantarla con el mendrugo ese colgando. Eso sí que sería poderío. Ahora es vulgar ignorancia.

    ResponderEliminar
  2. Si la función crea el órgano, ese tipo sería más útil al Ministerio de Fomento (pavimentando almendrilla, por ejemplo) que al Ministerio de Cultura y Deportes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Prodigioso: No sirve para nada pero eso mismo le ocurre al Arte.
    Igual ese señor es un creador artístico. Tal vez la crítica tendría que tomárselo en serio y hacer como él. Acaso así se quedasen sin ganas de meterse con nadie. Posible.

    Grifo

    ResponderEliminar
  4. Lo de "no sirve para nada" lo mismo se lo dice usted al caballo de Espartero. Yo, a diferencia de usted, creo que le da pleno sentido a esa expresión tan manida "con un par". Con respecto a si es arte, creo que podemos etiquetarlo perfectamente como "accionismo himalayés".

    ResponderEliminar
  5. En el Bagdad decían que había alguien, yo no lo he visto, que hacía cosas así, però sin filosofia ancestral apoyando -apollando, más bien- prácticas tan profundas.

    ResponderEliminar
  6. Don Gregorio después de visionar el video creo que simplemente es una forma primitiva de lo que en occidente llamamos "alargamiento de pene"

    ResponderEliminar
  7. Júlia: Sí, me han contado (yo tampoco he estado, y no es algo que me quite el sueño). A mí lo que me llama la atención es ese efebo columpiándose del badajo de la campana. A cada cultura, sus monaguillos.

    ResponderEliminar
  8. Martina: No sé si es exactamente alargamiento de pene o un batido de testes.

    ResponderEliminar
  9. Hay que ver lo que hacen algunos para impresionar a los amigos.

    ResponderEliminar
  10. No me he podido sustraer, Don Gregorio, no he podido :))))))

    ResponderEliminar

Una experiencia inédita

Cuando he salido a la Plaza de Cataluña estaba lloviendo. Un paquistaní que estaba al acecho, se me ha acercado a venderme o un paraguas o ...