domingo, 22 de julio de 2007

Historia mínima

Al "Petit Cafè" de la Plaza de Ocata

El “Petit cafè” se encuentra en el número 5 de la Plaza de Ocata, a pocos metros de mi casa, y de este ordenador que es (también) mi herramienta fundamental de trabajo. Arquitectónicamente no hay café más humilde que éste, pero tiene el más excelente café servido por los camareros más entrañables y una terraza perfecta en un rincón de la Plaza de Ocata. Al frente se encuentra la Calle Pintor Vila, que va a dar al mar, que es el horizonte remoto de la terraza.

La Plaza de Ocata nunca entrará a formar parte de las grandes maravillas del mundo, ni falta que le hace. Os aseguro que, cuando en las primeras mañanas de primavera el sol del Maresme cae como una bendición gratuita sobre esa plaza, filtrándose a través de las ramas de los plátanos, no hay mejor lugar para sentarse un rato a leer con parsimonia mientras se disfruta del aroma de un café, acompañando con su humeante lujuria una buena lectura. De hecho el Petit Café es mi biblioteca. Y el origen del nombre de este blog.

Permitidme el lujo de una hipérbole:

“Là, tout n'est qu'ordre et beauté,
Luxe, calme et volupté”

“Luxe, calme et volupté” de pueblo, nada exótica, pero no por ello menos entrañable. Por otra parte, ahora que lo pienso, tampoco Ocata está exenta de exotismo, ya que el origen de su nombre muy probablemente provenga de la diosa Écate, diosa lunar, como la forma de la bahía que va desde Premià hasta Montjuic y en cuyo centro se encuentra Montgat, es decir, el "Monte de Écate".

El 28 de julio, El Petit Café celebra sus primeros diez años de vida. ¡La de páginas que he leído en su terraza durante este tiempo! Son diez años de una historia mínima, pero entrañable, de la vida cotidiana de Ocata.

Esta mañana cuando el camarero nos ha comunicado a mi mujer y a mi, que estábamos leyendo la prensa de este domingo, la próxima celebración de este aniversario, nos hemos quedado un rato en silencio, sorprendidos por la voracidad del tiempo. Al levantarnos, mientras recogíamos las cosas, mi mujer ha dicho al tiempo que echaba una mirada a la terraza del Petit Cafè: “¡No da tiempo a disfrutar del tiempo!”.

14 comentarios:

  1. esa plaza, señor Luri, es un claro ejemplo de arquitectura inconsciente. Esa que sin querer disfruta del sol, de la sombra, de los dibujos de las hojas sobre el pavimento, y de una tranquilidad abrumadora.

    le envidio.

    la próxima vez que sufra de ataque de ñoñería, me iré a Ocata que la horchata estaba bien rica.

    ResponderEliminar
  2. Sr. Luri, usted que sabe, háblele a su señora esposa sobre Parménides y su Panta Rei...

    :D

    ResponderEliminar
  3. Celia, será usted siempre bien venida. ¡Faltaría más!

    ResponderEliminar
  4. Sr. Renton: Ha dejado a usted al pobre Heráclito temblado de rabia en su tumba. Le recomiendo que haga lo posible por reconciliarse con su espíritu, porque bien sabido es que tiene muy malas pulgas. No sé: pruebe de memorizar "El amor líquido" o alguna de las cosas del postheraclitiano Zygmunt Bauman.

    ResponderEliminar
  5. Luri:celebra el dia tomándote un zumo de fruta de la pasión a mi salud.Su señora siempre tan aguda.
    Sr Renton:la que verdaderamente sabe es la Sra L.

    ResponderEliminar
  6. Luri:
    pruebe de memorizar "El amor líquido" o alguna de las cosas del postheraclitiano Zygmunt Bauman

    Hecho.

    Y de paso me abro una herida y me aplico linimento por J*...

    ResponderEliminar
  7. Diez años ya. De repente, hará pues diez años, empezó a sonar el teléfono, una llamada tras otra: se interesaban por un auncio en La Clau, pedían un camarero, creo. "No, no, no es aquí". Hasta que me llamó la dueña del bar y responable del peñazo, me pidió que desviara las llamadas al número correcto, después de disculparse, muy amablemente. Como le dije que sí, que puestos a contestar mejor ser útil que inútil, quedé invitada a un café.

    Pero, vamos, hubiera dicho que fue ayer...

    ¡Que vivan Ocata y sus gentes!

    Lola

    ResponderEliminar
  8. Maga: Tratar a mi "agente provocador" de Sra Luri, con lo que tiene de (levísima, si quiere) subordinación, le va a costar a usted caro. Y, si no, al tiempo.

    ResponderEliminar
  9. Renton: No se me ponga usted así, al fin y al cabo usted es el inventor del "bloguismo" líquido. Lo digo por la fluidez de sus posts.

    ResponderEliminar
  10. Lola: Las afinidades electivas -por lo que parece- las maneja el azar. Y no lo hace mal del todo.

    ResponderEliminar
  11. Quién ha hablado de Sra Luri?Me ha decepcionado tanto!

    ResponderEliminar
  12. ¡Chapeau, Sra Maga! ¿Ve usted cómo no cuesta tanto ser cínica?

    ResponderEliminar
  13. De todo el post, la brillantez radica en esa observación de Pilar (¿quien se atrevería a llamarla señora Luri?) que cae como al desgaire, ni pintipirada para una reflexión proustiana, dicha al azar, que es como se decían las cosas para las novelas de don Marcel, que debiera haberse pasado por esa plaza aunque no existiera entonces el Café. ¿Cuanto le debemos al lugar los asistentes a este lugar imaginario que regentas, Luri? NO dejes de llevar nuestros fantasmas (por lo menos el mío) a la celebración del aniversario, ni de presentar mis respetos a su señora de usted...

    Cómo puede imaginar, en cuestiones de tiempo, mi bosque no cumple apenas segundos del minutero.

    ResponderEliminar
  14. Desconocía la plaza hasta el otro día. También el café y el hecho que cumpla tan solo 10 años, cuando a primera vista parecía haber surgido con la plaza. Doy fe que no es ajeno al ambiente de "luxe, calme et volupté" del lugar el hecho que Gregorio y Pilar se sienten regularmente, entre diarios y libros, saludando a transeúntes y recibiendo calurosamente a desconocidos (Ramon y T., ese día), en una de sus mesas, sospecho que siempre la misma.

    ResponderEliminar

Dignidad

En El Subjetivo