miércoles, 18 de julio de 2007

La servidumbre y el miedo

Ando, amigos, con poco tiempo libre. En primer lugar porque la rehabilitación de mis ligamentos dañados requiere de prótesis sorprendentes que me proporcionan descargas eléctricas, microondas, fríos polares y ejercicios varios. He comprobado, para mi sorpresa, que esto de la rehabilitación es, de manera muy mayoritaria, una pasión femenina. Al menos la proporción entre hombres y mujeres es algo así como de 9 a 1 a favor de las mujeres. Sin embargo los terapeutas son mayoritariamente hombres. Me limito a constatarlo. En segundo lugar la falta de tiempo se debe a la visita de unos amigos de Pamplona, que andan quejosos, heridos, frustrados y un poco levantiscos contra la realidad a causa del resultado de las negociaciones para la formación del gobierno navarro. Ya se sabe que en esto de la política a cada uno le pica en un lugar específico del alma, al que se suele llamar, un poco pomposamente, ideología.

Pero como no quiero abandonar este café, y estoy empeñado en que la bollería al menos sea del día, aquí aparezco con una frase del Cicerón que acabo de leer (“Las paradojas de los estoicos V.40):

An non est omnis metus servitus?

Es decir (y aquí también se admiten traducciones alternativas): “¿Acaso no es servidumbre todo miedo?

Y, por cierto: Bienvenidos sean los buenos traductores, por ser recreadores sin miedo.

16 comentarios:

  1. No tengo ni idea de latín o sea que con toda alegría me lanzo a la piscina que buena falta hace en estos días de calor.

    “Acaso no es todo miedo una servidumbre”

    Depende del miedo, a veces es una servidumbre y a veces un seguro, es uno de estos múltiples sensores de supervivencia de que gozamos que, como todos, si se desequilibran nos perjudican gravemente

    ResponderEliminar
  2. Don Gregorio... el miedo es el peor de los amos. Y yo que hoy he recuperado mi teclado (y por tanto parte de mi buen humor)... vengo a desearle (a usted antes que a nadie) que la recuperación de esos ligamentos sea sino mágica... pronta.

    Los ligamentos son muy latosos. Haga como que no existen... a veces funciona. Yo procuro ignorarlos todo lo que puedo ;)

    un beso :-)

    ResponderEliminar
  3. Creo que Peter Gabriel se muestra ciertamente optimista en una canción cuando assegura tener sus miedos sin que ellos le tengan a él. "I have my fears, but they do not have me". Si no es optimismo, quizá sea que los miedos no son demasiado graves y uno puede hacer como si no estuvieran allí y seguir como si nada...

    ResponderEliminar
  4. El miedo sobreviene en oleada
    inmóvil. De repente, aquí,
    se insinúa:
    las construcciones conocidas, las posibles

    consecuencias previstas (que no excluyen lo peor),
    todo el lento dominio de la inteligencia
    y sus alternativas decisiones, todo

    se ofusca en un instante.
    Y sólo queda la raíz,
    algo como una antena dolorosa
    caída no se sabe, palpitante.

    "El miedo sobreviene"
    Jaime Gil de Biedma

    ResponderEliminar
  5. Amigo Luri: he pasado de la broma sobre tu accidente a la preocupación. Preosupadon estoy. Cmo hombrte de más edad que tú, cierta, he sufrido de dolores a manos de tarapeutas. Eran fñeminas, con lo que el dolor, animado por la coquetería, era menor. Espero, seriamente, que te encuientres mejor. Un saludo a santa Pilar. Y un recuerdo a la traducción de Pound que situé en su post. Sigo pensando que entre "olvidar" y "perdonar" hay diferencias.
    Cruzaré los dedos por tu mejoría, que llevada por tu espléndido humor y magnífica bonhomía, me da seguridad. ¿Que sertía del futuro sin un Luri brillantemente en forme? Y lo escribo con tanta seguiridad como la misma que pongo en cualquier frase de mi querido Marco Turlio. Oh tiempos, o costumbres (mo5ral), oh verano...

    ResponderEliminar
  6. Cerillo: Pero sabes de sintaxis.

    LO que se le olvidó a Cicerón, pero sabían bien Séneca y Spinoza que en realidad somos siervos tanto del miedo como de la esperanza (metus et spes).

    ResponderEliminar
  7. Kasandra: YO quiero olvidarme de ellos, pero ellos no quieren olvidarse de mí. Pero lo cierto es que la rehabilitación va viento en popa. Gracias por sus deseos. Seguro que contribuyen a mi mejoría.

    ResponderEliminar
  8. Ferrancab: ¡Cuánto me gustaba Peter Gabriel cuando estaba con Génesis! ¡Bendito sea él que sabe tener miedos tan fáciles de embridar. Los míos son mucho más desabridos.

    ResponderEliminar
  9. Arrebatos:

    ... el miedo a la estampida,
    animal adelante, hacia delante, levantándose
    para caer aún, para rendirse
    al fin, de bruces, y entregar
    el alma,
    porque ya
    no pueden más con ella.

    Gil de Biedma

    ResponderEliminar
  10. Luis: ¡Qué hermosa e hubiera quedado esta frase: "¿Que sería del futuro sin un Luri brillantemente en forme?"

    con esta pequeña alteración: "¿Que sería del futuro sin un Luri brillantemente informe?" Tal cual Proteo.

    En cuestiones de salud el año no ha sido para tirar cohetes, pero no estoy dispuesto a darle al dolor la más mínima ventaja suplementaria. Su victoria se la tendrá que ganar duramente. ¡Faltaría más!

    La rehabilitación, en cualquier caso, va muy bien. Y eso es lo que cuenta.
    Gracias, Luis.

    ResponderEliminar
  11. ¿Acaso el miedo no es siempre servil?

    ResponderEliminar
  12. Tumbaito: el medo siempre, siempre, motiva lo servil. Marco Tlio es un ejemplo claro, expuesto en sus cartas a Ático, hasta un momento final de si vida, un momento trágico y a um tiempo lúcido, en que contariando aquienes le guardaba, expuso su cuello a la espàda, POr lo tanto, no siempre...

    ResponderEliminar
  13. Luri, además de mi error, en forme por en forma, siempre en este Café serás "en forma" e iforme en tu tablón de anuncios.

    ResponderEliminar
  14. Cicerón -como bien enseñan todos los señores luises riveras que en el mundo son- era un optimate.

    No creo que sólo quisiese decirnos que el miedo es una servidumbre -que lo es- sino que es propio de los apestados, de los siervos.

    Por eso propuse esa traducción.

    ResponderEliminar
  15. Tumbaito: bien visto. El gesto de la dignidad solo está al alcance de los que toman el camino de los honores. Después de todo él era un "hombre nuevo".

    ResponderEliminar

Z.

Me cuenta su viuda que en el transcurso de una revisión, a Z. le encontraron un pequeño carcinoma en un pulmón. Nada grave, en estos tiempo...