domingo, 24 de junio de 2007

Verbena de San Juan

Verbena de Sant Joan en la terraza (¡como debe ser!) de Oriol y Brigitte. Con una cocinera como Brigitte y una generosidad como la de Oriol, el éxito estaba garantizado. Pero no quiero andar contando chascarrillos de la verbena, sino hacer algo así como el temario de las discusiones y conversaciones de la noche, y que cada cuál nos juzgue como mejor le parezca.
Ahí van:

  1. Qué terraza magnífica. ¡Qué vistas!
  2. Pascua Granada es la fiesta de Pentecostés, la venida del Espíritu Santo.
  3. El cráneo de su abuelo que alguien tiene en casa (y que por lo visto es cosa de enorme ilegalidad). De la cripta de los capuchinos de Palermo y la cadaverina.
  4. De qué bueno está todo.
  5. De la extraña muerte de Le Courbusier. Y de las maravillosas obras de ciertos arquitectos de los que yo oía hablar por primera vez.
  6. Si tiene o no tiene morbo un viaje a Mongolia.
  7. De accidentes laborales de los cámaras de cine porno.
  8. De viajes futuros y pasados.
  9. De Tony Ronald, de los Brincos, de los Sirex, de Eva María que se fue, de los Bravos, de los Canarios y su “extracto de pollo en lata”.
  10. De cómo Raphael atentó contra nuestra salud mental y nuestra identidad con su “Yo soy aquel”.
  11. De cuando en los 70 los Mustang hacían música progresiva-psicodélica-conceptual con su “Mustang. Reino Prohibido Del Himalaya” (partes I y II), donde pasaron de copiar “El submarino amarillo” a recitar las teorías cosmogónicas de Hörbiger.
  12. De El café de Ocata.
  13. De “no bebas más, que tienes que conducir”.
  14. De A.C. que dormía junto a una momia peruana. La puso en su dormitorio porque era el lugar más adecuado de su casa, y estaba, justo, a la altura de la cama.
  15. De que bueno está todo. Y la de la cantidad de coca que va a sobrar. Y de que no hay manera de servirse cerveza de barril sin que el 90% sea espuma.
  16. De hijos, de madres, de abuelos y abuelas.
  17. De lo imprescindible que es comenzar a tirar nuestra memoria material, sin complacencias: Libros que nunca volveremos a leer, por ejemplo. ¿A qué se debe el fetichismo del libro?
  18. De quedarse encerrado en el interior de un museo (dos casos conocidos).
  19. De Kasandra.
  20. De cuando el periodista José María Íñigo, responsable del debut televisivo de El Fary en 1980, hizo una crítica de Led Zeppelin con estas palabras: “Abandonan la estética para hundirse en lo real”
  21. De un inmediato viaje a Alicante y de otro mediato a Valencia.
  22. De las altísimas posibilidades existentes de que Pedro Azara sea de la CIA , o al menos, un aliado de las fuerzas caóticas del universo.
  23. Del miedo que pasamos mientras Brigitte nos lanzaba infernales máquinas incendiarias de recorrido errático sobre nuestras cabezas. De lo previsor que es Oriol tirando cohetes. De las risas gratuitas y magníficas.
  24. De lo bueno que está esto… ¿pero qué será?
  25. De las Spice Girls, de Mujeres desesperadas, de otros programas televisivos innombrables.
  26. De una futura sardinada en la playa de Ocata.
  27. Y de tantas y tantas cosas de las que ahora no me acuerdo, pero que con ayuda de los presentes estoy dispuestos a completar.

Un abrazo a todos.

16 comentarios:

  1. Juraría haber estado ahí, pero no es así y bien que lo siento. MI Sant Joan fué nada, anochecer en el jardín hasta que llegó el frío. Pero juraría haber estado allí, en el pasado o tal vez en próximo año, pero yo ahí, ya he estado. Y sobró coca.

    Por cierto que en junio del año pasado escribí una semblanza de Sant Joan a lo largo de la vida. Te envío el enlace, claro que puedes ir, no ir, mentir, cuanto se te antoje.


    http://enelbosque.blogspot.com/2006_06_01_archive.html

    ResponderEliminar
  2. Luis: Voy a hacerte una visita al año pasado.

    ResponderEliminar
  3. ¡De Kasandra! Y con ternura, evidentemente.

    ResponderEliminar
  4. Lo que me gusta más -por contraste con la fiesta- es el componente tertuliano con ribetes macabros. Una vez escribí en el blog -fue el último en blocat- sobre Carolina Coronado que guardaba en casa -era una casa grande- las momias familiares. No he estado en Palermo, solo vi el convento en una pel·lícula sobre mafiosos muy interesante, basada en un relato de Sciacia, por cierto dicen que hay muertos que parecen vivos gracias a una técnica que alguien se llevó a la tumba.

    ResponderEliminar
  5. Si vienes por Valencia da un toque y te invito a un café en el puerto de la Copa América, y te enseño el sentido de la vida al final de las piernas de las mujeres.

    (el final es el suelo, mal pensao)

    ResponderEliminar
  6. ¡Lo que da de sí la Noche de San Joan¡
    Don Gregorio: con su relato paréceme estar oyendo y viendo todo lo que describe...
    Este año no podía faltar a la cita con San Joan en Cataluña porque tenía cosas importantes que pedir y en Cataluña esa noche tiene otro sabor... otra magia. Allí estuve.
    Playa, hoguera, deseos escritos en un papel que luego se quema, saltar la hoguera. Petardos silbando en la oreja y el miedo de que alguno cayera donde no debiera, fuegos artificiales... cantos, la luna creciente envuelta en el misterio de las nubes, baño nocturno en el mar...sobre todo alegría en todos y para todos. ¡¡Muy bella noche¡¡

    ResponderEliminar
  7. Luis: Carrer Clos de Sant Francesc. ¿Te suena?

    ResponderEliminar
  8. Don Ignacio: Si se cumplen los planes, le aseguro que le llamo. Lo de mal pensado le aseguro que no lo entiendo.
    Un sabio decía que el universo masculino se divide en dos grupos. Uno es el de los que sólo piensan en el sexo. Y el otro el de que nadie sabe en qué coño pueden pensar.

    ResponderEliminar
  9. Júlia: Estábamos mi mujer y y en Palermo y no sé por qué razón aquella mañana estábamos enfadados.
    - ¿A dónde quieres que vayamos hoy? -le pregunté.
    - ¡A donde quieras! -me contestó ella.
    Así que sin decirle nada, la llevé a la cripta de los capuchinos. Estábamos solos y te aseguro que no es e mejor lugar del mundo ara pasear solos. Pero ambos resistimos estoicamente nuestros respectivos enfados, hasta el final.
    Son las cosas del amor.

    ResponderEliminar
  10. Neelam: Efectivamente, es una noche mágica. Y hay como una atmósfera de magia y bondad general en el aire que resulta contagiosa.

    ResponderEliminar
  11. uff la cripta de los capuchinos ..llena de cadaveres es tan tetrica ....no es un buen lugar para reconciliaciones :) A veces el ambiente lo es todo , quizas al atardecer entre ruinas doricas en esa misma isla ....

    ResponderEliminar
  12. Pues yo fui a una fiesta de gáyeres independentista de extrema izquierda con gente alrededor y mi amigo Humberto.

    Humberto arreglo la noche con su insuperable amenidad y portentosa inteligencia.

    En nuestra maldad más absoluta no pudimos dejar de descojonarnos de cuán gilipollas puede ser un barcelonés sin saberlo.

    ResponderEliminar
  13. No., Clos de San Francesc? No me suena. Por?

    ResponderEliminar
  14. Luis: Para situarte el lugar de la Bervena; entre Elisenda de Montcada y Vía Augusta. No tiene más importancia.

    ResponderEliminar

El amparo de las sombras

Reseña en Libros de Cíbola