viernes, 15 de junio de 2007

Stanley Rosen

“Si los argumentos deductivos son nobles y viles, entonces no hay ninguna posibilidad de demostrar con ellos por una vía no circular la superioridad racional de un paradigma de nobleza frente a otros. Si, en cambio, estos argumentos no son ni nobles ni viles, entonces no tienen ninguna relación con nuestras percepciones de la nobleza y de la vileza.

De este dilema no se sigue que no tengamos percepciones de la nobleza, ni tampoco que no hayamos de hacer uso de argumentos para defender nuestras percepciones. Simplemente presento este argumento en defensa de mis percepciones. Pero en ningún momento me hago la ilusión de que estos argumentos, u otros de una ingenuidad técnica aún más grandes, puedan lograr transformar mi percepción en teoremas lógicos. Ni tampoco deseo este resultado, porque comportaría la destrucción y no la confirmación de mes percepciones”

Stanley Rosen, “Una proposta modesta de repensar la Il·lustració”, en Filosofia fundadora. Estudis per a una metafísica del present, B.d’E, 2007, pp 92-3.

Stanley Rosen es uno –si no el mayor- de los grandes pensadores norteamericanos vivos. Quienes conocemos a Xavier Ibáñez tenemos la suerte de poder seguir de cerca su esfuerzo para difundir en catalán la obra de este discípulo de Strauss (y, en tanto que tal, parricida filosófico cabal). Tras editar "Hermenèutica i Platonisme" nos ofrece ahora, junto a Josep Montserrat, este magnífico conjunto de ensayos al que han puesto el título de “Filosofia fundadora” (las dos obras han sido publicadas por Barcelonesa d'Edicions). Se los aconsejo a quienes estén preocupados por hallar una salida a la crisis de la postmodernidad y se atrevan a creer que hay filosofía más allá del Atlántico. El objetivo básico de Rosen es salvar la dignidad de lo que Husserl llamaba “el mundo de la vida”. En tanto que este mundo es lo “primero para nosotros”, es el punto de partida ineludible hacia lo “primero en sí”. La distancia entre lo primero para nosotros y lo primero en sí es la que existe entre la mirada natural y la mirada filosófica al mundo de la vida.

4 comentarios:

  1. Estaba yo navegando, un enlace me llevaba a otro...primero estaba buscando la web del programa de radio de Pablo Motos, "No Somos Nadie" y de los tropocientos enlaces que me ha mostrado el Google he ido a parar asi por mera curiosidad a este Café de Ocata y me he dicho... ostras, Ocata está al lao de mi casa, a ver que es... y mira tu por donde me encuentro con un blog de mi profe de filosofia favorito (el único que he tenido pero el favorito igualmente). Que tal Goyo? Quizá no me recuerdes (los alumnos tenemos esa creencia en que como los profes veis tantas caras quizá no recordeis una concreta, pero la fe mueve montañas). Me acuerdo un dia, en el Thalassa, bachillerato, que teniamos examen de lógica contigo... yo eso de la lógica no lo entendía y cinco minutos antes del examen fui a la desesperada a preguntarte sobre no se que razonamiento o no se que premisa y en un plis plas entendí todo el temario de golpe y sopetón, como si alguien hubiera abierto mi cerebro y me hubiera apretado tuercas que hacian que no funcionara la lógica matemática en mi entender el mundo. Saqué un 8. Gracias. Me siento muy feliz de verte tan prolífico, virtualmente hablando y de ver que sigues siendo nuestro Goyo, eres de esos profes que uno recuerda siempre, aunque tu eso ya debes saberlo, pues no era la modestia un rasgo que te caracterizara...jajaja. Recuerdo también que un dia te dejaste el reloj encima de la mesa del profe al terminar la clase y yo lo vi. Me dige: si lo dejo aquí se lo mangarán y si se lo devuelvo quedaré como un pelota... Y era un reloj bueno, de esos de marca...Al final me dio igual el qué dirán, por que te apreciaba y fui a la sala de profes y te lo devolví. Tu a cambio me digiste medio en broma que me subirías la nota en Filo un puntito al final de la evaluación. No lo hiciste, pero estoy seguro que aun y no tener las matemáticas aprobadas en bachillerato tu fuiste el artífice, o parte, de que el consejo de evaluación me aprobara el bachillerato... Gracias a eso me saqué una carrera un tanto aburrida pero que me da para vivir bién, Biblioteconomia i Documentación. Siempre me gusta pensar que fue gracias a ese reloj. Tu, el senyor Escaramís y el Palacín de Economía habeis sido uno de mis puntos de referencia en la vida y habeis dicho cosas que han funcionado como mantras y me han orientado en momentos decisivos. Recuerdo que un dia en clase nos digiste: para mañana quiero que me demostreis que estais vivos... aun a dia de hoy me pregunto como se hace eso (Que es Mátrix?).

    Un saludo muy afectuoso. Joan

    P.D: Me gustaria mucho que me respondieras engarri@hotmail.com

    ResponderEliminar
  2. Gregorio,si algun dia ves a Xavi o a Josep dales un abrazo muy fuerte de mi parte, son de la mejor gente que he conocido. Sobre Rosen tampoco podría hablar mal, tuve la suerte de tratarle bastante cuando vino a Barcelona y fue un tiempo bien aprovechado. De hecho, tengo una cierta querencia a empezar mis cursos de filosofia con su definición de la misma: "una tierra de nadie entre la matemàtica y la poesia". Lamentablemente uno de los descubrimientos amargos de estos años es que en Londres, Rosen es un perfecto desconocido, mucho mas que en Barcelona

    ResponderEliminar
  3. Joan: He estado a punto de borrar este discurso. Te contesto por mail. Y que quede constancia pública de dos cosas:
    1. Nunca he tenido un reloj de los buenos.
    2. Un alumno que considera que devolverle un reloj al profe es hacerle la pelota debería haber sido expulsado inmeditamente del centro. Por cierto: ¿Me lo devolvió? Ahora estoy dudando...

    ResponderEliminar
  4. Jordi: Aunque no los vea con frecuencia, inevitablemente nuestros caminos se cruzan varias veces al año. Cumpliré encantado tu encargo.

    El libro de Rosen es magnífico. Han hecho una magnífica selección de textos y está muy bien traducido. La presentación diría que es polémica, pero así tiene que ser. Mientras Rosen es un filósofo cada vez más respetado en los USA en Europa, es cierto, es casi completamente ignorado. No por falta de méritos. Pero podríamos decir esto de varios otros filósofos. La definición de filosofía es la huella clara de su straussianismo: "una tierra de nadie entre la matemática y la poesía". De hecho tras acabar el libro de Rosen he retomado un libro de Strauss fundamental, su "Sócrates y Aristófanes".

    ResponderEliminar

Días de lluvia

Días de lluvia caprichosa. Unas veces, sorda y monótona; otras, violenta, con fuertes ráfagas de viento, que ha llenado las aceras de hojas...