domingo, 3 de junio de 2007

Sobre el estilo

Vía: Belkina

Gottfried Benn: “El estilo es superior a la verdad, lleva en sí la prueba de la existencia

Conde de Buffon: “Las obras bien escritas serán las únicas que pasarán a la posteridad: la cantidad de conocimientos, la singularidad de los hechos, incluso la novedad de los descubrimientos, no garantizan la inmortalidad. Si las obras que los contienen están escritas sin gusto, sin nobleza y sin genio, se olvidarán. Todas esas cosas son extrañas al hombre, pero el estilo es el hombre mismo (“le style c’est l’homme même" (Discours sur le style, 1753)

Emil Cioran: “Sólo se pueden traducir los autores sin estilo. De ahí el éxito de los mediocres, que pasan fácilmente a no importa qué lengua”.

El término «estilo» procede del latín «stilus», que designaba el punzón para escribir (de ahí su familiaridad con « estilete »). Y, efectivamente, el estilo, en literatura, es la manera de imprimir la palabra propia en el lenguaje común. Evidentemente esto se puede generalizar a todas las manifestaciones de lo humano: por ejemplo a la manera de imprimir la propia biografía. El estilo es la marca del sujeto. Claro que en los tiempos modernos de la determinación del propio estilo se encargan los grandes almacenes y la televisión. Tener estilo se ha convertido en una trivialidad. Tanto es así que en castellano existe el curioso verbo “estilarse”, que en sí mismo es un oxímoron, que significa “generalizarse”, es decir, adoptar un estilo para enmascarar la falta de estilo.

Lo cantaba María Dolores Pradera:

No se estila, ya sé que no se estila,
que te pongas para cenar
jazmines en el ojal…


En estas estamos. No le faltaba razón a Jules Renard cuandod efinía el estilo como el olvido de todos los estilos.

11 comentarios:

  1. En el mundo abrumador de la imagen el estilo se ha convertido en atrezzo social y personal. Siempre ocurre lo mismo, los que no tienen un estilo con referencias porque no lo necesitan y se sienten cómodos consigo mismo acaban generando estilos imitables. Todos percibimos aquellos modelos con gancho. Son los que perduran y dejan huella. Luego se transforman en lo más intrascendente y banal en manos de sus clónicos y fantasmales ecos.
    Igual la fórmula buena está en no hacerse trampas, en ser honesto consigo mismo, lo que en cualquier caso no resulta nada fácil ni garantiza por supuesto, el genio.

    ResponderEliminar
  2. Cerillo en esta sociedad se proyecta por desgracia nuestra manera de vestir en la primera herramieta para que se fijen en nosotros. Como un disfraz para esconder lo que realmente nos cuesta mostrar.

    ResponderEliminar
  3. Si para levitar hay que ir con ese estilo ¡Prefiero tener los pies en la tierra¡
    En el ojal no sé yo... pero los jazmines y los aromas que desprenden las viznagas emanan fragancias eternas. Así que me quedo con esta definición:
    Estilo: columna pequeña, hueca o esponjosa, existente en la mayoría de las flores, que arranca del ovario y sostiene el estigma.

    ResponderEliminar
  4. Ya no se estila tener estilo propio, para regocijo de don Amancio Ortega.
    Lo que no tengo muy claro respecto al estilo, ya sea en el vestir, escribir, crear en general, es si se tiene o hay que buscarlo.

    ResponderEliminar
  5. Estoy contigo, Cerillo, hay quien lleva lo que es con naturalidad, y crea estilo, mientras que hay quien va de mascarón de proa de sí mismo, y sólo llama la atención.

    ResponderEliminar
  6. Martina: ¿No te parece que lo primero que proyectamos es la manera como llevamos nuestra manera de vestir?

    ResponderEliminar
  7. Arrebatos: Tu blog tiene estilo, sin duda.

    ResponderEliminar
  8. A ver si va a resultar ahora que el destino no es el carácter, sino el estilo... ¿Es cierto aquello de que el mejor estilo es el que no se nota?
    ¿Caben aplicaciones de ese principio al banco de pruebas del fútbol -tan universal- o ahí no se cumple la ley?

    ResponderEliminar
  9. Gracias don Gregorio, pero me temo que soy demasiado estilista en el peor sentido de la palabra e incluso hace años "snob" para ser estilita. ¡¡Aunque bién mirado... puede que lleve razón¡ Igual quiero ser Santa Teresa de Calcuta y no me doy cuenta¡

    ResponderEliminar
  10. Esta ser una de mis chanson de pequeña, Don Gregorio :)

    Pero mi prefe es la de si te cuentan que me vieron muy borracha...

    Besos

    ResponderEliminar

Una experiencia inédita

Cuando he salido a la Plaza de Cataluña estaba lloviendo. Un paquistaní que estaba al acecho, se me ha acercado a venderme o un paraguas o ...