sábado, 2 de junio de 2007

La insoportable levedad de los tríos

El 6 de agosto de 2006 decía en El café de Ocata que para muchos europeos la propuesta neoconservadora de exportar la democracia es, sencillamente aberrante. "Me imagino -añadía- que quienes defienden esto lo hacen de buena fe y en modo alguno son partidarios de un retorno puro y duro a la geoestrategia a lo Kissinger, es decir, a la exportación americana de dictaduras".

Hoy veo con agrado que Enric Juliana en La Vanguardia casi dice lo evidente.

En tiempos del doctor Henry Kissinger, José Luis Rodríguez Zapatero no hubiese retirado las tropas españolas de Irak ni después de una noche de farra en el casco viejo de León, donde la cecina es generosa y el whisky se bebe en vaso largo. León, de noche, tiene su punto. En tiempos de Breznev, no retiraba Zapatero de Iraq ni a la cabra de la Legión aunque Pablo Iglesias se lo pidiese en sueños. En aquella era glacial de la doctrina de la contención, quedarse sentado ante el paso de la bandera estadounidense en un desfile militar se podía pagar caro.

Lo que le falta decir a Enric Juliana, para decir lo evidente, es que si ZP pudo sacar impunemente las tropas españolas de Irak fue porque quienes regían los hilos de la política exterior norteamericana eran los neoconservadores, tan malos ellos. ¿Qué es exactamente lo que le pedimos a la política exterior norteamericana, geoestrategia, neoconservadurismo o aislacionismo?

Hay que pararse a pensar despacio lo que está pasando. Si bien es cierto que de la famosa foto de las Azores pronto ya no quedará en ejercicio ninguno de sus protagonistas, no es menos cierto que del famoso trío opositor europeo, formado por Chirac, Schröder y ZP, ya no queda en ejercicio más que ZP.

Si en algo insistió Leo Strauss es que el político es incapaz de dominar el azar. Más aún, el político nunca es completamente dueño de los efectos de sus intenciones (buenas, malas, ingenuas o maquiavélicas). Y, sin embargo, en una democracia, sólo él es responsable. Por eso quien quiera dedicarse a la política ha de estar bien curtido en el duro arte de sobrellevar dignamente la decepción.

15 comentarios:

  1. ¿Exportar la democracia?
    Anoche, oyendo a Condoleeza hablar de 'democracia' para Cuba, sólo pude pensar en Guantánamo, en Irak, en Líbano... Ya vemos, ya, lo que deja esta exportación.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Y sin embargo, Luri, la evidencia convierte al atlantismo en un ejercicio de masoquismo personal.

    Guantánamo puede ser una aberración legal frente la que se puede apekar legalmente, Cuba una tiranía sin otra apelación posible que la esperanza en la muerte del dictador.

    Irak se ha convertido en un frente del ataque de un pensamiento islámico radical, dispuesto a pasar a la acción y hacer al primer mundo la vida imposible.

    Líbano es más o menos lo mismo. Pero fijémonos en ese más o menos que, mientras en israel se discute y polemiza con la actuación del primer ministro en la última guerra (duramente criticado en la prensa diaria israelé), en Siria un plebiscito acaba de confirmar al hijo del dictador que fué a su vez sucesor de otro dictador. Y mientras la legislación internacional piensa en abrir un proceso por el asesinato de Hariri, Siria, directamente implicada dice que de eso nada. Y el ejército libanés bloquea un campo de refugiados donde hay una gente armada que se llaman a si mismo la Yihad de Al Qaeda, y que no un trozo de Hezbollah, que está en el gobierno qye teóricamente envía las tropas regulares.

    Tal vez debiéamos hacer una macroencuesta, con una sola pregunta de respuesta libre y fíjate, Luri, que no entro en sutilezas neocon...

    Pregunta: Conteste en cinco líneas porque son malos los americanos USA.

    Tal vez, recogiendo varios miles de respuestas podríamos entender cual es la causa de ese empecinamiento y ceder ante él.

    ResponderEliminar
  3. Claudio.

    Europa canta un tango (Cuesta abajo):

    "La vergüenza de haber sido
    y el dolor de ya no ser"

    ResponderEliminar
  4. Lo malo del neoconservadurismo no es la maldad de los personajillos que lo militan sino su profunda y absoluta incompetencia, una ingenuidad a prueba de armas atómicas y una incapacidad total para hacer frente a las consecuencias de sus actos-aberrantes. Reagan con sus payasadas, lo hizo infinitamente mejor que cualquiera de esos mindundis.

    ResponderEliminar
  5. Yo soy más práctico. Espero que esos "mindundis" saquen de una vez al mercado el bio-diesel.

    A ver qué hace Venezuela y a ver qué hace Iraq y a ver qué hace Arabia Saudí.

    ResponderEliminar
  6. Simplificar las cuestiones políticas y sociales en un cuento de buenos y malos es un deporte muy practicado, supongo que por pereza o porque vivir entre tópicos resulta más cómodo. Sobre el azar, efectivament, tiene un gran peso en todas las cosas,grandes o pequeñas, incluso en aquellas que parecen más premeditadas. Después se buscan explicaciones y 'causas', pero 'antes de' nadie sabía qué iba a pasar y cualquier pequeña circunstancia puede cambiar la gran historia -y la pequeña-.

    ResponderEliminar
  7. Gabriela: Abrazos, quizás nos veamos en los toros. ¿Es cierto que vas a ir a ver a José Tomás?

    ResponderEliminar
  8. Luis: Ya sabes que hace tiempo que sólo hago me adhiero a causas imperfectas. Son las únicas humanas.

    ResponderEliminar
  9. Berberecho: Reagan es el auténtico héroe de todos los neoconservadores.

    ResponderEliminar
  10. Tumbaíto: Nos divertiremos. El futuro, por definición es indefinido.

    ResponderEliminar
  11. Júlia: Simplificar tranquiliza. Ayuda a reducir la complejidad a fórmulas.

    ResponderEliminar
  12. Sí, Gregorio. Quería estar abajo pero fui el meritito día de autos en que salieron a la venta a las 11 y un minuto y tuve que coger grada. en el 3. Casi me quedo sin entradas ¡Ya estaba todo vendido!
    Antes te mandaré un correo y nos vemos y nos bebemos unos vinitos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si es viernes, toca Tocqueville