sábado, 23 de junio de 2007

Postales filosóficas: La realidad


Decía Pla, que de esto sabía, que ante la realidad siempre se está en primera línea. Pero no las tengo todas conmigo... A veces me parece que la realidad no se sostiene por sí misma, que hay que acudir a mantenerla en pie y a impedir que se desmorone reforzándole los cimientos con lo que menos parece ser ella: con las palabras.

9 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo con Pla. La realidad no atiende a razones. Es aquello que nos golpea en las narices cuando menos lo esperamos o deseamos.
    Si acaso, las palabras nos sirven a nosotros para sostenernos ante la realidad.

    ResponderEliminar
  2. Te dejo un buen trozo de coca de Sant Joan y de realidad (particular) en mi blog. No tardes en pasarte, que està recién hecha. Gracias a ti por el artículo, Gregorio.

    http://lapedraalatordera.blogspot.com/2007/06/trons-i-piules.html

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. La realidad es tan poco clara como la irrealidad y, efectivamente, necesita de las palabras para sostenerse.

    ResponderEliminar
  4. Cuando en la realidad entran las palabras, como si fueran un apéndice de ell, entonces es irrealidad. La realidad es la que vemos por la mañana en el espejo del baño, o la sombra que nos acompaña a lo largo del día, o los sucesos lejanos que sabemos que pasan aunque no vengan en los periódicos. Es la espesura que nos rodea y de la que no atinamos a salir. Las palabras son el auxilio necesario para explicárnosla.

    ResponderEliminar
  5. Voy a discrepar de Don Luis Rivera: ¿es realidad lo que ven las anoréxicas todas las mañanas en el espejo? De todas formas el consuelo ante cualquier realidad enferma o no, no tiene por qué tener palabras, tiene sentimientos y un como vayan asentandose estos en los pilares del alma... ¿se es capaz de sonreír o llorar frente a cualquier realidad? Sin embargo la irrealidad, la inmensa irrealidad...

    ResponderEliminar
  6. Pero Kasandra, querida amiga, la realidad es lo que se ve y que se siente sin porejuicio de que estadísticamente un grupo superior vea el presente de otra manera. La anoréxica ve la realidad, porquer a fin de cuentas la realidad es lo que se ve. Víctimas somos de la realidad, y no se puede esperar a que venga un consenso para describirla y actuar en consecuencia. Otra cosa es errar...

    La realidad no es la visión histórica, cuando sucede, sino la miopía frente a los hechos.

    ResponderEliminar
  7. Pero eso ya son sólo palabras de su discurso acerca de la virtual realidad. La realidad es sólo que la anoréxica morira y no precisamente de vieja como usted... o puede que yo... La realidad es el aire, que ya lo dijo el poeta, es lo profundo... y no se ve.

    ResponderEliminar
  8. Kasandra, medio país que que los socialistas nos llevan al fracaso más absoluto y que el presidente del Gobierno es un especimen inútil.

    El otro medio considera que el partido de la oposición se dedica a sabotear toda posibilidad de convivencia por motivos electorales y que por lo tanto son despreciables.

    Parte de los dos medios anteriores pasan olímpicamente de todo.

    ¿Cual es la realidad? ¿Cual ves tú? ¿Cual veo yo? Y si coincidimos, ¿coincidimos con luri, o con arrebatos?

    Si la realidad fuera tangible todo sería sencillo, pero eso que llamamos realidad y que creemos que "es" de una sola manera, lo es a la manera de cada cual.

    Y quede claro que no hablo de relativismo, sino de la difultad de no errar, si es que el errar es posible en algo tan etéreo como la realidad.

    Por la mañana en el espejo, el estado de ánimo nos da la realidad de nuestro empuje o de nuestra decadencia. Pero es por un lado el reflejo y por otro una impresión.

    ResponderEliminar
  9. El problema de que la realidad esté en primera línea es que nosotros a veces no.

    ResponderEliminar

Z.

Me cuenta su viuda que en el transcurso de una revisión, a Z. le encontraron un pequeño carcinoma en un pulmón. Nada grave, en estos tiempo...