viernes, 15 de junio de 2007

Cuando a Bush le robaron el reloj


Atentos a 3:12.

Recuerdo una cena en septiembre del 2000 en la ciudad búlgara de Yambol. En mi mesa había búlgaros y rumanos (de hecho un rumano llamado Guastavo Adolfo Loria, nacido en Costa Rica, que había pedido en su tiempo asilo político en la URSS y en ese momento ejercía de especialista en lenguas paleobalcánicas). Los búlgaros reconocían que estaban atravesando una situación económica desastrosa, pero se consolaban pensando que los rumanos estaban aún peor. A su vez el rumano reconocía que estaban peor que los búlgaros, pero considerablemente mejor que los albaneses. En esto estaban todos de acuerdo: ser albanés era lo peor, porque no se podían consolar mirando para atrás.

1 comentario:

  1. Será por eso que el leit motiv de Bush en este viaje último, en aquella zona, ha sido "la independencia de Kosovo"...

    ResponderEliminar

Dos cosas

La primera, la nueva entrega del Locutori. La segunda, esto de hoy mismo de Fernando Savater en su columna de El País, "Conservador&quo...