lunes, 25 de junio de 2007

El cine sólo se descubre una vez

Vengo del cine de reñir con Takeshi Kitano. No me ha gustado nada su última película en la que supuestamente se parodia a sí mismo. A mi me gustaba Kitano. Sentía debilidad por su romanticismo de afilador de cuchillos de carnicero y su lirismo de cirujano destralero. Me había enganchado a sus historias, a su cara, a sus tics, a sus gestos, a sus silencios, a su laconismo e incluso a su manera de tratar a las mujeres. A su lado Harry el Sucio parecía un boy scout. Así que he ido hoy con toda la ilusión a ver su «Takeshi´s» y me ha pasado lo peor que me podía pasar: me he aburrido. Si de verdad pretendía reírse de sí mismo, lo ha hecho con muy poca gracia. Y si lo que quería era decirnos que ya está cansado de ser lo que representa, el silencio hubiera sido una buena alternativa.

De vuelta a casa pensaba que hace mucho, mucho que el cine no me deja boquiabierto. Es cierto que veo películas interesantes de vez en cuando y algunas de ellas me parecen muy buenas. Pero la magia del cine, esa mezcla de la inmediatez de la aventura y de la inminencia del descubrimiento que se apropiaba de mi de arriba abajo y me sumergía en la acción hasta dejarme sin aire, hace mucho tiempo que dejé de sentirla.

Me imagino que eso es hacerse viejo. Cuando uno comienza a intelectualizar el cine es que hay demasiada distancia entre su butaca y la pantalla. Y eso es, sobre todo, triste. Me he puesto a mirar atrás de cuando el cine era lujuria y pecado y he recordado la danza de la Saraghina del "" de Fellini, con la música de Nino Rota. La sigo viendo con la boca abierta. ¡Dios mío, qué escena!


32 comentarios:

  1. ¡Colosal, don Gregorio, Colosal! :)
    - aunque me imagino que esta dama poco tuvo en común con Lais de Corinto... acabaron haciéndolo por el mismo money-

    Buenas noches ;)

    ResponderEliminar
  2. No conocía la escena ... me ha provocado ternura, ya se, ya se que no lo pretendía Fellini, pero tiene mucho de ingenuidad y me encanta.

    El sello de autor no miente desde que suben los pechos de Saraghina antes que su persona.

    ResponderEliminar
  3. Todavía me sorprendo a mí misma advirtiendo a un personaje:no lo hagas!,demasiado tarde´,cállate!...de las 12 veces que he visto "Azul" SIEMPRE ME CONMUEVE alguna lágrima azul nueva.

    ResponderEliminar
  4. fellini y su mundo ...palabras mayores :) ultimamente alimenta mucho usted a mi mitomana

    ResponderEliminar
  5. Fellini puro. A mi también me pasa, con el cine, incluso con las novelas, pero, ha cambiado tanto todo! Cuando se tenía que ir a Francia a ver 'La guerre est finie', 'La caída de los dioses', o cosas mucho más frívolas, qué tiempos!

    ResponderEliminar
  6. ¿Os pasa también con las novelas? A mí también. Aquellas tardes interminables engullendo novelas de "lladres i serenos". Es terrible, una catástrofe. ¿No venden alguna prótesis para paliar la atrofia de ese sentido?

    Lola

    ResponderEliminar
  7. Como no les voy a tener manía si en mis gustos escolares se me entrometió la iglesia con sus censuras monjiles y sus calificaciones morales mucho mas allá de lo deseable. Se escapó de la censura unas terroríficos cintas de asesinatos de niños para que quedaran claro los peligros del mundo exterior.
    La emoción pues venía del séptimo de caballería y cuando lo del acné las pelis 3R si mal no recuerdo y aquí mismo quiero homenajear al cine negro, .Eddie Constantine el primero.

    ResponderEliminar
  8. Kasandra: Buenos días. Efectivamente, colosal.

    ResponderEliminar
  9. Castadiva: Es una escena que se puede ver mil veces seguidas y siempre te deja boquiabierto. Ese niño, por ejemplo, que se pega tortazos mientras Saraghina se contonea, no tiene precio.

    ResponderEliminar
  10. Maga: No conozco nadie como usted, capaz de levitar por una mirada en la pantalla. Pero ya sabe mi teoría: usted se escapó de una película y está intentando volver a ella.

    ResponderEliminar
  11. Peggy: En su momento me entusiasmó todo Fellini, ahora aprecio especialmente, y cada vez más, sus primeras películas en blanco y negro.

    ResponderEliminar
  12. Júlia, Lola: Os lo confieso, he dejado de leer novelas. Sigo fiel a cierta poesía y únicamente el ensayo me sigue administrando emociones fuertes. Ya veis, la caducidad absoluta.

    ResponderEliminar
  13. Cerillo: Pero reconoce la genialidad de esa persecución eclesial del pecador adolescente...

    ResponderEliminar
  14. Curioso: todo damas después de mí y hasta Cerillo...

    ResponderEliminar
  15. Por cierto, ¿se puede saber en concreto qué poesía, don Gregorio?
    Eso ya no es curiosidad, es vivo interés...

    ResponderEliminar
  16. Don Gregorio, a usted le pasa como a Norma Desmond, ya sabe:

    “I am big! It’s the pictures that got small.” — Norma Desmond (Gloria Swanson), Sunset Boulevard (1950).

    ResponderEliminar
  17. Ay, Kasandra, qué preguntas me hace usted...
    Pero le contesto, con sinceridad, que la poesía es, como el paisaje o la verdad, un estado del alma. En ciertas condiciones hasta la guía telefónica puede estar cargada de lirismo. Y si no se da ese estado anímico, es absurdo acudir a los poetas, en ellos sólo se encontrarán palabras.

    ResponderEliminar
  18. Viendo estas imágenes portentosas, inocentes... me sacuden recuerdos de infancia y adolescencia, a la vez... la moralina de aquellos años. mis ojos asombrados al descubrir lo erótico...Y a la vez... ¡me pongo corrosiva¡ ¿Es este el MAL del que hablan los clérigos con la asignatura Educación para la Ciudadanía? Pues... ¡Viva Fellini su ocho y medio, Las Noches de Cabiria y todo lo demás¡¡
    Y a la vez... se me hace agua el alma, se me funde en olas azules al sentir lo que es la poesía cuando el paisaje interior es mirado con dulzura y con ternura.
    ¡Bendito día don Gregorio,somos jóvenes¡

    ResponderEliminar
  19. No voy al cine, ha perdido la magia de la butaca, del susurro del espectador. lo veo encasa. Creo que es por la edad, nbo por la tecnología.

    No leo novelas. No me interesan, salvo que sean de antes de 1960. Lo siento, no sé reconocer a un escritor moderno.

    Luri, Lola, es el tiempo que pasa. En aquellos días (mucho más lejanos los mios que los vuestros) el continente tenía su valor junto al contnenido. Hoy solo cuenta el contenido.

    ResponderEliminar
  20. Por cierto, neelam: ocho y medio es la descripción de la crisis del creador, la propia autopsia que se hace Fellini cuando ha perdido el rumbo. Fellini termina en Ocho y medio, y otro Fellini empoieza hasta encontrarse los dos en Amarcord. Pero Ocho y Medio es más, es mucho más, es la teología de la crisis creativa, que hubiera dicho Lucas Jordán (o Luca Giordano), a Carlos IIº.

    ResponderEliminar
  21. Luis: ¡Qué sagaz eres! Efectivamente, cuando Fellini tuvo dudas sobre quién demonios era Fellini, hizo esta joya de "Ocho y medio". Cuando Kitano ha tenido dudas sobre quien era Kitano, ha hecho lo que ha hecho. La elección de "Ocho y medio" como contrapunto no era casual, evidentemente.

    ResponderEliminar
  22. Evidentemente no era casual. Es más Gregorio, yo creo que Takeshi's hace referencia también a 8 y 1/2.
    Hablé de la película de Kitano en El lamento. Creo que como Miike, como Fellini en su momento, Takeshi se rebela contra la dictadura del espectador, contra las exigencias del sistema de producción y distribución que convierten al artista en un payaso. Ya lo dijo Felllini. Takeshis quiere aburrir (por exceso), quiere molestar al espectador y al distribuidor (más de tres años en ser estrenada) Vista desde esa perspectiva la pelicula de Kitano toma otra perspectiva.
    Me paso por aquí para decirte que yo también te sigo y para darte las gracias.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  23. Luis: gracias por la puntualización y por hacerme recordar mi viaje a Florencia, donde quedé extasiada visitando el El Palacio de los Medici y la contemplación de “La Creación del Hombre” - aparte de otras maravillas- en la Galería de Luca Giordano.

    ResponderEliminar
  24. Conviene recordar que el final de Ochgo y Medio encierra una moraleja siniestra: el director de cine, tomando de la mano a su mujer, luisa, la introduce en un corro enorme de personas que giran en torno a una estructura enorme, en tono festivo con música de Rotta y le dice "La Vida es una fiesta, Luisa, vivámosla juntos" y se lanza a la realidad de un cine menos personal y más espectacular.

    ResponderEliminar
  25. Es el circo de la vida.
    Espléndido en "la pasarela final"
    http://tvbruto.blogspot.com/2007/01/blog-post.html

    ResponderEliminar
  26. Os reco miendo visitar la dirección que propone Neelam. Esa pasarela final, es mucha pasarela. Y la música! Es la música del cine.

    ResponderEliminar
  27. Portnoy:

    Entiendo lo que quieres decir, entiendo incluso la intención de Kitano, pero ¿cómo debe recibir un espectador una película dirigida contra el?

    ResponderEliminar
  28. pues preparate Luri, que la proxima de kitano, ya estrenada en Japón, tiene tela...

    http://www.youtube.com/watch?v=Yqqfrfe0uE0

    ResponderEliminar
  29. me olvidaba decir, que quizá habría que tener en cuenta, como dato medianamente relevante, que Kitano actualmente presenta un programa en la televisión japonesa sobre encuentros paranormales, fantasmas y extraterrestres...Rollo Iker Jimenez en Cuarto Milenio...

    ResponderEliminar
  30. Celia!!!!!
    Te contestaré con las sabias palabras de la gran Concha Piquer:

    "Que no me quiero enterar,
    no me lo cuentes vecina,
    prefiero vivir soñando
    que conocer la verdad"

    ResponderEliminar
  31. Pues no sabría decirte... pero en cierta manera 8 y 1/2 también va contra el espectador, como lo hizo la "versión" de la película de Fellini que hizo Woody Allen, Stardust Memories... yo creo que a lo que apunta Kitano es a un cambio radical de registro, aunque ya veremos.
    Un saludo

    ResponderEliminar

En desazón

Son las 7:00 de la mañana. El despertar del día me pilla con un libro sorprendente entre las manos, El hombre en desazón (gracias, Karl Mi...