lunes, 11 de diciembre de 2006

Zorn und Zeit

Entrevista a Peter Sloterdijk en Le Point con motivo de la edición francesa de su último libro, “Zorn und Zeit” (Furia y tiempo). Le Point le concede, en portada, el título de “Le nouveau grand philosophe”. Lo leo con interés desde que descubrí su ya lejana "Crítica de la razón cínica". Su prosa se articula en torno a imágenes muy plásticas, precisas e impactantes, cuya lectura provoca inevitablemente un especial chisporroteo intelectual. Resumiré algunas de sus ideas:

I

Si la modernidad fue el tiempo de los grandes conquistadores, la actualidad es el tiempo de un ciudadano soberano que utiliza su soberanía para mostrar sin vergüenza su vulgaridad. Estamos asistiendo a una experiencia tan inaudita como plausible: gracias a la cultura de masas el hombre ha podido finalmente ir más allá de si mismo, pero ha tomado la dirección que lo conduce a lo inferior de sí mismo. Y no parece tener intención de detenerse.

II

En el clima del presente Eros y la avidez de poder (que viene a ser lo mismo) son omnipresentes. Se ha olvidado la generosidad del coraje, la fuerza de la ambición y la voluntad de mostrar las propias virtudes. Eros es la voluntad de recibir, y el hombre moderno no está por la labor de dar. Gracias a nuestra impregnación psicoanalítica, nos hemos transformado todos en mendicantes, en pacientes, es decir, en seres sin coraje, minados por el culto de la falta y humillados por la necesidad de calor.

III

Las colectividades culturales y políticas serán siempre grupos cuyos miembros utilizan las mismas técnicas de supervivencia: la sabiduría inherente a su lengua, el saber-hacer de sus técnicas y la sabiduría terapéutica encarnada en su religión y en su literatura. Mientras estas técnicas son eficaces, la cultura, y por lo tanto el grupo, perdura.

IV

Estos sorprendentes franceses han votado con una obstinación soberana contra la Constitución europea, demostrando así que en la actualidad Francia es una unidad política dominada por la exofobia. Teme su disolución en una unidad superior, pero esta disolución ya ha tenido parcialmente lugar. La unidad de supervivencia operacional de Francia no es ya la misma Francia, sino esta Europa que ella no quiere.

V

Será necesario transformar nuestra mega-arquitectura del bienestar, del confort y de la seguridad interna para incluir al mayor número de los que quieren entrar. Este es el frente principal en el que se desenvolverán los conflictos políticos y morales del siglo que viene.

VI

Es indudable el talento mediático de Ségolène Royal. Pero del discurso socialista se ha quedado con la forma militante, mientras el contenido está vacío. Este es el signo de los tiempos: es el vacío de contenido y el cuidado de la gesticulación lo que puede garantizar el éxito de la izquierda.

5 comentarios:

  1. Pero Luri, de todo esto ¿no hemos venido hablando o escribiendo hace meses en este Café? ¿Porque será que me suena cuanto dice como dicho?
    El análisis de la sociedad actual, tal vez pensado en solitario, tiene poco valor por cuanto no va más de la propia convicción, que es mucha. La transformación de actitudes, hoy, en la medida en que son vitales, es imposible y como espectadores, cínicos o no, desmoralizados o no, nos queda ver como la nave va y nosotros tal vez en chalupa, tal vez como resistentes, sin demasiada convicción probablemente, porque desde la crítica también se sobrevive tan bien.
    Es que si no es así, y no lo es, desenganémonos, ¿que vamos a hacer?

    ResponderEliminar
  2. La cultura de masas , presenta un estilo de vida de estandarizacion , se trabaja solo para tener la libertad de consumir , la ciudad es un inmenso escaparate que seduce a las personas .En vez de hablar de los derechos del hombre se habla de los derechos del consumidor , muy vulgar si , cuando parte gran parte de la poblacion del planeta carece de lo minimo para subsistir .

    ResponderEliminar
  3. Luis: ¡Exactamente! Este tipo me viene copiando desde hace algún tiempo. Un día de estos le voy a poner un pleito que se va a enterar.

    Peggy: El consumidor ha fagocitado al ciudadano transformándose en una unidad de producción y consumo que perdura incluso más allá de la muerte.

    ResponderEliminar
  4. Me ha dado placer leer(le). Será porque estoy bastante de acuerdo con él. Y como en todo (o casi) nos gusta por sistema que no nos lleven la contraria.

    ResponderEliminar
  5. Luri, estoy convencida de que este señor, visita el Café de Ocata...
    a mi su cara me suena....

    ResponderEliminar

Días de lluvia

Días de lluvia caprichosa. Unas veces, sorda y monótona; otras, violenta, con fuertes ráfagas de viento, que ha llenado las aceras de hojas...