viernes, 1 de diciembre de 2006

Para que luego digan


Para que luego digan que las hamburguesas no son perjudiciales para la salud.

3 comentarios:

  1. Me niego a creer tal montaje. Es una manipulación de las Corporaciones. En una hamburguesa de Macdonalls o Borriquín, nunca, digo nunca, la carne tendrá ese grosor.

    Ojalá, ejjeej.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo puedo jurar que algunas que yo he comido tienen que serlo. Cuando alguien me habla de acercarme a un McDonalds se me revuelven las tripas. Están engañando a nuestros niños con todos esos putos juguetes que les meten por los morros para cerrarles el gusto. Viva Telepizza.

    ResponderEliminar

Una pedagogía sacramental

Me atreví, tras vencer no pocas dudas, a escribir el prólogo de este libro que viene a defender lo que podríamos llamar una pedagogía sa...