martes, 5 de diciembre de 2006

Die Sorge geht über den Fluß

Quien quiera que se el Hugo Chavez ese, no me gustan sus impúdicas confesiones de amor a Venezuela. Ortega decía que el amor es una alteración de la atención que nos convierte en transitoriamente imbéciles. Por eso desconfío de quienes tienen que publicitar su amor a los cuatro vientos, como esos que necesitan acudir a un programa de televisión para declarar ante el mundo su amor eterno. Si además esta declaración televisiva es permanente, ¿verdad, Chavez?, entonces de transitoriamente imbéciles, nada. En política el amor tiende a sustituir con facilidad la incapacidad para la prudencia, que es la virtud política fundamental. Además a diferencia de lo que ocurre con las amadas de carne y hueso, que uno no está dispuesto a compartir su amor con nadie, con la patria tan amada el amor ha de ser colectivo, para convertirse en entusiasmo (que es el opio del pueblo). Si alguien no ama a la patria tanto como tú y, sobre todo, de la misma manera que tú, es un traidor. ¡Pobre del que le de un desplante!

Y no sólo no me gustan, sino que me abochornan, las confesiones de amor más o menos veladas de cierta intelectualidad lustrosa europea hacia el chavismo. ¿Por qué demonios tantos intelectuales europeos de izquierda están dispuestos a apoyar para terceros países políticas nunca incluirían en los programas de los partidos en los que militan?

No me quiero extender. Sólo pretendía mostrar mi solidaridad con Subal y su Aliada. Tengan ustedes una muestra de afecto: Die Sorge geht über den Fluß, de Stefan Schädler (1989). Si hay algún comentario que hacer a esta partitura se lo dejo al sabio Espía de Mahler.

17 comentarios:

  1. Mi incapacidad para leer la partitura no es transitoria. Siempre me han gustado las hojas de papel pautado con msoquitas sobrevolándolas, pero las prefiero cuando su8enan.
    En cuanto a Chavez, tengo que decir varias cosas:
    - me producen repelús los caudillos populistas y Chavez lo es.
    - conozco a varios venezolanos de posibles, con fincas y esas cosas, y su afán de rapiña y obsesión de poder es tan brutal (uso la palabra en el mismo término literario en que ellos se expresan) que me proucen más repelús todavía
    - cada pueblo elige a quien quiere y le gobierna quien se merece
    - que la primera vez que la oposición alcanza un acuerdo para presentarse consiga un 40% no está mal y algo deberá enseñarles, cuando menos deberá enseñarles cuantos son y cual es su poder democrático
    - Las actuaciones de Rosales como gobernador de su estado son del mismo cuño que las de Chavez: misiones, subvenciones gratuitas, médicos ambulantes: será que la miseria es una realidad y su momentánea solución la vía de los votos
    - Ahí están todos los que son, ellos son los padres de la situación actual. ¿Donde están los CAP y compañía? que manejaron los beneficios del petroleo como propiedad privada.
    ´- Insisto en que Chavez no me gusta nada, pero no soy sentimentalmente ni culturalmente venezolano, así que... habrá que esperar.

    ResponderEliminar
  2. El problema de Venezuela, que aunque no lo menciona Luis casi se apunta, es la maldición de los países petroleros. El País recoge hoy unas declaraciones de Anasagasti que la clava; "Chávez reparte riqueza sin producirla". Otro tanto han hecho siempre los dos partidos tradicionales.

    Aunque parezca increíble, en venezuela se exporta todo, prácticamente no tienen estructura industrial que no sea petrolera. Y no miento si digo que venezuela es uno de los paises más ricos del mundo en cuanto a materias primas se refiere.

    Yo tambien he visto mansiones indecibles en Caracas. Me daban enorme verguenza. pero desengáñese, señor Luis; los ricos-ricos ni ganan ni pierden con Chávez. Capriles, por poner un ejemplo, es el amo de muchísimos medios de comunicación, ya sean chavistas o antichavistas. La banca nunca pierde. Lo sangrante está en la cada vez menor clase media venezolana. Ésa está perdida.

    Es evidente que Chávez es la consecuencia de un problema que se viene arrastrando desde hace cuarenta años. En cierto modo, me alegro de su advenimiento, o me alegraba, porque era dar una bofetada en la cara a la injustícia, hacer salir a la luz a una parte muy numerosa de la sociedad venezolana... Pero de eso hace ya casi diez años. No ha cambiado nada; sólo la mano que da de comer a las clases pobres.

    En fin, es un tema largo, largo, largísimo, un laberinto. A ver si hay más comentarios para poder ir desmenuzando el lío.

    Gracias señor Luri ;-)

    ResponderEliminar
  3. Subal: creo que nuestros comentarios son complementarios. El problema de analizar desde nuestra cultura es que marcamos parámetros propios para el comportamiento ajeno. Venezuela importa el 70% de los alimentos que necesita y tiene ebormes cantidades de terreno improductivos. Chavez se ha metido en una reforma agraria. Sus objetivos son:
    - capitalizar a los pequeños agricultores con tierra (indivisible e incomerciable a corto plazo) y medios.
    - atacar a una sanidad en quiebra con remedios de corto plazo creando una red sanitaria
    - atacar el analfabetismo de inmediato
    - fomentar la aparición de cooperativas de tipo industrial o semiindustrial

    Todo eso se fomenta desde el petroleo, que ciertamente es riqueza flotante y no producida, pero que teóricamente elevará los niveles de atención y de producción de riqueza

    Con Chavez están personas que piensan y que tienen un programa completo de acción a medio plazo, por eso necesitan el poder tiempo y hoy los votos les respaldan. Ya veremos de aquí 6 años.
    Analizando su proyecto, desvestido de los acentos populistas y de política internacional, se ve una intento de manejar los beneficios del petroleo mientras duren para fomentar una embrionaria producción de riqueza. Cosa que ningún gobierno ha hecho. Los anteriores presidentes hicieron menos que Chavez, y ese es el secreto de hoy. Usaron el petroleo para cubrir los gastos del estado, se embolsaron su comisión y se fueron. Con la verguenza añadida de que Carlos Andrés Pérez se paseaba por Europa dentro de la Internacional Socialista y el grupo Cisneros venía cargado de dólares a comprar los restos de Rumasa. ¿Donde invertían?
    A mi el personaje me molesta, su demagogía me parece grosera, pero como bien dices la clase media se diseulve, y esos son los votos de la oposición por el momento, que de las grandes familias votan pocos, porque en el fondo esa clase es clientelista de los poderes económicos.
    Venezuela no tiene médicos que quieran trabajar por ingresos bajos porque proceden de las clases medias y altas. Esa es una realidad, el médico venezolano emigra a otros paises para obtener mejores ingresos.
    Algún día habrá que hablar de la diáspora de universitariuos en los paises del tercer mundo, ¿quien se va a quedar en Mali pudiendo trabajar en el reino Unido, por ejemplo?
    La situación de Venezuela tiene una parte positiva y es que hace solo unos años la explosión social era inevitable. Hoy está controlada.

    ResponderEliminar
  4. De acuerdo, en parte con lo dice, señor Luis. A ver; quede claro que mi postura no es la de volver al pasado. Los datos que usted apunta son concluyentes. El puntofijismo (bipartidismo adeco-copey) está muerto y enterrado, gracias a dios. Pero entiendo que usted tiene fe en las propuestas de Chávez. Sobre el papel, lo reconozco, pintan bien. Pero la realidad que me cuentan los de allá va por otros lares. No tengo demasiado tiempo para extenderme y tampoco sé tanto como mi Aliada sobre las actuaciones de Chávez.

    Sólo dos apuntes. Tres.

    Hace un año visité Caracas y claro, sólo conocí opositores a Chávez. Insistí mucho en conocer a algun intelectual chavista y finalmente lo encontré. Lo que me contó me sorprendió. Dijo que apoyaba 100% a Chávez, y se resignaba a no poder participar en la revolución, pues era la revolución del pueblo. No entiendo cómo un proceso así, a priori tan ambicioso, deja al margen las clases profesionales.

    Dos. La falta grave de democracia REAL en venezuela. Estarán de acuerdo conmigo que la democracia no se ejerce sólo un día cada cuatro o seis años. La burocracia, en este caso castiga a quién no esté acorde con la ideologia de Chávez. En venezuela existen mecanismos para saber qué piensa cada cuál, y en función de ello, obtener un simple carnet de conducir, un simple visado, puede llegar a ser una auténtica odisea.

    Tres. Algunos datos económicos (y uno gravísimo de social) que parecen contravenir su optimismo; http://www.gurusblog.com/archives/la-venezuela-de-chavez/04/12/2006/

    Saludos cordiales. por fin puede uno hacer análisis sobre ese hermoso país sin pegarse de cabezazos contra una pared.

    ResponderEliminar
  5. Ah, el cuarto apunte;

    A mi entender una situación política óptima para venezuela; un sistema al menos tripartidista; las clases que mueve Chávez son vitales para el país. Chávez les ha dado presencia... pero la ha quitado a otras clases igualmente vitales. Peligro de enquistamiento.

    en fin, que estoy en el curro...

    ResponderEliminar
  6. Subal: todas las perplejidas que apuntanm su comentario y algunas desconfianzas las comparto. Mi punto de vista es, a quienes presumían de democracia bipartidista: ahora, ¿de que os quejais?

    Chavez es populista y esto es el inicio del problema. Su diagnosis y su plan de soluciones apunta buena intención y posibilidades, porque es un plan de urgencia. Ahora bien, Chavez puede ser el problema, porque el caudillismo tiende a canibalizar todo el proceso.
    ¿Porque están las clases medias y los amantes de la reforma drástica alejados del proceso? Creo que por Chavez, porque su necesidad de apoyo en una sola capa social, mayoritaria si, pero una sola, que es la de los marginados, tiende a una deriva muy clara, aislar el pasi en un frente popular de masas y a unas denostadas clases medias.

    La situación puede ser explosiva, y más cuando con el paso de los años empiecen, si es que se producen, a evidenciarse nuevas corruptelas y una cascada de caudillismos personales.

    Mi análisisanterior no es de futuro sino de pasados.

    ¿Puede la oposición, que goza de un 40% de votos, que no es una tonteria, crecer y crear plataformas políticas con un solo objetivo, equilibrar al chavizmo?

    ¿Aprenderá la oposición de lo sucedido?

    Recordemos que hace solo tres o cuatro años la oposición se embarcó en un golpe de estado.

    ResponderEliminar
  7. De sabio, nada. No conozco la partitura en cuestión, que por cierto no es de Stefan Schädler, sino de Walter Zimmermann (que se la dedicó a Stefan Schädler), un compositor alemán contemporáneo de quien sólo conozco una "divertidas" piezas para piano.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Querido Espía: ¡Ya sabía yo! ¿Ve usted como tenía razón?

    Gracias por la corrección.

    Hace algún tiempo, buscando documentarma sobre un concepto central en la filosofía de Heidegger, el de "Sorge", me encontré con esta partitura, y le aseguro que está atribuida a Schädler. Pero me fío más de usted.

    ResponderEliminar
  9. Luis y Subal: Estoy aprendiendo más con vocotros dos que con todos los artículos que han aparecido estos días en la prensa.

    ResponderEliminar
  10. El provocador que provoque el debate buen provocador será... el provocador que provoque el debate buen provocador será... el provocador ...

    ResponderEliminar
  11. Añado sobre el caudillismo: como en el caso de Evo Morales, el caudillo necesita secuestrar a una sola capa social, maltratada, con suficientes razones para la rabia, para usarla como fuente de poder, lo que le lleva a despreciar a todas las demás. ¿Copmplejo de Edipo? ¿Freudianismo? No lo sé, pero el caudillo actua como un separador.

    La diferencia con el poder anterior: este se engordaba a partir de la totalidad pagando a sus propios sistyemas represivos y judiciales. El caudillo utiliza a la masa como gendarme y como ´razón para el juicio público.

    Si el pasado es culpable el futuro es megro.

    ResponderEliminar
  12. "¿Sabés cuál es la diferencia cuando un liberal, un conservador y un populista se enteran de que la mujer les ha sido infiel? El conservador la mata a la mujer y a lo mejor se suicida; el liberal se divorcia y sigue siendo amigo de la mujer; y el populista se va a apedrear la embajada norteamericana".

    Hablando de Chavez en "Una temporada en el infierno":

    http://unatemporadaenelinfierno.net/2006/12/04/hugo-chavez-heredero-de-franco-y-las-traduciones-absolutistas-y-fascistas/

    ResponderEliminar
  13. Os ha dado por el populismo y la política, pero creo que el post iba ésta vez de amor..

    Hay algo muy impúdico en pregonar el amor y la alegría -también la melancolía o el desamor extremos. Es una terrible falta de respeto al otro. Por lo menos yo creo también en los sentimientos discretos, insulares, protegidos con llave como en las habitaciones de las películas de Buñuel.

    ResponderEliminar
  14. Olvidé mencionar que casi me siento de otra especie por pensar o sentir así, en estos tiempos tan impúdicos y televisados.

    "La política impúdica", título para un ensayo.

    ResponderEliminar
  15. Eduardo: A veces se oyen quejas sobre la invasión de la intimidad hogareña por parte de los medios. En realidad el fenómeno es exactamente el contrario. Estamos asistiendo a una sobreexposicón de la intimidad en lo púbico. Es asombroso la de gente que está dispuesta a enseñar sus vergüenzas por la televisión en hora punta.
    Evidentemente no soy de los que creen que la televisión atonta. Aquí también -en consonancia con lo anterior- creo que ocurre exactamente lo contrario: es el espectador el que ha atontado a la televisión.

    "Los medios secuestrados (por el público", título para otro ensayo.

    ResponderEliminar
  16. Magnífico proyecto de ensayo que espero ver y leer.
    Hemos pasado de la exhibición de ternuras íntimas, del cariño, a la impúdica exhibición de los deseos y descubrimos que los héroes se dedican a atormentarse en la soledad de la cocina o a la pornografía en los platós televisivos. Es la cultura de la banalidad y la banalidad del protagonismo. Cada día me gusta más la palabra banal que ahora es tan omnipresente.
    Vuelvo a recomendar releer a Ortega y su Rebelión..., aunque cosa que viene de tan lejos difícil es de evitar salvo en la propia intimidad. Y aún...

    ResponderEliminar
  17. Efectivamente, Luis, es el signo de los tiempos. La única alternativa creíble es la que tu has elegido. Te envidio por ello.

    ResponderEliminar

Creencias peregrinas

"Creer que la única función política es atacar, insultar y calumniar al enemigo, y que éste no va a responder (y más en un país como E...