lunes, 11 de diciembre de 2006

¿El derecho a vivir en paz?

Es hermoso proclamar derechos como quien proclama, infaliblemente, dogmas. Pero los derechos no caen de la historia como las frutas maduras de los árboles. O hay un hortelano vigilando el huerto o el más avispado te deja sin postre. ¿Era mejor persona cuando era menos cínico? En cualquier caso hoy parece obligado recordar a Víctor, a quien, sin embargo, hace mucho tiempo que no me apetece escuchar.

6 comentarios:

  1. Cierto, los derechos son una conquista que nunca acabará. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Pinochet y su movimiento militar es exactamente la demostración más palpable de una realidad: de nada sirve afirmar derechos que un estado no está dispuesto a defender, peor aún si al anularlos demuestra de manera expeditiva que el único derecho es a no tener derechos.
    Hay, en un discurso del que guardo la imagen del Nodo, porque me asombra verlo y oirlo, cosa que hago de vez en cuando para higiene de mis propias convicciones, una frase que pronucnia Franco creo que en el discurso de promulgación del Fuero de los Españoles, y que más o menos dice:

    ... el trabajo, única forma de participar de los españoles en la vida política...

    Creo que debemos aprender la lección y cimentar los estados garantes de los derechos antes que dudar de su eficacia. Cualquier puede acabar como victor Jara, del que realmente lo menos importante es que fuera un buen o mal compositor y lo mismo cantante.

    ResponderEliminar
  3. Yo tuve que soportar a Victor me gustase o no. Se comía con él en casa, se merendaba. Se cenaba. Venía después de los gritos. Después de todo. y antes. Me harté. Es extraño que se escuchen canciones de libertad a todas horas y de derechos y tú no conozcas donde se escuchan ninguno. Yo soy más cínica ahora que antes y sin embargo me siento mejor persona :)

    Pero mi te recuerdo amanda... es una excepción. Será por los nombres ;)

    ResponderEliminar
  4. Claudio.

    1. Una vez leí que sólo se deben llamar derechos los que puedan ser reclamados ante un tribunal. Iba por lo de derecho a la vivienda, a los juguetes, a la salud, a...
    2. No deja de ser chocante que lo que le haya fallado a Pinochet sea el corazón.

    ResponderEliminar
  5. Thomas Huxley también comparaba la moralidad con un jardín de tendencias salvajes. Supongo que pensaría otro tanto de la política.

    Esto me hace pensar en la relación entre Exuberancia y Terror.

    Los "progresistas" reclaman exuberancia de derechos; a veces hasta cantando y, claro, nunca puede equivocarse. Con la izuierda pasa un poco como con los poemas, que no se les puede llevar realmente la contraria.

    P.D. Creo que en mi vida he escuchado a este buen señor.

    ResponderEliminar
  6. Doy como cierto que los derechos son algo por lo que se tiene que luchar cada día, pero lo hago desde la perspectiva que me ha tocado vivir.
    Lamentablemente, todavía hay gente en este mundo que ni siquiera sabe que tiene derechos por los que luchar.

    ResponderEliminar

Días de lluvia

Días de lluvia caprichosa. Unas veces, sorda y monótona; otras, violenta, con fuertes ráfagas de viento, que ha llenado las aceras de hojas...