viernes, 15 de diciembre de 2006

Los límites del mundo

Wittgenstein: Los límites del lenguaje (de mi lenguaje) son los límites del mundo (de mi mundo).

6 comentarios:

  1. Claudio.

    Propuesta de discusión: relación pensamiento/lenguaje.
    Parece que el mayor conocimiento de como funciona nuestro cerebro está desmintiendo la idea, tan popular sobre todo entre poetas, lacanianos y nacionalistas étnicos, de que habitamos en el lenguaje. Es posible que exista un pensamiento sin lenguaje o un lenguaje cerebral previo.
    Parece que hay situaciones que lo indican. ¿Quién no se ha encontrado utilizando herramientas de una caja prestada cuyo nombre desconocía? ¿He de darle nombre a una fruta para comérmela? ¿No será al revés? ¿Lo de los nosecuantos nombres de la nieve son el origen de mi percepción o la consecuencia de verla muchos meses al año?

    ResponderEliminar
  2. Una cosa es, Claudio, que entre las lenguas de una familia (las románicas, por ejemplo) no haya diferencias sustamtivas en cuanto a su manera de presentar el mundo y otra que se habite o no en el lenguaje. Yo creo que sí. Un notable profesor de la facultad de filosofía de la Universidad de Barcelona que defendía la identidad entre pensamiento y lenguaje siempre respondía de la misma manera a sus objetores, pidiéndoles que le dijeran qué era eso que podían pensar más allá del decir.
    Me parece evidente que los límties del sentimiento no coinciden con los del lenguaje, y por eso no todo lo que sentimos podemos decirlo. A veces es mejor gritarlo, bailarlo, dibujarlo, llorarlo o, simplemente, callarlo. Pero no veo qué se puede puensar más allá del lenguaje.
    Creo que quienes llaman "árbol" a todos los árboles, es que realmente no ven más que árboles; mientras que el que conoce cada uno de sus nombres (y conocer con precisión significa estar familiarizado con su uso: aquí te doy la razón) ve la singularidad de cada uno con precisión. Y ya no te digo nada de las herramientas. A mí, que soy el mayor desastre para el bricolage, todas me asustan.

    No me consiereo (al menos ya no) poeta y nunca me he considerado ni lacaniano ni nacionalista étnico.

    ResponderEliminar
  3. Claudio.

    Me aperece que me conviene repasar la teoría. Empezaré por esto:

    http://www.youtube.com/watch?v=2-pfqF3MJ3g

    ResponderEliminar
  4. Claudio, hay que recomendarle ese video a Luis, que anda interesado en la semántica del pronombre personal. ¡No te lo pierdas!

    ResponderEliminar
  5. Voy a ver el video, no apurarse. Por lo demás yo creo que el lenguaje es una herramienta natural que se va habitando a medida que se va descubriendo el mundo que se habita. No es una casualidad sino una necesidad que acude en socorro del pensamiento, incapaz de ir más allá si no se expresa identificando. Quin Shi Huang Ti, primer emperador chino, decía, parece ser, que el poder lo tiene aquel que puede, con su autoridad, nombrar a las cosas. Hay un largo tránsito entre el pensamiento que necesita comunicar a través del lenguaje y el poder de nombrar desde el "poder" con el lenguaje.

    ResponderEliminar
  6. He visto el video y me siento avergonzado. No tenía que haber escrito mi post. Todo está ahí.

    ResponderEliminar

Una experiencia inédita

Cuando he salido a la Plaza de Cataluña estaba lloviendo. Un paquistaní que estaba al acecho, se me ha acercado a venderme o un paraguas o ...