miércoles, 13 de diciembre de 2006

¡Cómo va a tener razón Marcello Pera!

¡Es que es imposible! ¡Como va a tener razón un tipo que vota a Forza Italia y que ha venido a Madrid a dar una conferencia ni más ni menos que al antro de la derecha más rancia, la FAES! ¡Que no! Si recojo este artículo que le dedican hoy en El País es para que confirméis conmigo lo evidente.

"Una Europa desdibujada, acomplejada, que, como los viejos penitentes, se siente culpable de su bienestar y que justifica las agresiones que sufre. Ése es el panorama que percibió Marcello Pera cuando el zarpazo del terrorismo islámico dejó su huella en Nueva York, Madrid o Londres. La pasada primavera, el entonces presidente del Senado de Italia promovió el Manifiesto por Occidente, acta fundacional de un "nuevo europeísmo" articulado en torno a la defensa de los valores occidentales y a la raíz cultural cristiana. Era la plasmación de unas inquietudes largamente debatidas con el entonces cardenal Joseph Ratzinger, que habían cristalizado en 2004 en un libro, Senza radici (Sin raíces).

El movimiento recibió la etiqueta de "teoconservador". Pera, catedrático de Filosofía, ex militante del Partido Radical y, desde 1994, senador de Forza Italia, no se reconoce en ese término. No es creyente, pero reivindica la herencia histórica del cristianismo. Se dice anticlerical y rechaza la intromisión de la Iglesia en asuntos de Estado, pero critica el "laicismo agresivo" que pretende "recluir la fe religiosa en un gueto privado", lo cual "empobrece a la sociedad". "Ahora, decir feliz navidad no es políticamente correcto en Italia", ironiza.

En Madrid, invitado por la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), Marcello Pera asegura que Europa no saldrá del marasmo político si no asume su propia identidad. "Nuestros líderes políticos relegaron el debate y perdimos la oportunidad de entender qué es Europa y cuáles son sus aspiraciones".

El resultado, dice Pera, está a la vista: "Vivimos una crisis institucional, porque la Constitución no se va a ratificar; una crisis política, porque Europa no tiene una posición única sobre casi nada. Y estamos perdiendo competitividad económica. Mientras no defina una sola identidad, Europa estará en crisis".

El resurgimiento islamista, afirma el senador, ha puesto a Occidente frente a su propio debilitamiento, derivado de un "relativismo que otorga el mismo valor a todas las culturas, como sistemas con sus propias escalas", y que considera tan válida una teocracia como un régimen democrático.

¿Y no es simplificador responder aferrándose a la identidad religiosa? "La historia de Europa no puede explicarse sin tomar en cuenta el papel decisivo del cristianismo, que nos ha dado nuestros cimientos, nuestros valores seculares en torno a la dignidad humana, aquellos que están escritos en nuestras Constituciones".

A quienes sostienen que no hay valores morales únicos, y que la "dictadura del relativismo" que denuncia el papa Benedicto XVI es, en realidad, el pluralismo, Pera responde con preguntas. "¿La igualdad entre hombres y mujeres, o la libertad, o el respeto a los derechos humanos, son valores relativos? ¿Valen sólo para España o Italia y no para el resto del mundo?".

La debilidad de la identidad europea dificulta, además, la integración de los inmigrantes. "¿Por qué EE UU sigue integrando mejor que Europa? Porque la identidad estadounidense es todavía tan fuerte que logra absorber a la gente de diferentes culturas y tradiciones. En Europa, en cambio, se expande el multiculturalismo, que es una yuxtaposición de comunidades diferentes, no una integración".

La reivindicación de los valores de Occidente debe acompañarse, en opinión de Pera, con el diálogo interreligioso y el apoyo decisivo a los "gobiernos islámicos y árabes moderados", que son, también, objetivo del fundamentalismo".

36 comentarios:

  1. Europa es una identidad de identidades, como España es una nación de naciones.

    Todo esto ya lo había leído antes... ¡lo que no sé es dónde!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Amén. Es que el discurso es totalmente atinado, aunque el intelectual sea un hombre Forza Italia, ´partipo político al que creo que no votaré nunca, ni si tuviera la oportunidad. Pero el discurso es más que atinado, es como el acta de defunción de una idea de Europa que se disuelve en una noidea de Europa que viene. Por eso digo Amén.

    ResponderEliminar
  3. Amén. Es que el discurso es totalmente atinado, aunque el intelectual sea un hombre Forza Italia, ´partipo político al que creo que no votaré nunca, ni si tuviera la oportunidad. Pero el discurso es más que atinado, es como el acta de defunción de una idea de Europa que se disuelve en una noidea de Europa que viene. Por eso digo Amén.

    ResponderEliminar
  4. Umla, a mi eso de "nación de naciones" me parece un contrasentido, una especie de oxímoro político. Lo de "identidad de identidades" simplemente soy incapaz de entenderlo. La identidad, desde Aristóteles, necesita alguna diferencia para ser nombrada. La identidad se define por la diferencia.

    Yo también me pregunto a ver por qué me suena tanto esta música.

    ResponderEliminar
  5. Luis: Me resulta imposible dejar un comentario en tu bosque, así que te lo dejo en este tablón de anuncios:

    Tres cosas:

    1) Si me lo permites, añado la mía a tu felicitación a Pies diminutos apropiándome de cada una de tus palabras.

    2) Filósofo sólo se es en tanto que aficionado. Es la pura afición (la afición gratuita no mediada por un sueldo) la que salva la imprescindible valentía del filósofo. Y sin valentía (sin miedo a equivocarse) ¿cómo puede haber audacia intelectual?

    3) Creo notar que cuando hablas de Velázquez tu prosa se transforma. No estoy muy seguro de lo que le ocurre. Quizás es el ritmo, que se hace más preciso (como a barcarola). No lo sé. Pero de lo que no tengo dudas es de que la presencia de Velázques constituye una influencia positiva para tu escritura.

    ResponderEliminar
  6. Claudio.

    Luri habla de identidad. Hoy he leído una entrevista a Ignacio Vidal-Folch en la que observaba como los que se empeñan en decirnos que tenemos una identidad son gente con la que no nos parecemos en nada (hablaba de Cataluña a propósito de su última novela).
    En Europa es difícil dar con esa identidad: a los británicos no les interesa y los franceses están aterrorizados.

    ResponderEliminar
  7. Antes de analizar el sentido, ¿por qué no el tono? Siempre tengo que explicar que intentaba hacer un chiste... Qué cansancio.

    ResponderEliminar
  8. Ah, y yo también tengo problemas para comentar en la página de Luis. Creo que es porque se trata de un blog en versión beta, mientras los nuestros son aún de los antiguos. No sé... Aprovecho también para aplaudirle desde aquí: una estupenda reseña, que puede ilustrar lo que significa saber mirar un cuadro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. A los que no pueden dejarme comentarios les sugieron que lo hagan tratando de firmar como "otro" lo que en términos identitarios es paradójico. Desde que cambié a Beta no hago sino tener problemas. Creo que trataré de volver al sistema "alfa" si no consigo que se arreglen los temas.

    ResponderEliminar
  10. Ay, Umla, es que el humor desde la España Invertebrada -ya que hablamos de Ortega por hablar de Velazquez- anda pachucho. Yo no se si hoy Ortega no escribiría, setenta años después La España Descerebrada... ¿Que opinas, Luri?

    ResponderEliminar
  11. Hombre, es que eso de la Europa sin identidad -como una vieja que está perdiendo la cabeza y que se mira al espejo sin reconocerse- y que tampoco se preocupa por buscarla, me trajo a la mente el caso opuesto, de la asombrosa abundancia de nacionalidades -a un nivel casi esquizofrénico- de que goza España, a opinión de algunos políticos... Y nada, hice el paralelismo. Pero así explicado, pierde la gracia.

    ResponderEliminar
  12. Europa se encuentra en un momento clave, ya que el nacimiento de nuevas potencias económicas le hace correr el riesgo de quedar en segundo plano. No obstante, el carácter europeo (que para mí sí existe) es el que permite el encuentro cultural y el mestizaje (si Pera cree que lo ideal es que los inmigrantes simplemente se conviertan en uno más de nosotros olvidando sus raíces es que, realmente, es muy pero que muy intolerante y racista). Europa sigue abanderada a una cierta ética casi imposible de encontrar en EEUU (aquella por la que, a pesar de los beneficios económicos que le supondría, se opone al ingreso de Rusia a la UE). Que el diálogo entre religiones es clave para la paz mundial, está claro, pero no incumbe sólo a Europa.
    Mucha gente habla de política, a menudo sin razón. Personalmente, creo que no es precisamente un político italiano (¡además de Forza Italia!) quien debe ir dando lecciones de moralidad y ética, ni siquiera de economía o doctrina social (el gobierno Berlusconi no fue especialmente modélico...). Hablad con cualquier italiano y veréis lo descontento que está con el gobierno de su país, con cualquier asunto en manos de la administración pública. Las lecciones, gentile signor Pera, déjelas para otros.

    ResponderEliminar
  13. Umla: prometo no volver a tomarte en serio hasta que me des la orden pertinente.

    Luis: Ortega. ¿Sabes que en Alemania lo llamaban "el torero del espíritu". Una vez -según cuentan- le dijo a Heidegger que era más fácil que hubiera toreros en Alemania que filósofos en España. Siempre me ha producido gran placer leer a este hombre, y de hecho estoy comprando la edición de sus obras completas. Deberíamos volver a tomarlo en serio. Fue él el primero en señalar que España tiene un problema identitario cuya solución se llama Europa. "Europa solía repetir- no es el problema, es la solución". Eso lo sabía Ortega. Ahora hace falta que nos lo creamos los europeos.

    ResponderEliminar
  14. Lola: Me acabo de comprar "Entre amigas", la correspondencia entre Hannah Arendt y Mary McCarthy. ¿Qué por qué te cuento esto? ¡Pues porque sí!

    ResponderEliminar
  15. Lamento no poder tampoco postear en el blog de Luís, y bien que lo siento porque ha publicado un post extraordinario en que reflexiona sobre la edad, la vejez, la altura de la vida. No es frecuente oír hablar a los mayores sobre su percepción del porvenir (el inmediato porvenir, me figuro), ya que por pudor se lo reservan para su intimidad. A mí me gusta recordar, aunque suene pedante, un pasaje platónico, uno de los que más me han impresionado (quizá porque aún tengo edad para identificarme con ese Sócrates), en que el joven Sócrates se muestra curioso de escuchar al anciano y ricachón Céfalo sobre lo que tiene que decir sobre la senectud.

    ResponderEliminar
  16. Preciso: el pasaje se encuentra en las primeras páginas de la "República", y no es casual que la "mala conciencia" se imbrique sobre el gran asunto de la Justicia

    ResponderEliminar
  17. Joaquín: Eso de "no es frecuente oir hablar a los mayores", ¿por quién va?

    Efectivamente el pasaje es del Libro I de la República, que fue motivo de mi tesis doctoral. Sócrates tenía en ese momento 40 años. Si a Sócrates, con 40 años, lo consideras joven, ¿qué entiendes por "mayores"? Creo que debes aclarar esto.

    La intervención de Céfalo motivó a Cicerón para escribir el "De Senectute."

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué casualidad! Ya digo que es un pasaje que siempre que he leído me ha impresionado, porque aún me identifico con ese Sócrates, con su actitud curiosa frente a lo que puedan pensar los "mayores". Es un término impreciso, 'políticamente correcto' (lo incorrecto sería decir "viejo"), con el que aludo al que siente vecina la frontera o término de la vida; no por nadie en concreto, aunque las reflexiones de Luís siguen una línea "de senectute". Yo me figuro que la mayor vecindad con la muerte venidera, hace más "transparente" ese extraño salto hacia... ¿qué?

    ResponderEliminar
  19. Añado más. Hace unos días leía una entrevista a Heleno Saña, ya septuagenario. Unas palabras suyas me impresionaron (cito de memoria): "todos los días pienso en la muerte".

    ResponderEliminar
  20. Luis: perdónale, porque no sabe lo que hace.

    ResponderEliminar
  21. Hoy he estado almorzando con un compañero al borde de la jubilación (64 años) y hemos estado bromeando con el asunto de la edad que se aparenta. Una persona de sesenta años aún tiene edad para nuevos proyectos y nuevas "navegaciones". Por cierto, Gregorio, ya que lo has investigado, ¿qué edad debía tener el anciano Céfalo?

    ResponderEliminar
  22. Sabemos que murió poco después de la fecha dramática de la República, el 429. Y por poco después quiero decir algunos meses más tarde. Sabemos también que sus hijos estaban presentes en el diálogo. Pero los especialistas no se ponen de acuerdo con la edad del más pequeño, Lisias. Yo creo que rondaría los quince años. Los hijos mayores estarían entre los 20 y los 30. A partir de ahí nos sale una franja de edad amplísima. Hipótesis: entre 60 y 70.

    ResponderEliminar
  23. A los dos: tienes razón Joaquín, senectted es la expresión, y voy a leer ese fragmento de La República.
    Si quiero decir que ese "cada día pienso en la muerte" lo hago paralelo a esa especie de atracción que escribo que siento por, no la muerte como afán, sino como destino.
    En cuanto al salto, hacia ¿que?... no encuentro atractiva la idea de otra vida espiritual y bien puedo conciliar la idea de desaparecer totalmente, apagarme como una vela, sin que ello me provoque una mayor infelicidad. No siento la necesidad de mayor trascendencia que la que aquí haya podido tener o disponer.
    Claro que si de repente me encuentro en otra vida, en un paraiso en el que benévolamente se me haya alojado, con permiso de las más altas instancias, amigo Joaquín, te esperaré para pedirte disculpas por tanta discusión como hemos tenido. Dada tu edad los años y la dimensión de la eternidad, el tiempo se me pasará como un soplo aunque esperaré que sea muy largo.

    ResponderEliminar
  24. Senectute he querido escribir, y no esa cosa imposible.

    ResponderEliminar
  25. En una de las conferencias de Leo Strauss que no se han publicado en la edición española de "Leo Strauss y el problema teológico-político", de Heinrich Meier se encuentra esta frase: "Heidegger: God is death".

    Luis: Mi interesa mucho tu opinión sobre la postura que mantiene Céfalo en La República, a quien, por cierto, yo puse a caldo en mi tesis doctoral.

    ResponderEliminar
  26. Bueno, yo hace años estudié antropología cultural con un italiano, precisamente: Alberto Mario Cirese, que decia que la inmigración se acultura (es decir, se sbsorbe los valores y cultura del país de acogida) a la tercera generación. Eso por una parte.
    Y no creo que lo musulmanes europeos (o si queréis, los musulmanes que viven en Europa) sean iguales que los que viven en países islámicos.
    Yo creo que Europa nunca ha construido una identidad, porque es demasiado diversa, de modo que no se puede tener nostalgia de lo que nunca se ha sido.
    Europa (bueno, más bien algunos países de Europa: Alemania, Francia, Inglaterra, en otros tiempos los Países Bajos, un poco menos, Italia y ahoa España), tiene una visión eurocentrista y un poco narcisista de sí misma y no se soporta 'ocupada', sólo colonialista. A Europa no le gusta que le importen religiones, sólo le gusta imponer las suyas.
    Y tiene mala conciencia, sí, porque ha sojuzgado mucho ¿qué menos?
    Sin embargo, y siguiendo el hilo de su propia Historia, va a reaccionar reprimiendo, ocupando y masacrando, como siempre ha hecho, ahora ayudada por USA, así que tranquilos.

    Un fuerte abrazo, Luri.

    ResponderEliminar
  27. Gregorio, "Entre amigas" me toca como autoregalo de Navidad. Ahora estoy con la biografía.
    Pero, ayer... Menudo subidón. En esa casa de Ramoneda, CC no sé cuántos, vi una entrevista (de Günter Gaus a Arendt) que me dejó impresionadísima. No la había visto nunca, sólo alguna foto... Debía ser en uno de sus últimos viajes a Alemania. Por cierto, a estos viejos lobos de mar que navegan por la red como pez en el agua, les sugiero la posibilidad de bucear en busca de dicha entrevista. Se agradecerá (virtualmente, ¡ay!) la referencia.


    Lola

    ResponderEliminar
  28. Una confesión mórbida: yo pienso cada día en la muerte desde los seis años (supongo que se aceleró mi conciencia a raiz de una enfermedad). Y otra confesión: es un coñazo. Afortunadamente, sé disfrutar de la vida e incluso sé distraerme con ganas de ese horrible "ser para" heideggeriano. Que le den.

    Lola

    ResponderEliminar
  29. Te devuelvo cordialmente el abraz, Gabriela, pero amicus Plato...

    1) Dices: "no creo que lo musulmanes europeos (o si queréis, los musulmanes que viven en Europa) sean iguales que los que viven en países islámicos": nada que objetar a tus creencias. Pero yo pienso, por ejemplo en los detenidos de Ceuta o en los jóvenes musulmanes europeos que van a autoinmolarse a Iraq, y este pensamiento me hace tener otras creencias.

    2) Id: "Yo creo que Europa nunca ha construido una identidad, porque es demasiado diversa, de modo que no se puede tener nostalgia de lo que nunca se ha sido". Yo creo que esa identidad ha estado muy clara en cuanto la comparabas con el resto del mundo. Al menos hasta principios del XX.

    3) Id: "Europa (...), tiene una visión eurocentrista y un poco narcisista de sí misma": Como cualquier otra realidad política.

    4) Id. "no se soporta 'ocupada'": efectivamente.

    5) "sólo colonialista": El colonialismo europeo es un cajón de sastre en el que cabe de todo. Y por lo tanto, es uno de los grandes mitos políticos. Sobre todo funciona (con frecuencia) como un recurso maniqueo: el explotador capitalista sin escrúpulos frente al buen salvaje. Muy a menudo sirve tambien para justificar todas las fechorías, ineficiencias, corruptelas y narcisismos de algunos gobiernos que enarbolan el agravio colonialista para tener patente de corso sobre su propia población. Como me gusta alejarme de los dogmas te diré que no tengo una imagen espercialmente negativa del colonialismo europeo. Aunque sí nefasta de ciertos colonialisms, por ejemplo del belga en el Congo.

    6) "Sin embargo, y siguiendo el hilo de su propia Historia, va a reaccionar reprimiendo, ocupando y masacrando, como siempre ha hecho, ahora ayudada por USA, así que tranquilos". ¿Realmente piensas esto?

    ResponderEliminar
  30. A tenor de lo que escribe Grabriela, y con todo el repsoeto y cariño para la persona, que no para las ideas:

    1 - La identidad es algo complejo y hay que tratar de encontrarlo en lo común:

    Europa tiene una identidad básica: dejando a un lado a Dios, su identidad común es cristiana, en diversas medidas, que han propiciado diversos tipos de desarrollo industrial, económico y comercial.

    La base del cristianismo es el encuentro con los semejantes en el terreno del "amor", lo que da lugar a un humanismo decantado por el Renacimiento y la Ilustración.
    Pensar en europeo es pensar a partir de ese proceso histórico.

    No veo otra parte del mundo, salvo América, donde esos conceptos identitarios se hayan transferido creando una serie de identidades. el Norte, post europeo y el Sur indígeno-europeo.

    2 - El colonialismo no ha sido un mal se mire como se mire. Colonizar o ser colonizado. La invasión de los hunos, o de Gengis o de Tamerlán fueron intentos primarios de colonización. Roma fué colonialista, probablemente el único ejemplo asimilable al del Imperio de Carlos y Felipe. No veo como saltar esa fase histórica, inevitable ni entiendo porque renegar de ella. Fué causa de desarrollo en Europa y una realidad inmersa en el curso de los tiempos. La injusticia también propició el encuentro con la justicia y con los derechos humanos. Ver a Bartolomé de las Casas, por ejemplo.
    Los problemas de injusticia habría que tomarlos en sus dimensiones (hoy históricas y anecdóticas), pero sacar al desarrollo colonial de su tiempo y adjetivarlo ahora no es riguroso.

    3 - Lo que hace que parte del islam no sea igual a la otra parte, más fundamentalista (que es un adjetivo que no quiere decir prácticamente nada: un cajón de sastre) es la contaminanción de la manera de vivir europea en diversas capas de la población de paises del mundo árabe y área de influencia.
    La contaminanción es la única posibilidad que tiene el islam de reencontrarse con un mundo en convergencia del que forma parte.

    Naturalmente un salafista puede ser español o yemení: dependerá de la mezquita que le abduzca, en Madrid, o en Barcelona, o en Ceuta o en el último confín del mundo. Pero si es salafista, es mejor tener cuidado con él. Por ejemplo: dos de los detenidos en Ceuta son hermanos del estupidamente llamado por la prensa "el talibán español" que es retenido ilegalmente (seguro que si) en Guántanamo; aquí fué absuelto de perteneencia a Al Qaeda por el Tribunal Supremo. Yo vigilaría a la familia, incluídos primos y sobrinos, ¿que quereis que os diga?

    4 - ¿Ocupada? Las bases de la identidad europea han dado a luz constituciones que exceden la capacidad de compromiso, de buena fe, seguramente, de gran parte de los inmigrantes. Esa es la línea. No son los países los que no soportan la ocupación, que eso es opinable, sino las Constituciones las que no soportan ser violadas.
    Lo contrario sería proponer una constitución paralela basada en la sharía. Es decir: legislaciones separadas, aunque su cumplimiento nos repugne.
    Para venir aquí no hay que cambiar de religión ni de identidad: si de Constitución.
    No se puede ser colonilista en el ámbito de la casa de uno, constitucionalista si, es obligatorio para todos.

    Yo entiendo el discurso de Gabriela, pero de tanto oirlo me he empezado a preguntar que es lo que quiere decir, y entonces es cuando ya no lo entiendo.



    Lola: ¿tienes la dirección de esa entrevista?

    ResponderEliminar
  31. No, Luis, ya me gustaría. Te doy mi única referencia:
    ZUR PERSON: PORTRÁTS IN FRAGE UND ANTWORT GÚNTER GAUS IM GESPRÄCH MIT HANNAH ARENDT, 1964.

    Lola

    ResponderEliminar
  32. La entrevista a la que hace referencia Lola, en tres partes, con subtítulos en francés.


    http://www.youtube.com/watch?v=JHTzxwuGflQ

    http://www.youtube.com/watch?v=RHIfx_gdrW4

    http://www.youtube.com/watch?v=IENPm03ohmE

    ResponderEliminar
  33. Impresionante. ¿Tenéis algún archivo youtube con entrevistas a Sócrates, Platón o Aristóteles? (Nietzsche también vale).

    ResponderEliminar
  34. Sócrates le contó todo lo que tenía que decir de cierta relevancia a Platón, aunque después éste lo uso un poco a su manera.

    Platón se hacía autoentrevistas y las publicaba adjudicando sus opiniones a Sócrates.

    Las entrevistas de Aristóteles se las quedó, todas, Alejandro de Afrodisia. Igual algún día salgan restos entre las arenas de Egipto.

    Nietzche no concedía entrevistas más que a su propia sombra mientras caminaba a su lado, y a ésta se la llevó a la tumba...

    ResponderEliminar

El azar amigo

Dear G. Luri Medrano, International Journal of Psychological and Brain Sciences (IJPBS)   is a peer-reviewed international academic journal,...