martes, 19 de diciembre de 2006

Hechos históricos II

Es bien conocido que el rey Fernando el Católico se casó, viudo de Isabel y entradito en años, con su sobrina Germana de Foix. Se empeñó es deslindar la corona aragonesa de los tudescos, que venían llamando a las puertas del trono. Claro que para que su plan tuviese éxito había que contar con la virilidad intacta del monarca, y es aquí donde el asunto fallaba. Enteradas dos damas de la corte, se las ingeniaron para comunicarle a la reina una pócima milagrosa que a buen seguro mantendría bien altos los pendones de Aragón. Este antecedente de la viagra consistía en un “potaje frío” de testículos de toro que desde muy antiguo se utilizaba por los pagos ibéricos para apuntalar virilidades alicaídas. Las damas aseguraron a Germana de Foix que “aluego se haría preñada”. Dicho y hecho. La reina puso manos en el asunto inmediatamente y le preparó la receta a su augusto esposo. Nada más beberlo, en lugar de correr impaciente a levantarle las faldas a su augusta señora, el rey “dio directamente –como cuenta Sánchez Dragó en su Gárgoris y Habidis- con sus huesos en el no menos gélido regazo de la parca".

Sorprendentemente el “pasticcio de testicoli di toro” se convirtió por aquellas fechas en la creación cumbre de la cocina erótica romana. La receta fue obra de Bartolomeo Scappi, jefe de cocina de Su Santidad Pío V.

Ingredientes: 2 criadillas de toro, 8 riñones de cordero, 100 gramos de jamón, 1 cebolla, 250 gramos de pasta de hojaldre, 1 vaso de vino de Masala, jugo de carne, orégano, tomillo, clavo, sal, pimienta blanca y nuez moscada.

Preparación: Se cuecen las criadillas se cortan en lonchas finas y se sazonan con sal, pimienta y nuez moscada. Con los riñones, el jugo de carne, el jamón, el orégano, el tomillo y tres clavos se prepara un picadillo. Se prepara el hojaldre y se van haciendo pastelillos alternando las capas de filete de criadilla con el picadillo. Antes de poner la tapa del hojaldre se vierte el vino de Masala y se lleva al horno hasta que dore.

Como bebida os aconsejo un “elixir de Cagliostro”. Es un aguardiente de 56 grados en el que se han macerado durante 15 minutos clavo, canela, nuez moscada, azafrán, genciana, almizcle y mirra.

Bueno, ya me dirán ustedes qué.

14 comentarios:

  1. Amigo Luri: hay que dar ejemplo de veracidad histórico. La dama quedó preñada y el niño murió al poco de nacer. Lo curioso es que antes de morir Fernando encomendó a Doña Germana, diez años mayor que el heredero a Carlos, y este se lo tomó tan en serio que nació entre ellos una relación de pasión por todo lo alto, con el fruto de una niña: la infanta Isabel.
    Si dicen las crónicas que a don Fernando la mataron las hierbas y potingues, más que potajes, que le administraba su santa esposa.

    ResponderEliminar
  2. Gregorio que me salió usted Allende...

    Apuntado.


    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Luis tienes razón: El matrimonio entre el Católico y Germana había sido consumado dando el fruto rsquítico del niño leve. Más aún, cuando el rey muere, en Madrigalejo el 23 de enero de 1516, los bulos son diversos. Unos hablan de "unas hierbas", como dices tú, otros del sopicaldo que digo yo; otros más dicen que ni una cosa ni otra, que lo que mató al rey fue el abuso carnal con su joven esposa. En cualquier caso es también notable la segunda parte de la histora, que tú apuntas bien. Atendiendo a las peticiones de su abuelo, que le había encomendado cuidar muy bien a la viuda, el joven Carlos, de 17 años, la invito a vivir ju nto a su palacio y mandó, además, contruir entre ambos edificios un puente de madera «para poder ir en seco y más cubiertamente a ver a la dicha Reina... y también la dicha Reina iría por él al palacio del Rey...». De estos encuentros entre el rey y su abuelastra, de 29 años, nació Isabel.

    ResponderEliminar
  4. Me ha picado Luis. Así que aquí va alguna información complementaria:

    1) L. Galíndez de Carvajal: “En este año [1513] por el mes de marzo adolesció el Rey Católico en Medina del Campo, . . . que se había ido a holgar con la Reina Germana su muger, de un potage frio que le hizo dar la Reina, porque le hicieron entender que se haría preñada luego . . . de la cual enfermedad al cabo ovo de morir el dicho Rey Católico”. ("Anales breves del reinado de los Reyes Católicos")

    2) Pedro Mártir de Anglería: “El Rey Católico estando muy deseoso de tener prole, sobre todo masculina ... se dice que ingirió ciertos alimentos que activaban su sexualidad. Creía que por ese medio podría conseguirse que su mujer quedara en cinta. Para conseguirlo le dieron a comer un condimento de testículos de toro. ("Opus epistolarum, Petri Martyris Anglerii", epist. 53l).

    3) Allende las fronteras ibéricas, Antonio Mizaldo, en una obra publicada en Frankfort en l599, recetaba como estimulante sexual, para el hombre y la mujer, el testículo árido de un toro que fuera completamente Rufo ("Si tauri omnino rufi aridum genitale in pluverem convertatur, et ex eo pondus aurei unius mulieri in vino vel iusculo quopiam propinetur, fastidum coitus illi adferet, sicuti scripsit Rasis. Idem pulvis idoneis medicamentis commixtus, languidam as sopitam venerem in viris excitat, Marcello Empirico auctore" ( Centuriae IX, 3, 30).

    4) En un manuscrito árabe del Escorial (número 893) de mediados del siglo XIV, se dice: “Los testículos de ternero, cuando se secan y machacan, y se dan a beber, estimulan y vigorizan el coito”.

    ResponderEliminar
  5. Claudio.

    "Bueno, ya me dirán ustedes qué."

    Usted primero, faltaría más.

    ResponderEliminar
  6. ¿Alguien se ha fijado en la composición de la Viagra? ! Dios mio, que alguien compruebe de qué está hecha!

    ResponderEliminar
  7. Lo de los huevos de toro es lo que les ponemos aquí de tapa a los guiris para que se escandalicen. Desconocía la historia de sus propiedades afrodisíacas. Ya me puedo hacer guía turística.

    ResponderEliminar
  8. Me apuntaría a las dos cosas por curiosidad Don Gregorio. Lo que no sé es si lograría mantenerla mucho rato :)

    ResponderEliminar
  9. Claudio: Este será el plato principal de la cena de navidad que estoy preparando.

    ResponderEliminar
  10. Todavia en Castilla se comen los testículos de cordero bajo el nombre de "criadillas", y supongo que algo tendrá que ver el refrán "de lo que se come se cría".

    ResponderEliminar
  11. Parece que había mejores recetas que las criadillas de toro, aunque...Hércules era mucho Hércules:

    Cuando los antiguos griegos y romanos querían "aderezar" su vida sexual, bebían unos tragos de un líquido llamado Satirión (de la palabra griega sátiro, un dios que permitía los excesos sexuales), que se sacaba de una especie de orquídea con bulbos en forma de testículos humanos. Se dice que "Hércules, al recibir la bebida de Tespios, desfloró a las quince hijas de su anfitrión en una sola noche".

    ResponderEliminar
  12. Gregorio, vaya libros raros que te lees...

    ResponderEliminar
  13. Cel·lia: ¡Por favor, que yo leo su blog! ¡Vaya a tratar a otro de raro, que mi usted -¡USTED- no me puede llamar raro sin sentir una profunda solidaridad!

    ResponderEliminar

Días de lluvia

Días de lluvia caprichosa. Unas veces, sorda y monótona; otras, violenta, con fuertes ráfagas de viento, que ha llenado las aceras de hojas...