jueves, 31 de mayo de 2007

Sobre Leo Strauss

I

Me compré hace más de diez años la traducción francesa de “The city and man” de Leo Strauss. El libro está ya inservible, con tanta anotación, subrayado, subsubrayado y subsubsubrayado. Lo he leído cuatro veces. Y hasta la última, la semana pasada, no comencé a entender lo que de verdad estaba diciendo el autor. Así que he tenido que comprarme la edición en español que ha salido hace poco para volver a leerlo y poder comenzar a subrayar de nuevo.

II

Cuanto más creo entender “La ciudad y el hombre” más claro veo que voy a tener que volver a leer de nuevo los otros textos importantes de Strauss. Hoy ya no tengo ninguna duda de que su proyecto era responder a Heidegger con argumentos basados en Nietzsche.

III

Por diferentes motivos me doy cuenta de que para profundizar en mi interpretación necesitaría conseguir una serie de conferencias que con el título genérico de “The Legacy of Leo Strauss” dieron varios especialistas en 1993 en la sede del “Olin Center”. Le escribo un mail a Mark Lilla, profesor de la Universidad de Chicago, y a los diez minutos tengo la respuesta. Me dice que me ponga en contacto con Nathan Tarcov y me da su dirección.

IV

Con quien quisiera contactar, de verdad, es con la hija o el hijo de Leo Strauss. Sé que ella es profesora de griego en una universidad americana y que él vive en Israel. Me gustaría poder hacerles unas cuantas preguntas antes de que me vuelva un paranoico de la escritura de su padre.

34 comentarios:

  1. Como decía Vladimir Nabokov:
    Lo que buscamos en la literatura es un estremecimiento en la espina dorsal.

    ResponderEliminar
  2. Don gregorio me gustaría, si es tan amable, decir si el texto que ha continuación cito es realmente lo que pensaba Leo Strauss.
    _______
    ... “Leo Strauss consideraba que en el futuro solo una elite de sabios debería dirigir las masas. Los sabios deben esconder al vulgo los verdaderos resortes del poder. Para ello no queda otra alternativa más que mentirles y construirles un mundo ideal para que sigan viviendo en la ignorancia. También asegura Strauss que para dominar las masas, las elites deben manipular adecuadamente dos elementos: la religión y el patriotismo. Los sabios, por tanto deben manejar el gobierno desde las sombras, colocando a religiosos patrioteros en los puestos políticos más expuestos a la opinión pública... “
    ______
    De ser así, Paul Wolfowitz discípulo de Leo Strauss ¿no estaría siguiendo al pie de la letra las instrucciones de su maestro?

    ResponderEliminar
  3. Martina: En mi caso el estremecimiento que me interesa es el que tiene lugar en el nacimiento de la espina dorsal.

    ResponderEliminar
  4. Neelam: Te aseguro que si creyera que ese es el pensamiento de Leo Strauss, no perdería ni un segundo de mi tiempo en leer esa bazofia.

    Con el auge político de ciertos neoconservadores en torno a la administración Bush, sus críticos organizaron una especie de teoría conspirativa en la cual el ideólogo de ese movimiento habría sido Leo Strauss. Habría que explicar por qué no se aplicó la misma teoría a los discípulos de Strauss que participaron en la administración Clinton.

    Acabo de leer "American Vertigo", de Bernard-Henri Lévy. En la pag. 283 de la edición "de poche" que he manejado escribe: "¿Un neoconservador? Un antitotalitario que en el fondo, diga lo que diga, no ha leído suficientemente a Leo Strauss". Estoy completamente de acuerdo.

    Si Paul Wolfowitz tiene un maestro, ese es, sin duda, Albert Wohlstetter.

    Para no hacerme pesado me detengo aquí, pero estoy a tu disposición para aclararte las dudas que quieras consultarme a propósito de Leo Strauss.

    ResponderEliminar
  5. Són curiosas las interpretaciones diversas que se hacen de las supuestas opiniones de los pensadores... la misma frase en distinto contexto puede servir para cosas totalmente divergentes.

    ResponderEliminar
  6. Discúlpeme un segundo, Don Gregorio, que voy a buscar un sombrero para poder quitármelo.

    Tras esto, deduzco que entre Bernard-Henri Lévy y Leo Strauss, fundaron en su día una popular compañía de pantalones vaqueros.

    ResponderEliminar
  7. Claudio.

    Abusando por la patilla.
    ¿Qué tal es un libro llamado "L.S. Una biografía intelectual" de un autor francés cuyo nombre no recuerdo? ¿Es útil o después de Zuckert y Meier (¡qué grandes recomendaciones, gracias!) me puedo tirar ya a la garganta de Strauss?

    ResponderEliminar
  8. Luri, ¿Kristoll es representativo del pensamiento de Straus?

    ResponderEliminar
  9. Júlia: Para decir toda la verdad, la escritura de Strauss, aunque formalmente parece fácil, está construida voluntariamente de una manera laberíntica que exige una lectura casi cabalística. Se empeñó en escribir de tal manera que pudieran entender cosas distintas lectores distintos. Así le ha ido.

    ResponderEliminar
  10. RMF: Lo voy a probar. Hoy mismo le envío un mail. A ver lo que dice. Mil gracias.

    ResponderEliminar
  11. Arrebatos: Me ha hecho usted reir. Cosa de mucho agradecer.

    ResponderEliminar
  12. Claudio: Me imagino que te refieres al canadiense Daniel Tanguay, que escribió en francés "Leo Strauss. Une biographie intellectuelle" que ahora acaba de traducirse al inglés. A mi modo de ver generaliza algunas obsesiones del Strauss juvenil, sin darse cuenta de que el Strauss maduro estaba más preocupado por otras cuestiones. En conjunto me parece decepcionante.

    ResponderEliminar
  13. Luis: Los Kristol son ya una saga. El padre, Irving Kristol, es seguramente uno de los tipos más cultos e inteligentes de los Estados Unidos. Tiene una larguísima trayectoria a sus espaldas: desde una juventud trostkista hasta colaborador de la CIA durante la guerra fría. Está casado con una antigua compañera de entusiasmos marxistas, Gertrude Himmelfarb, a quien conoció en un míting. Es una pensadora relevante del conservadurismo americano. El hijo de ambos, William Kristol, ha dirigido diferentes revistas importantes, siempre en la estela del neoconservadurismo. Los tres fueron discípulos de Leo Strauss.

    El 25 de agosto de 2003, Irving Kristol publicó en "The Weekly Standard" -dirigida por su hijo- un artículo titulado “The Neoconservative Persuasion” en el que, entre otras cosas sostenía que “el texto favorito de los neoconservadores sobre política exterior, gracias al profesor Leo Strauss de Chicago y Donald Kagan de Yale, es 'La Guerra del Peloponeso' de Tucídides”. Lo que Kristol habría aprendido de Strauss y kagan es que:
    1. El patriotismo es un sentimiento natural y saludable que debe ser animado tanto por las instituciones privadas como por las públicas.
    2. El gobierno mundial es una idea terrible porque puede conducir a una tiranía mundial. Las instituciones internacionales que conducen hacia un gobierno de este tipo deben ser contempladas con la más profunda prevención.
    3. El político debe, ante todo, tener la capacidad de distinguir los amigos de los enemigos. Esto no es tan fácil como parece y las dos guerras mundiales lo demuestran. El número de personas inteligentes que no contaban a la Unión Soviética entre los enemigos era absolutamente asombroso.
    4. Una nación pequeña puede pensar que su interés nacional comienza y acaba en sus fronteras, por eso su política exterior se limitará a una política de defensa. Una gran nación tiene muchos mayores intereses. Tiene también intereses ideológicos. Fuera de eventos extraordinarios, los Estados Unidos se deben sentir siempre obligados a defender, siempre que sea posible, a una nación democrática de los ataques de fuerzas no democráticas. Fue el interés Nacional el que condujo a Estados Unidos a la defensa de Francia o de Inglaterra en la Segunda Guerra Mundial. Por eso mismo es necesario defender actualmente a Israel, cuando su supervivencia está amenazada.

    Mi opinión es que los neoconservadores se consideran herederos sobre todo del espíritu político de Ronald Reagan. Cuando Irving Kristol y Gertrude Himmelfarb eran discípulos de Strauss, ambos pertenecían a los círculos del partido demócrata.

    ResponderEliminar
  14. Acabo de leer en ABC digital una semblanza de Rice; había pertenecido al partido demócrata hasta que la desastrosa política exterior de Carter contrastada con la de Reagan, la hicieron pasar a las filas republicanas.
    Me parece muy pertinente lo que Kristol aprendió de Strauss i Kagan. Sobre todo la consideración del patriotismo y la alerta ante organismos de poder supranacionales, a los que tanto, en teoría, alentaba Arendt, por cierto.

    Lola

    ResponderEliminar
  15. Los organismo internacionales tienden a promover una actitud de "compartir el poder", lo que resulta que la suma de muchos sin poder efectivo pueden anular al poder efectivo en sentido contrario de unos pocos. Hoy, sin el veto de USA, Inglaterra o Francia en la ONU, una mayoría de paises anclados en el pasado podrían homogeneizar la acción del organismo. En un mundo sensato, el poder se comparte relativamente en la dirección que interesa ideológicamente. No es baladí pensar que el veto en el Consejo de Seguridad lo comparten los tres mencionados con Rusia, potencia de nuevo con vocación mergente y China, declaradamente emergente.

    No es malo, pienso, que el organismo quede lastrado por esos frenos de seguridad ante los aventurismos bieniontencionados o vocacionales.

    ResponderEliminar
  16. Su solución, sr. rivera, es curiosísima llevar a esa organización a una situación de parálisis absoluta sin disminuir su costo.

    ResponderEliminar
  17. luri, no nos deje con la intrigaaaaa
    es o no es la hija de strauss???

    ResponderEliminar
  18. Celia: Sí, creo que es la hija. Le acabo de enviar un mail. A ver qué pasa.

    ResponderEliminar
  19. Por cierto, RMF: ¡Qué ojo clínico el suyo!

    ResponderEliminar
  20. A LAS 18:37 acabo de recibir respuesta de Jenny Strauss. Dice lo siguiente:

    Dear Mr. Luri,

    Many thanks for your message. I would be delighted to help in any way I can. Please feel free to write. If I can't answer your questions, I can certainly put you in touch with someone who can.

    With all best wishes,

    JSC

    ¿Qué os parece?

    ResponderEliminar
  21. Juan Diego González7:27 p. m., junio 01, 2007

    No puedo dejar de aportar la referencia a: La naturaleza de la filosofía política. Un ensayo sobre Leo Strauss. Editada por Res Pública es la tesis doctoral de Antonio Lastra, de quién pueden leerse más reflexiones sobre Leo Strauss en www.latorredelvirrey.es

    ResponderEliminar
  22. No he leído ningún escrito de Leo Strauss, desconfío por lo que dicen de él(como muy bien plantea neelam). Vi hace tiempo unos reportajes de la BBC sobre Al Qaeda que hablaban de este señor y sus discípulos (todos asesores la família Bush). Pero algo huele raro, cuando habla del patriotismo, de los organismos nternacionales... y luego uno ve quién controla el Banco Mundial por ejemplo. No se, pero yo pienso que hay un montaje nada transparente entre el dolar y la exaltación patriótica...Algo más bien "dejá vu" ¿no?

    ResponderEliminar
  23. Gregorio, abusando de tu sapiencia, podrías ilustrarnos a los iletrados del pensamiento nuclear de Leo Strauss sinteticamente?

    Creo que la recepción que muchos tenemos de su obra a través de la acción de los Neocom de la administración Bush no sea objetiva.

    Gracias,

    ResponderEliminar
  24. LO que me preocupoaríam tumbaito, es que esa organizaciñon tuviera un poder sin filtros, realmente democrático, desde elm punto de vista de "una pais, un voto". Soy demócrata, pero no tanto.

    ResponderEliminar
  25. Juan Diego: Antonio Lastra es un buen amigo de este café y me consta que lo visita de vez en cuando. Efectivamente, es uno de los grandes straussianos del país. Y "La torre del Virrey" una gran revista.

    ResponderEliminar
  26. Petrusdom: Fíjate si será compleja la realidad que algunos ayatolás iraníes le tienen un gran aprecio. Va totalmente en serio.

    ResponderEliminar
  27. Enric: Lo voy haciendo poco a poco, y lo seguiré haciendo. Pero no es fácil de resumir. Ocurre con Strauss como con Platón, que la forma en que se expresa es indisociable de su contenido.

    ResponderEliminar
  28. La democracia siempre es preocupante.
    ¿Les he dicho alguna vez que odio las palabras griegas? Es una lengua para mentir.

    ResponderEliminar
  29. Efectivamente, tienen muchos puntos en común, basta ver estos reportajes de la BBC: http://www.escolar.net/MT/archives/2006/11/el_poder_de_las_3.html

    ResponderEliminar
  30. Petrusdom: Estoy en total desacuerdo. Los neoconservadores han sido los últimos políticos idealistas. Su empeño ha sido expandir la democracia y combatir a las tiranías. Hay abundantes materiales a disposición de quien quiera leerlos. Su mal no es haber sido neoconservadores, sino haber sido neoconservadores americanos.

    ResponderEliminar
  31. Me alegra mucho que sea ella (muy bueno lo del ojo clínico, porque me acabo de operar de la vista el martes).

    Y muy amable la señora, cosa que ya desprende su web. Por otra parte, es curioso que haya mantenido su apellido de soltera (es un suponer) y el de casadoa (Clay) lo haya puesto en segundo lugar. Si es esto cierto, habrá sido de gran ayuda para poder localizarla, buscando en el google "jenny strauss greek"

    ResponderEliminar
  32. Querido RMF, había leído previamente en "Fum i Estalzí" lo de tu operación.

    Las grandes ideas son siempre ideas sencillas. Te debo por ello el contacto con esta helenista. Te mantendré informado.
    Gracias.

    En realidad Jenny no es hija de Strauss, sino de su hermana. Su hermana y su cuñado tuvieron un final trágico, creo que en Alejandría y Leo Strauss adoptó a Jenny.

    Tampoco su hijo es hijo suyo, sino de su mujer, con quien se casó en París. Ella era viuda y madre de un hijo.

    ResponderEliminar
  33. Amigo Gregorio, ya sabes que estoy (y me atrevo a decir que estamos) atento a lo que te depara (y espero que nos depare) tu contacto con la ilustre helenista.

    ResponderEliminar

Si es viernes, toca Tocqueville