martes, 8 de mayo de 2007

Kierkegaard

I

Soy un erótico poco común

II

El amor tiene su propia dialéctica. No hace mucho que estaba colado por una muchacha. El verano pasado, en Dresde, vi una actriz idéntica a ella. Quise entonces conocerla. Lo conseguí y entonces me di cuenta de que no se parecían tanto como había pensado. Hoy he encontrado en la calle a una mujer que me recuerda a esa actriz. La historia puede recomenzar indefinidamente.

III

Todo amor que arde en mí se expresa por medio de la crueldad.

IV

Una vez que una joven me ha impresionado, entonces declaro la guerra. Me encuentro en mi elemento, la misma guerra es mi felicidad.

V

Esta frialdad que yo llamaría apasionada, con la cual domino todos mis estados anímicos en sus manifestaciones exteriores…

VI

No he conocido nunca la espontaneidad, en realidad yo he sido una representación de un extremo al otro de mi vida.

VII

Más allá de mi numeroso círculo de amigos, poseo un confidente íntimo, mi melancolía.

VIII

Mi melancolía, durante muchos años, ha conseguido que no consiguiera decirme “tu” a mí mismo en el sentido más profundo. Entre la melancolía y ese “tu” había todo un mundo imaginario.

IX

De te fabula narratur

10 comentarios:

  1. no es más que un chovinista que sabe sonreir vaya pompa le dais. es para el otro blog es que aquí se puede.

    de la VI a la VIII es Pessoa en el libro del desasosiego clavado.

    ResponderEliminar
  2. Sarkozy no es más que un actor de la psicología francesa, es como un vividor del mensaje serio francés se ve en sus gestos físicos de gloria tan eficaces, como cuando ofrece sus manos al pueblo como si él fuera el cielo; en la foto de El País. Es la recompensa por pensar vulgaridades tanto tiempo. Se humilla ante al pueblo al dar coba a sus aspiraciones perogrullas y crasas, pintarlas de estilo, de aspiración, de logro. De este acto de humildad sentimental surge el servicio cristiano y aparece
    el heróe.

    ResponderEliminar
  3. ¿Quienes, o cuales, de entre sus lectores sentirían que habla de ellos? El retrato del ser aislado, del tímido compensado por su propio yo, del hombre ultradefensivo frente al exterior, del relativizador de cualquier relación, del obseso por el sentido del poder del erotismo y el sexo, no puede por menos que asustar. Con un leve retoque de sus genes podría ser un psicópata y su afrialdad asusta.
    E insisto, ¿quienes o cuales se reconocierían en el texto? que es de lo que se trata.

    Si al fin, leemos siempre sobre bnosotros y escribimos siempre sobre lo mismo (solo nosotros somos la única realidad a través de la cual filtramos lo externo)

    ResponderEliminar
  4. tengo que decir, que con la traducción de Luis al cristiano, ahora lo he entendido un poquito mejor, y me leo muy identificada.
    no se si es para sentirme orgullosa.

    ResponderEliminar
  5. Esta bien eso de equiparar el amor a la guerra , siempre he pensado que el enamoramiento es una revolucion en la que valen todas las argucias y al final siempre hay muertos

    ResponderEliminar
  6. Mi ordenador se niega a funcionar. Encomendándome a Santa Tecla, patrona insigne de los blogueros, acudo en ayuda de mi experto de cabecera. Malas noticias. Tras echarle una ojeada deja escapar un "ummmm" escéptico que presagia lo peor. Cuando un técnico te sale fenomenólogo y le da por practicar la "epokhé" hay que echarse a temblar. ¡Dios mío! ¿Podré vivir tres o cuatro días sin mi ordenador?
    Os pido que, estéis donde estéis, me encomendéis también a Santa Tecla.

    ResponderEliminar
  7. Sobre el comentario anterior (me refiero a su comentario, Don Gregorio) le podría sugerir un "use linux", más para conocer mejor y a fondo su ordenador, que para alguna otra cosa. Pero, para qué sugerirle algo que le quitaría tanto tiempo. Mejor me aprovecho de su blog con motivos enteramente personales... y es que como dijo alguien por allí, me encuentro algo perdido... debo o sea puedo elegir (por última vez) mi profesión acá en mi pequeño país tercermundista cuya enseñanza está sumamente atrasada. ¿filósofo o ingeniero? ¿qué es lo que le impulsa a usted (y a quienes dedican buena parte de su vida) a "filosofar", Don Gregorio?
    ¿Vale la pena gastar la vida en ello?
    ¿Cómo llegó usted a donde está? (no encontré su biografía en google)
    ¿Cree usted que es posible el "asesoramiento filosófico" de Lou Marinoff?(en mi tierra es mirado casi como charlatanería, mas me resulta un fuerte motivo para escoger esa profesión).
    Le pido disculpas por usar su blog para inquietudes personales. Espero y esto no estropee esta pequeña alianza de civilizaciones.

    ResponderEliminar
  8. Alejandro: No lo dude: Ingeniero. Y cuando acabe su ingeniería haga filosofía. No le digo esto por menospreciar a la filosofía, sino pensando en aquel lema que estaba a la entrada de la Academia de Platón: "Que nadie entre aquí que no sepa geometría".
    Para mí la mejor definición del filósofo la dio Platón al presentarlo como "sinóptico". Pero para poder realizar la sinopsis se necesita experiencia de la vida. Nunca he soportado a los filósofos que van las 24 horas del día de filósofos porque son incapaces de hablar de cualquier otra cosa.
    Respecto a la filosofía: Recuerde usted, don Alejandro, las sabias palabras del "Eclesiastés": "Quien acumula ciencia, acumula infelicidad".
    La filosofía no proporciona la felicidad, ni mucho menos la tranquilidad de ánimo. Para ser feliz y tener el ánimo tranquilo basta con ser tonto y tener trabajo.
    Gracias por la confianza que deposita usted en mi.
    A su disposición.

    ResponderEliminar
  9. Alejandro: No lo dude: Ingeniero. Y cuando acabe su ingeniería haga filosofía. No le digo esto por menospreciar a la filosofía, sino pensando en aquel lema que estaba a la entrada de la Academia de Platón: "Que nadie entre aquí que no sepa geometría".
    Para mí la mejor definición del filósofo la dio Platón al presentarlo como "sinóptico". Pero para poder realizar la sinopsis se necesita experiencia de la vida. Nunca he soportado a los filósofos que van las 24 horas del día de filósofos porque son incapaces de hablar de cualquier otra cosa.
    Respecto a la filosofía: Recuerde usted, don Alejandro, las sabias palabras del "Eclesiastés": "Quien acumula ciencia, acumula infelicidad".
    La filosofía no proporciona la felicidad, ni mucho menos la tranquilidad de ánimo. Para ser feliz y tener el ánimo tranquilo basta con ser tonto y tener trabajo.
    Gracias por la confianza que deposita usted en mi.
    A su disposición.

    ResponderEliminar
  10. Preséntemelo. He llegado a la intima convicción.. de que nos entendemos.

    ResponderEliminar

Si es viernes, toca Tocqueville