miércoles, 30 de mayo de 2007

Maragall tiene pupa

El niño más mimado de la política catalana, el señorito de casa bien, pero que no hubiese llegado a ningún sitio sin el apoyo incondicional de las bases socialistas, deja a los suyos a través de una carta en La Vanguardia. Sigue haciendo lo que ha hecho siempre: lo que le ha dado la gana, siguiendo el norte de sus antojos. En estos últimos tiempos mientras era presidente de su partido andaba por conciliábulos creando otro partido. ¡Qué muestra de honestidad! Se va, al fin, despidiéndose por carta pública, pero no se despide de los suyos, sino contra ellos. Este es el momento de recordar que el alcalde de las olimpiadas heredó el proyecto de su antecesor, Narcís Serra. Que suyo, lo que se dice suyo, ha sido el Forum de las Culturas, ejemplo magnífico de lo que este gran prócer de la patria da de sí. Añadamos también la Barcelona convertida en parque temático y la convicción de que ser catalán es poseer un destino propio en el cielo del diseño universal. Siempre decidió lo que le dio la gana, sin consular con nadie, encantado de poder soprender a propios extraños con cada ocurrencia. La última fue la del Estatut. No le oiréis analizar sus equivocaciones. Si algo ha salido mal han sido los otros los culpables. Aquí tenéis un ejemplo perfecto de un Alcibíades a la catalana.

9 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Tengo una anécdota de él que resultó jocosa. En 1983 mi compañía produjo "El rock de una noche de verano", el espectáculo-concierto de Miguel Ríos. Terminando la gira , en Barcelona, como en tantos sitios nos recibió el alcalde, que ya era allí Maragall la mañana del concierto, que debía producirse en la Avenida de María Cristina. Con Miguel íbamos 8 ó 9 personas. El alcalde pidió que nos sirvieran cava y nos arrellanamos en butacas y sofás para una pequeña charla.

    Maragall preguntó de repente quien le había preparado la letra del "Himno a la alegría" pregunta a todas luces inocua porque se trata de dos estrofas simples y ramplonas, aunque la versión de Miguel es brillante.

    Waldo de los Ríos, le contestó Miguel. Ah, dijo Pascua; te lo pregunto porque mi abuelo fué quien lo tradujo al catalán, y pidió que le trajeran un libro de poemas, de aspecto avejentado y data antigua. Lo abrió y se lo mostró a Miguel, quien lo miró con interés. ¿A Miguel le gustaban entonces mucho esas cosas y mostraba real curiosidad. ¿Te gusta preguntó? el alcalde. Mucho, aseguró el cantante. Entonces que te hagan una fotocopia, terminó Maragall entregando el libro a la secretaria. Nos habló mucho de su abuelo y de su poesia, de su amistad con Unamuno, etc. etc.Y de allí se fué Miguel con las dos fotocopias.

    Nosotros pedimos al salir al alcalde que prestara atención personal a la seguridad que debía ser dotada por la policia municipal, ya que en aquella época (los socialistas acababan de llegar al poder) deconfiábamos por experiencia de las fuerzas del orden en los accesos a los conciertos, y nos aseguró que iba a hacerlo personalmente. Por la noche estábamos drámaticamente sin policia apenas y con serios problemas de desbordamieto. Huboi riñas, en algunos lugares salieron a relucir navajas, las vallas cedía por la parte superior que da a la fuente de Bohigas y llegamos a tener miedo de que se produjera una avalancha. La policía municipal no aparecía en el perímetro exterior. Yo me acordaba de unos versos del poema de Maragalla "El Cant Espiritual...": "Ya sé que sou, peró on sou? Qui ho sap? (Ya que que estás, pero donde?, ¿quien lo sabe? Probablemente el alcalde no se acordó de nuestra recomendación encarecida, pero se paseaba con su familia por el back stage repartiendo sonrisas y saludos..

    ResponderEliminar
  3. ¿Cuánto silencio, no? jajajajajaja

    ResponderEliminar
  4. Pues yo agradezco sinceramente las maragalladas. Este personaje tiene la ventaja que sabes por dónde va, hace lo que quiere y dice lo que piensa.
    ¿Que ha cometido muchas torpezas? Sin duda. Pero mucho me temo que eso, hoy en día, es condicio sine qua non en un político español. Y a él se lo ve venir de lejos.

    Por otra parte, especulación y aberraciones inmobiliarias ha habido y habrá siempre, pero por lo menos en el Forum me lo pasé pipa.

    ResponderEliminar
  5. Querido Arrebatos: Ya decía Platón que la democracia es una mezcla de colores. Y, evidentemente, para gustos están hechos los colores.

    ResponderEliminar
  6. Menos mal, Sr. Arrebatos, que sólo tengo que apuntar con mi dedo índice la miseria que genera el pensamiento idiota de Maragall para callar cualquier progre.

    Por cierto, su diversión forera la estamos pagando aún. Me parece muy bien que disfrute de diversiones caras -yo no desaprovecho la ocasión- pero háganos un favor: PÁGUESELAS USTED.

    ResponderEliminar
  7. Es muy sencillo señalar lo miserable de una mentalidad idiota, tumbaito. Cualquier mentalidad idiota, sea progre o no. Aunque difícilmente se puede acallar, pues cuanto más idiotas, más ladran.
    En cuanto a las diversiones caras, las pagamos de todos los colores aún sin disfrutarlas.

    ResponderEliminar
  8. Hay un hecho del que quiero hacer referencia y que tiene que ver con maragall y también con los políticos nacionalistas, sean estos de la nación que sean, cuando ejercen de nacionalistas.

    Si fijamos la atención en su discurso, y en su evoluciónj progresiva a lo largo del tiempo, siempre nos sitúan, cuando alcanzan una situación de poder, efectivo o de de influencia, en un más allá que nunca llega. No hay forma de llegar a un lugar y acomodarse cuando ya están en otra necesidad vital, que generalmente toma la gente como el mismo camino de siempre, pero no es así.

    A lo largo de ese periplo, el político nacionalista garantiza siempre la estabilidad del territorio al que llega, que desestabiliza de inmediato.

    Maragall habla ahora de "la patria europea" y una vez más, quienes le siguen, deben ponerse en marcha, ¿haciaa donde?

    Desde 1975 hasta ahora, los nacionalismos no han dejado de correr adelante entre promesas de estabilidad y comprensión. Son al mismo tiempo el lobo y el que anuncia su llegada.

    Nada de esto permite hacer suponer que pienso que no tienen derecho a sus reivindicaciones, pero si insisto en que deben ser tomadas dentro de las inseguyridades manifiestas que firmar la paz con lleva: el inmediato reinicio de hgostilidades (en términos políticos, está bien claro)

    ResponderEliminar
  9. Los nacionalistas son "creadores". Hay que temer muchísimo a los creadores.

    Las personas religiosas -¡quién pudiese serlo!- han reservado todos los atributos peligrosos a la divinad. Entre ellos, el de creador -si quiere, del cielo y de la tierra-. Sólamente una ente con propiedades infinitas puede tener semejante propiedad sin que nos horroricemos. (Seguramente porque un ente así no existe y que algo que no existe sea el único posible poseedor de algo terrorífico es poco preocupante).

    Ahora bien, los nacionalistan van creando sin parar entidades sin basamento real -omnia definitio periculosa est-. La última creación: LOS MOSSOS.

    Como sus creaciones son creaciones en la medida que proceden de la nada -recuerden: la nada nadea-, los órdenes espotáneos -fuente, COMO MÍNIMO, nutricia de cualquier orden social- son incapaces de alimentar semejantes esperpentos y DEGENERAN.

    ResponderEliminar

En desazón

Son las 7:00 de la mañana. El despertar del día me pilla con un libro sorprendente entre las manos, El hombre en desazón (gracias, Karl Mi...