jueves, 31 de mayo de 2007

La felicidad es tan poca cosa...


15 comentarios:

  1. ¡Tan poca cosa como lo más microscópico de un átomo¡ está en todas partes¡ la debo tener delante y no la veo... ¿Estará también dentro de mi? Voy a bucear hasta por los efluvios más recónditos de mi cordón umbilical para sentir su aroma y disfrutar como la "Donna" de la "chaislonge".
    Desearme suerte.

    ResponderEliminar
  2. de eso nada, mi abuela paterna y mi hermana se llaman así. Mi hermana mide 177cm pesa 90 kg si eso os parece poco en la cara lleva grabado el nombre.

    ResponderEliminar
  3. Psíp!
    En el Buen Retiro de Madrid
    había una señora sosa
    en la cabeza con un pañuelo rosa
    que hacía ganchillo
    de papel te daba el rollito
    con un sombrerito de macramé
    por el precio de un durillo.
    Ahora veo donde fué mi dinerillo!
    Inviertó en un baño-loft
    y en el sector del ladrillo!
    Sí, la felicidad es tan poca cosa!

    ResponderEliminar
  4. Esa mujer debe tener atrofiado el sentido del olfato.

    ResponderEliminar
  5. Necesitar menos de lo que se tiene, adaptarse a las circunstancias y vivir lo mejor posible en el entorno que te toque ... Eso al menos es inteligente.

    ResponderEliminar
  6. Será por eso, por ser tan poca cosa, que cuesta tanto encontrarla. Seguramente sea porque la buscamos ahí fuera, pese a tantas y tantas veces que nos han dicho que está ahí dentro...

    ResponderEliminar
  7. (A mi me parece un anuncio encubierto del IKEA...pero bueno.)
    Ser feliz es una actitud. No es que no tengamos motivos para ser felices, es que normalmente no somos capaces de verlos.

    ResponderEliminar
  8. La felicidad sería de esas cosas que de existir explicaría tantas y tan diversas cosas que no podría existir.

    ResponderEliminar
  9. Sobacaz: Sin duda, tu hermana lleva el nombre que se merece. Dale un abrazo de mi parte.

    ResponderEliminar
  10. La felicidad es tan poca cosa que con frecuencia la perdemos por los agujerillos del pantalón, y como creemos que es calderilla, ni nos agachamos a recoger lo que se nos ha caído.

    Creo que era Walter Benjamin quien decía que lo peor que puede ocurrirnos es que la felicidad venga a llamar a nuestra puerta y nosotros no estemos en casa.

    ResponderEliminar
  11. ¿Ser feliz es una actitud? Yo tiendo a pesnar, y cada vez más, que es como la gracia divina, un premio que algunos, inmerecidamente, reciben gratuitamente de la vida, que suele ser tan tacaña, ella.

    ResponderEliminar
  12. ¿Os acordáis de Palito Ortega? Yo era feliz cuando era un crío cantando a pleno pulmón "la felicidad ja ja ja já".

    ResponderEliminar
  13. Yo ya no pienso si la felicidad existe , ni me preocupa contar que momentos fueron afortunados ...tan solo vivir de una forma coherente y sin sufrimientos es bastante

    ResponderEliminar
  14. Yo también he llegado a pensar que es una especie de 'don', que incluso, como con las actitudes artísticas, uno puede mejorar en felicidad si se esfuerza, pero que hay gente que nace con una especie de paz interior... genética? Y sí, muchas veces la malgastamos como la calderilla, o la perdemos sin querer, porque no somos conscientes de lo bien que estamos hasta que hemos perdido alguna cosa. Asi es la vida.

    ResponderEliminar

El amparo de las sombras

Reseña en Libros de Cíbola