jueves, 24 de mayo de 2007

Yo estoy a favor de todo lo bueno

Cuando según quién solicita mi opinión acerca de algún tema de actualidad suelo contestar con una fórmula que le tomé prestada a Saul Bellow: “Yo estoy, por principios, a favor de todo lo bueno y en contra de todo lo malo”.

Os aseguro que es bien instructivo recoger las reacciones que provoca esta respuesta. De acuerdo con mi experiencia, la mayoría (digamos que el 60%) se la toma en serio, pero sin entenderla, y me suelen contestar que claro, ellos también, pero que no me preguntan eso, sino que qué me parece a mi tal o cual cosa. Otros, un porcentaje pequeño (pongamos un 20%) intentan captar la broma supuesta y esbozan una media sonrisa que no acaba de cuajar y pasan inmediatamente a otro tema. Algunos se enfadan (un 10%) y recriminan mi incapacidad para tomarme en serio las cuestiones serias. El resto tiene reacciones diversas: algunos pretenden no haberme oído, otros interpretan que comparto su opinión, etc.

Claro está que todos estamos, por principios, a favor de todo lo bueno y en contra de todo lo malo. Lo que nos separan son los principios que, si son principios, no pueden sino ser pre-juicios. Se diga lo que se diga, en el hombre es extraordinariamente difícil diferenciar entre hechos y valores, porque todo cuanto hacemos nos gusta verlo orientado hacia lo bueno. Por eso nos enfadamos si nos dicen que nuestra conducta es descabellada o que somos unos desalmados. Pero demonios, ¿cómo hace uno para estar informado y tener criterios propios asentados en razón sobre todos los problemas del mundo? ¿Cómo hace uno para aceptar una ignorancia inevitable que no lo convierta en cínico? ¿Cómo hace uno para no eludir la necesidad del criterio? Y, sobre todo, ¿cómo hace uno para no encontrar consuelo en esa nauseabunda conducta de la fácil indignación moral ante las imágenes sangrantes de la tele cuyos problemas de fondo nos negamos a entender?

Efectivamente, ya ha comenzado mi jornada de reflexión.

31 comentarios:

  1. Una vez me dijeron que la mayor caridad que cabía para con los necesitados era no ser yo uno de ellos. Cada vez la creo más cierta y cada vez parece que escandaliza más a los "tv moral".

    ResponderEliminar
  2. Claudio.

    Me lo ha quitado de la lengua :-)
    Aunque, si lo conozco algo por lo aquí leído, su jornada de reflexión dura todo el año.

    ResponderEliminar
  3. Claudio.

    Disculpe que vuelva, pero me he acordado de una película.
    En una escena, la mujer descubre a su marido en la cama con otra. Lo apunta con una pistola.
    El hombre, desesperado, le dice: ¿A quién vas a creer, a tus ojos o a mí?
    La mujer dispara y lo mata.
    Me pareció una buena norma de conducta ante lo que se llaman discursos.

    ResponderEliminar
  4. Mi familia por parte materna era muy dada al chantaje sentimental. Así, ante mi displicencia infantil (¡quién la pillara!) ante la comida, siempre salían los negritos de África. Y yo pensaba: "Caramba, si los tuviera aquí a mi lado, les daba toda mi comida. Ellos contentos y yo también."
    Sigue valiendo este esquema en la mayoría de escándalos que vemos por la televisión. ¿Qué estamos dispuestos a hacer, más allá del sofá? Como casi siempre es nada, pues mejor callar.

    Me tenías preocupada con tanto moribundo, Gregorio. Lagarto, lagarto.

    Lola

    ResponderEliminar
  5. Tumbaíto: De acuerdo, pero con un matiz no del todo insustancial, donde tu dices "yo", yo digo "los nuestros". Claro que con la sustitución pasamos al terreno de la política, que para mí, y de manera cada vez más clara, es el único sustento posible de la ética. Lo demás es o religión o beatería laica (dicho esto con todos los respetos para la religión).

    ResponderEliminar
  6. Y ¿cómo hace uno para cambiar alguno de los desastres que nos rodean? Estamos metidos en un bucle en el que unos deciden y otros, siempre los mismos, pagan el pato. Por cierto, ¿de dónde vendrá esta expresión? :)
    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Claudio: Sin falsas modestias, ¡ya me gustaría a mi reflexionar! Lo que hago es, sobre todo, mariposear de pensamiento en pensamiento, que es bien distinto.

    Respecto a la anécdota: ¡Qué burdo empirismo!

    Yo conocí un caso en que una señora que se sabía engañada por su marido con otra señora casada, se presentó en la casa del "otro" para contarle lo que estaba sucediendo entre sus respectivas parejas. Y el otro, muy dignamente, le contestó: "Si mi mujer no tiene suficiente con lo que hay en casa, hace muy bien en ir a buscarlo afuera". Aún viven juntos.

    ResponderEliminar
  8. Lola, sí, he resucitado de entre los muertos. El culpable de mi descenso al Hades ha sido Derrida. Mejor: la lectura que hace Derrida del Diderot que lee el "De Brevitate Vitae" de Séneca.
    Ya sabes, cuando el diablo no tiene quehacer, con el rabo mata moscas.

    ResponderEliminar
  9. Macbeth (por cierto, ¡qué raro se me hace comunicarme con usted!). Le respondo solamente a la segunda cuestión, la primera la dejo en el aire.

    El "pato" que ha que pagar en este caso no es un ave palmípeda, sino un "pacto". Originariamente la expresión era "pagar el pacto".

    Este pacto hacía referencia al que el pueblo judío tenía con Dios. En la Edad Media se pensaba que, ya que tenían este acuerdo privilegiado, cualquier mal trato que se les infringiese estaba compensado. Así que un asalto a una judería era una manera de hacerles "pagar el pacto".

    ResponderEliminar
  10. Los nuestros... Sabe... Creo que la escuela peripatética hizo una de las suyas con la palabra democracia. Para mi "demo" no es pueblo sino "gentes". Con el significado que tiene "gens" en Roma.

    Si "los nuestros" es una "gens", entonces conforme. Pero para crear "gens" me bastan sistemas sociales espontáneos y para nada necesito las disposiciones de los déspotas; o sea, la política.

    ResponderEliminar
  11. Yo le respondería aquello del garbancito: video meliora proboque...

    ResponderEliminar
  12. Siempre he pensado Don Gregorio que todo es respetable menos los extremismos, en todas sus vertientes, que tan pocos frutos nos han rendido hasta el presente.

    ResponderEliminar
  13. Ojalá actuásemos con la benevolencia que nos adjudica. Eso de que todos hacemos lo que consideramos bueno no lo comparto.
    ¿Cree que los políticos actuales están "a favor de lo bueno y en contra de lo malo" como Bellow y usted mismo?
    ¿Cree en su inocencia cuando ladran, provocan y mienten?
    ¿O los políticos (estoy generalizando aunque no meto a todos en el mismo saco) no tienen principios? O valores ...

    Gracias por explicarme lo de "pagar el pacto". Iba a decir una frivolidad respecto a esto pero hasta a mí me parece excesiva!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  14. La locución latina "Video meliora proboque, deteriora sequor", se puede traducir literalmente por "Veo lo mejor y lo apruebo, pero sigo lo peor".

    Efectivamente. Ahí está la orientación hacia el bien. Y ahí está también la humanidad del hombre. Acepto, por lo tanto, esta sentencia como elemento corroborador de mi teoría.

    ResponderEliminar
  15. Martina, usted es mejor persona que yo. Yo tiendo a pensar que la mayor parte de las opiniones que acontecen por la rua son muy poco respetables. Pero como yo no tengo voluntad misionera, sé que he de convivir con ellas.

    ResponderEliminar
  16. Señor Macbeth:

    Pues sí, efectivamente, creo que los políticos actuales están "a favor de lo bueno y en contra de lo malo."

    Más aún, creo que la gente se mata no tanto por el petróleo o cualquier otro recurso económico como por diferencias respecto a lo bueno y a lo malo.

    ResponderEliminar
  17. Actualmente las guerras son: por dinero o por ideas religiosas.
    Me ha recordado algo que dicen en mi tierra cuando una chica se ennovia con el rico del pueblo y la gente comenta que es por el interés. Yo pienso, ¿el interés? Será por el montante!
    Hoy soy macbeth, ayer la flauta mágica, norma, casta diva, ... comentarios/arias/óperas que utilizo según mi estado de ánimo. Espero que no le moleste estos cambios de identidad.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  18. "n"
    Por favor, coloque esa ene al final de "moleste".
    Gracias.

    ResponderEliminar
  19. La anécdota de los matrimonios hubiera quedado muy equilibrada con un ajustado intercambio de conyuges ...cada vez pienso mas en el cinismo vital aunque no sea correcto

    ResponderEliminar
  20. Esperemos que todo lo bueno sea compatible.

    ResponderEliminar
  21. Te mando un beso por si te ayuda a reflexionar.

    ResponderEliminar
  22. Lo bueno es un punto de vista, un intento de imposición, un lugar al sol. Reconozco que no se lo que es "lo bueno" y que temo aquello que es "lo mejor" probablemente de tanto oir decir en mi infancia y juventud aquellos de "lo mejor para ti es...", antes de que alguien señalara el destino de mi futuro o el futuro de mi destino.

    ¿Alguna vez un grupo social ha estado de acuerdo acerca de lo que es "lo bueno?". Es imposible, adiosgracias o graciasadios, acopnsejable y necesario no estar acorde. Es más, considero conveniente sospechar del que afirma que conoce el camino de "lo bueno" exactamente en la misma medida en sospecho de quien se presenta voluntario para presidente de comunidad de vecinos.

    ResponderEliminar
  23. A estas horas me sale la vena ¿trascendente? Simplemente creo que puede estar motivada por un anhelo de “libertad interna” que no puedo alcanzar –al menos por ahora-
    Comento:
    Lo que yo puedo considerar como bueno, otro puede considerarlo como malo, y viceversa. Si los seres humanos nos pudiésemos poner de acuerdo respecto a lo bueno y a lo malo, que es muy difícil, en definitiva no sería si no una opinión formada por un punto de vista parcial, condicionado por las vivencias, la educación, la moral, los principios, los valores, el lugar donde se vive, la época, la cultura etc. Creo firmemente que la ignorancia de no poder distinguir lo “real” de lo “verdadero” trae como consecuencia el aferramiento al ego que, a su vez, engendra que me apegue a lo que para mí es bueno y rechace lo que considero malo ¿Qué es lo considerado bueno, donde está el límite? ¿ Qué es lo considerado malo, donde está el límite? Es lo mismo que la sombra y la luz: Polaridades... y las polaridades pueden complementarse y crear unidad.
    Estamos todos en una sala de espera... en esa sala hay alboroto, hay lucha, hay política, hay ambición... También hay aventura por vivir, por sentir... por AMAR...Son polaridades. Ahí estamos todos. Cada una decide como estar en esa sala de espera... cómo moverse por ella, En ella estaremos hasta que venga el tren y digamos adios con nuestras ÚLTIMAS PALABRAS.
    De momento... voy a entegrarme en el tren del sueño y en los brazos de Morfeo, voy hacia él en silencio,despacito...de puntillas...
    Buenas noches de madrugada.
    Mañana hablamos...

    ResponderEliminar
  24. y si mezclamos lo de las últimas palabras y lo bueno,...
    no sale eso de
    "el infierno está lleno de buenas intenciones"

    ResponderEliminar
  25. Esa frase con la que Vd zanja ciertas cuestiones tiene poco recorrido, lo bueno, lo malo...son conceptos facilmente entendibles para todos, pero y aquí viene la cosa cuando sustantivamos tan magnos adjetivos...la cosa empieza a estar algo más confusa.
    En mi opinión ese criterio propio al que alude lo es desde el momento que reflexionando sobre uno ajeno llegamos a alguna conclusión y la hacemos nuestra

    Saludos

    ResponderEliminar
  26. Tumbaíto dice "esperemos que todo lo bueno sea compatible". Yo no lo espero. Yo espero exactamente todo lo contrario, porque eso es lo que garantiza la variedad de lo humano. Por eso cuando digo que estoy a favor de todo lo bueno y en contra de todo lo malo, por principios, lo hago con la intención de resaltar lo irreconciliable de nuestras más nobles intenciones. Insisto: por ellas nos matamos.
    Sigo manteniendo también que, se afirme de una u otra manera, todos tenemos necesidad (aunque sólo sea para no sentir vergüenza cuando nos miramos a nosotros mismos) creer que estamos orientados hacia el bien.
    No sé si esto tiene poco o mucho recorrido, pero me parece cada vez más evidente.

    ResponderEliminar
  27. Celia: si me permite...
    La frase completa:
    "El camino al infierno está lleno de buenas intenciones" . El sentido de la frase cambia bastante. El "camino" no puede obviarse. Puedo creer que mis intenciones son buenas -hablo de mí- sin embargo puedo equivocarme.

    El infierno y el cielo están dentro de mí, el camino está aquí, en este momento...

    ResponderEliminar
  28. Don Gregorio: debo entender entonces que en nosotros no hay bondad sinó voluntad de comodidad a la hora de irnos a dormir?

    ResponderEliminar
  29. Tumbaíto: el sarcasmo en la síntesis de la tragedia y la comedia, es decir, de la vida humana.

    ResponderEliminar
  30. Sra Saeki: ¡Exactamente! O moral o filosofía, que es el desvelo permanente.

    ResponderEliminar

Nada nuevo...

"La pedante pedagogía -no olvidemos que pedagogía, pediatría y pedantería tienen la misma raíz..." José María Pemán en el pró...