sábado, 12 de mayo de 2007

El deseo de saber

La Metafísica de Aristóteles se inicia con una frase que ha conocido justa fortuna: “Todos los hombres desean por naturaleza saber”. El texto griego dice “pánteV a5nqrwpoi tou< ei1dénai o1régontai fúsei”, que a mi me gusta traducir de la siguiente manera: “En la naturaleza humana hay un impulso hacia el saber”. El verbo “o1régw” significa "impulsar", “tender”, “tratar de alcanzar” e, incluso, “apuntar tendiendo el arco”.

Con frecuencia los historiadores de la filosofía se ponen muy serios a la hora de interpretar estas palabras, porque abren la cuestión de la especificidad de la filosofía.

¿En qué consiste la filosofía? ¿Es un saber que recae sobre temas que son exclusivamente filosóficos o es una manera filosófica de acceder a las preocupaciones comunes? En estas andamos todavía. La pregunta sigue teniendo hoy tanta pertinencia como en tiempos de Platón y Aristóteles.

A mi parecer, la filosofía era para los griegos, básicamente, una actitud ante el saber, a la que Platón daba el nombre de “erótica”. Apenas había cuestiones que para ellos no fueran filosóficas. Un ejemplo magnífico lo encontramos en los “Problemas de Aristóteles”, donde aparecen preguntas como estas:

¿Por qué cuando nos ponemos a leer, a unos les entra el sueño, incluso contra su voluntad, mientras que otros que quisieran dormir se desvelan en cuanto tienen un libro entre las manos?

¿Por qué la cebolla nos hace llorar y el orégano no?

¿Por qué cuando sopla el viento del sur los acoplamientos producen preferentemente hembras?

¿Por qué durante el verano los hombres tienen menos ganas de mantener relaciones sexuales y las mujeres más? ¿Y por qué, como dice el poeta, "en la época del cardo las mujeres son más ardientes y los hombres más inapetentes"? ¿Es porque los testículos están más distendidos en verano que en invierno?

¿Por qué algunos dedican su vida a ocupaciones inútiles en vez de dedicarse a otras más serias?

Con esta última pregunta cierro el post. ¡A ver si consigo dar con la respuesta !

16 comentarios:

  1. Don Greogorio: Quien es quien para decir si uno dedica su vida a preocupaciones inutiles,¿ cuales son las preocupaciones inutiles o no ? Esto es algo muy personal y cada uno damos valor aquello en lo que creemos sea inutil o no. Lo que si es verdad, por lo menos en el mundo occidental, es que en ocasiones, solo pueden decicarse a lo que usted pace tildar de preocupaciones inutiles, cuando las necesidades primarias estan cubiertas. Pero tambien las necesidades primarias son diferentes segun los lugares, las creencias etc. En definitiva que yo no creo que las "preocupaciones sean inutiles", son de las pocas cosas que podemos escoger, el pensar es libre por lo menos en privado y en voz bajo ¿ no es asi?

    ResponderEliminar
  2. Dedicarse a algo útil... me recuerda la limpieza de aperos de labranza.

    Dedicarse a cosas útiles exige un gran sacrificio. Hay que sobreponerse a la posibilidad de que sean otros más desfavorecidos quienes las hagan.

    Creo que sólo las madres consiguen vencer esa tentación.

    ResponderEliminar
  3. Tumbaito, no puedo creer que tu comentario, sea en serio, es una provocación ¿no?

    ResponderEliminar
  4. Navegar es necesario (e inútil) vivir no es necesario (pero es muy útil.

    Tumbaíto, Glauca, es muy, muy listo, y sabe que lo biológicamente necesario puede ser existencialmente superfluo, y viceversa.

    ResponderEliminar
  5. Pues Tumbaíto es muy tonto porque eso no lo sabe. Además, soy de esas personas que supuestamente siempre incurren en la falacia naturalista.

    ResponderEliminar
  6. ¿Las preocupaciones no están ligadas estrechamente con el conocimiento, o con la 'consciencia' del saber?

    ResponderEliminar
  7. Se filosofa (amor por la sabiduría, deseo de conocer) con el estómago lleno o medio lleno. Filosofar puede ser conocer cómo "pugnetas" funciona una desaladora y así poder tener una idea clara de si es más adecuado ahorrar agua o instalar desaladoras.
    Lo inútil es a la larga muy útil, que se lo digan a las madres que acarician a sus bebés en vez de ver el cotilleo televisivo de las tardes.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  8. Tumbaíto: ¿Saber que se incurre en la falacia naturalista de manera supuesta, es una falacia naturalista?

    ResponderEliminar
  9. Juan Domingo las preocupaciones (curas o cuitas)son nuestro ser. Y el saber tiende a acrecentarlas.

    ResponderEliminar
  10. Petrusdom: Yo tiendo a creer que los filósofos -esos pocos seres excepcionales que merecen cabalmente este nombre- filosofan porque no tienen otro remedio. Los demás, la tropa filosófica, posiblemente filosofamos por dilentatismo.

    ResponderEliminar
  11. dejo de lado la interesante discusión (aunque recomiendo el documental Grizzly Man de Werner Herzog para ampliar, modestamente, las preguntas de Aristóteles, y añadir ¿por qué alguién quiere convertirse en oso?).

    Lo que quería decir es que no veo el texto griego correctamente. Yo veo esto: pánteV a5nqrwpoi tou< ei1dénai o1régontai fúsei. Según parece, Gregorio, usas la fuente Griego, que yo desconozco, i no sé encontrar. Hay una forma más sencilla para escribir griego, que uso en Arquimediana, y que me parece que es más universal que la que tu usas, ya que practicamente todo el mundo puede ver el texto griego sin ningún cambio. Por cierto, ¿puedes ver bien el texto griego de Arquimediana?

    ResponderEliminar
  12. RMF: Efectivamente, uso la fuente "griego". Y, junto a ella, mi ingenuidad tecnológica.
    En Arquimediana leo perfectamente los textos en griego. Por lo tanto: S.O.S.: ¿Qué tengo que hacer para utilizar una fuente que pueda ser reconocida por cualquier ordenador?

    ResponderEliminar
  13. De hecho, puedes utilitzar la misma fuente con que escribes normalmente, que también tiene los carácteres griegos (y hebreos y etc), pero los tiene "escondidos". ¿Cómo hacer que sean visibles? muy sencillo, debes "activar" el teclado griego, como te explicaré:

    supongo que tienes el teclado español i/o catalán activado. Por lo general, puedes verlo en la barra inferior del Escritorio Windows (donde tienes el menú inicio, a la izquierda, y otros botones, a la derecha) seguramente verás en la parte central derecha un ES (español)o un CA (catalán) con fondo azul marino. Esto se denomina la barra de idioma, y si no la ves, aquí te explica muy brevemente cómo mostrarla. Te indica qué teclado estás utilizando y, por ende, qué alfabeto. Aunque es poco usual, puedes instalar más teclados (aunque físicamente sólo tengas uno, claro está). ¿Cómo hacerlo? Clica con el botón de la derecha sobre el ES o el CA que comentaba, y escoge "Configuración"; en la pantalla que te aparerá debes elegir después "añadir" o algo parecido: te saldrá la lista de idiomas-teclados a escoger. Debes elegir Griego politónico (para los acentos y espíritus).

    Una vez añadido el griego, y todos los que desees, clicas sobre aceptar repetidamente, hasta que desaparezca la aplicación. Comprobarás, si clicas con el botón izquierdo sobre el CA o ES, que aparecen las nuevas lenguas-teclados que has añadido.

    Ahora ponte a escribir un texto, y cuando quieras cambiar de idioma-teclado, tan solo debes ir a la barra de idioma y elegir el idioma que desees. Cuando uses griego, como tu teclado no es de griego antiguo, deberás descubrir dónde estan las teclas para la theta (que creo que es la u), o para la omega (que creo que és la v), etc. El problema está en los acentos y espíritus, que deberás ir encontrando (por ejemplo, el acento cerrado deberas teclear "q"; así, para escribir ά, deberás teclear "qa" escogiendo idioma-teclado griego; para otros signos diacríticos (si no los ves bién teclea Ctrl+, y la letra irá creciendo -si usas Mozilla-):

    ᾰ = ?a
    ᾱ = 'a
    ἇ = ¿a
    ἇ = ¡a
    ᾶ = ^a
    ᾳ = `a
    ὰ = +a
    ἁ = ¨a
    ἀ = ´a
    ἃ = Ça
    ἂ = ça
    ἅ = _a
    ἄ = -a
    etc

    si tienes alguna duda, ya me lo dirás.

    siento la extensión, especialmente en una cosa tan inútil como escribir griego antiguo.

    ResponderEliminar

En desazón

Son las 7:00 de la mañana. El despertar del día me pilla con un libro sorprendente entre las manos, El hombre en desazón (gracias, Karl Mi...