viernes, 18 de mayo de 2007

Bernard Kouchner

Bernard Kouchner, el fundador de “Médicos sin fronteras”, ha sido nombrado esta misma mañana ministro francés de Asuntos exteriores y europeos. La tengo por una magnífica noticia.

Ya sabéis que hace unos días dediqué una serie de post a Sarkozy. En el del día 5 hablaba de una serie de intelectuales franceses que a mi parecer podían ser calificados de neoconservadores y citaba los nombres de Jean-François Revel, Alain Finkielkraut, Bernard Kouchner, André Glucksmann, Pierre Manent y Marcel Gauchet. Pretendía señalarlos como una parte, al menos, del sustrato ideológico de Sarkozy. Añadía que a todos ellos los une una común voluntad atlantista, una concepción hobbesiana de la política (al menos de la política exterior) acompañada de un profundo escepticismo sobre la posibilidad de modificar culturalmente la naturaleza humana; un apoyo firme a Israel y una cierta decepción europea. Ven a Europa como un organismo cansado, torpe e indeciso que ha perdido el nervio militar y la claridad moral, aunque no por ello se ha resentido su desmesurada autoestima.

Concluía señalando que fue Revel quien formuló por primera vez el concepto de "derecho de injerencia" que posteriormente Bernard Kouchner y el profesor de derecho internacional Mario Bettati han reformulado como “deber de injerencia”, en clara oposición a la política exterior de Chirac. En opinión de Kouchner, la injerencia contra las dictaduras debe ser global. Esta postura le valió ser incluido en lo que algunos iluminados han llamado “los nuevos reaccionarios” (Daniel Lindenberg, Le Rappel à l'ordre: Enquête sur les nouveaux réactionnaires, Seuil, 2001) o que Tariq Ramadan lo tenga por uno de los sionistas más peligrosos, junto a Finkielkraut, Alexandre Adler, André Glucksmann, Bernard-Henri Lévy o Pierre-André Taguieff. Me imagino que pronto se reactualizará este cliché y se recordará que Bernard Kouchner, que pese a quien le pese es uno de los políticos más populares de Francia, fue en su juventud dirigente de los jóvenes comunistas, que participó activamente en las revueltas de mayo del 68, o que ha sido ministro de varios gobiernos socialistas. Mientras tanto el “Nouvel Obs” continuará observando, perplejo, la “droitisation des intellos”.

Algo huele a mohoso por Europa.

La cosa se va a poner interesante, porque Kouchner es un personaje directo, de los de al pan, pan y al vino, vino. Recuerdo ahora, por ejemplo, cuando comparó las tácticas del inefable Bové con las de Pierre Poujade.

Le Monde: La dernière mission du docteur Kouchner

13 comentarios:

  1. Precisamente ahora estaba escuchando por la radio la noticia. Parce ser que entre los socialistas no ha sentado demasiado bien... De hecho es bastante probable que se le exija abandonar el partido.

    ResponderEliminar
  2. Ya lo han expulsado, creo.

    De todas maneras, y aunque admito que puede ser un excelente ministro, creo que el hecho provocará desconcierto cuando, hace dos días, estaba haciendo campaña para la oposición.

    ResponderEliminar
  3. No deja de ser sorprendente, por lo menos desde la óptica a la que nos ha acostumbrado la política patria.
    Que acabaría fuera del partido socialista parece obvio.
    Sin embargo, lo que me parece más sorprendente aún es que no se oiga ninguna voz discordante entre las filas del propio Sarkozy. ¿Tan bien avenidos están? ¿No ha herido ninguna susceptibilidad o ego? ¿No tenían previsto ningún ministro de exteriores de sus propias filas?

    ¡Están locos estos galos!

    ResponderEliminar
  4. Vive la France!

    A Tarik Ramadan se le acumula la faena. Por cierto que vi hace poco un video en el blog "Nihil obstat" (frabregas.blogspot.com) en donde Sarko se lo comía con patatas en un cara a cara de hace un par años por la tv.

    Lola

    ResponderEliminar
  5. Yo incluiría a Pascal Bruckner en la lista de ¿neoconservadores? No sé si el término es preciso, Bruckner es un secularista radicalmente republicano y en línea con la tradición de la ilustración. En España, vía Fernando Savater, nuestro principal "bruckneriano", tuvo bastante resonancia La tentación de la inocencia. Para mí fué muy importante en su día Miseria de la prosperidad, un texto muy crítico con la "desestatización" pensado sobre todo contra la izquierda libertaria y extravagante. En el discurso de Bercy hay fragmentos que parecen casi calcados de Bruckner.

    ResponderEliminar
  6. Claudio.

    Para el que quiera leer sobre Kouchner y similares.

    http://www.amazon.co.uk/Power-Idealists-Paul-Berman/dp/1932360913

    ResponderEliminar
  7. Nunca perderé la capacidad de asombro!!!

    ResponderEliminar
  8. El término "neoconservador" es, efectivamente, ambiguo, y cada vez lo es más, sobre todo desde que sus promotores en los USA han renegado públicamente de él. Pero...

    ResponderEliminar
  9. Lo neoonservador .... huyyyy ... los ajustes del tío Sam.... sino hemos de saber de eso nosotros los sudacas ....

    Saludos estimado

    ResponderEliminar
  10. Eduardo: ¿Has leído el suplemento cultural del ABC de hoy mismo? En la p. 5, Fernando Rodriguez Genovés escribe de "Los intelectuales y el adiós a ;ayo del 68". Entre otras cosas sostiene que los Finkielkraut, Gluksmann, Bruckner... constituyen "en su esencia, la versión francesa de la curtida corriente norteamericana "neoconservadora""

    Con frecuencia una idea tiene que morir para que comience a dar su fruto. Y perdona el recurso a la dialéctica hegeliana.

    ResponderEliminar
  11. En la rebotica de la política se elaboran pócimas y brebajes insospechados. Ya se verá lo que da de sí la combinación del buitre y el águila, el parentesco puede dar hasta sublimación. De momento... transfuguismo de guante blanco en toda regla.

    ResponderEliminar
  12. Neelam: Era Fraga el que decía que la política hace extraños compañeros de cama. Pero en mi caso aquí no hay extrañeza, sino la constatación de una convergencia. Lo que hay que preguntarse es por qué los intelectuales de la (supuesta)izquierda se pasan a la (supuesta) derecha, cuando se suponía que la intelectualidad europea, especialmente la continental y, sobre todo la francesa, era mayoritariamente un
    coto cerrado de la izquierda.
    ¿Acertamos calificándolos de reaccionarios?
    ¿Qué significa, hoy, ser reaccionario?

    ResponderEliminar
  13. Gregorio:
    La respuesta puede que esté en la condición humana y en el paso de los años que cambia la mirada. ¡La del 68 no es igual que la del 2007¡ Cada uno es como es y elige como caminar por la vida. El ejemplo más claro de estos movimientos lo pude vivír hace años. En estas dos direcciones puede que encuentre la clave de mi comentario.
    http://es.wikipedia.org/wiki/Partido_Socialista_de_Arag%C3%B3n
    http://www.educa.aragob.es/testimon/Oral/materiales/Doc_transicion/04Cronologia.doc
    Gracias maestro

    ResponderEliminar

Si es viernes, toca Tocqueville