viernes, 22 de octubre de 2010

Yo sí te espero

Por una simple cuestión de ecología cultural.

Por cada una de las iglesias de cada uno de los municipios catalanes y sus torres que anuncian los pueblos desde lejos.

Porque los que protestan contra ti lo hacen en nombre de la virtud bíblica de la probidad.

Por todos los cristianos anónimos que conozco y que hacen bien sin mirar a quien.

Porque fui bautizado.

Por esa iglesia de la Calle Pere IV que  tiene en la puerta la pintada "Alá es grande" sin que pase nada.

Por las Bienaventuranzas, por el Cántico espiritual, por Las Florecillas.

Porque en las iglesias vacías aún es posible intuir el infinito.

Por el Padre Nuestro.

Por la santificación del pan y del vino.

Porque es mejor saber en lo que se cree que creer sin saber en qué.

Por el  "Noli me tangere" y todas y cada una de sus representaciones.

Por el tañido de las campanas y cada uno de sus sones.

Por la ermita de la montaña.

Porque Él dijo que dos cristianos reunidos en Su nombre siempre son tres.

Por la virgen de mi pueblo.

Por la fe de mis padres, que a veces me resulta inaprensible.

Por un niño recién nacido en un pesebre.

Por un Dios que teme a la muerte, y duda.

Por todas las miserias de la Iglesia y sus pecados.

Por toda la gente sencilla que está esperando para verte.

60 comentarios:

  1. Amén.

    (aunque lo de ecología cultural no lo pillo)

    ResponderEliminar
  2. Me uno a esta oración. Añado: por la música sacra de Bach.

    ResponderEliminar
  3. Y las misas de Palestrina, y de Tomás Luis de Victoria, y la misa solemnis de Beethoven y la Gran Misa de >Mozart Kv. 427 ...... y el Dios que se hizo carne y santificó la materia.
    Pero tenga cuidado, que por esto puede mandar prenderle alguno de los Comités de Salud Pública que nos gobiernan...

    ResponderEliminar
  4. POR LA TRANSUSTANCIACION, HAY MUCHA AGUA QUE DEBERIA SER VINO U_U

    ResponderEliminar
  5. PUES YO NO ESPERO, no me interesan las sectas, ni tan sólo esta, la más dañina de todas a lo largo de su siniestra història.

    ResponderEliminar
  6. Yo no espero, confío en las sorpresas: Es que si no... MLL, auto/ficcion

    ResponderEliminar
  7. Me parece que el señor Puigcarbó atribuye una importancia desmedida a una secta de la que habla, importancia que ningún creyente se atrevería a atribuirle a su iglesia. Parece que ha sido responsable de todo, hasta de que la historia sea siniestra. Seguramente ocurre que la historia es siniestra a secas, y resulta muy tranquilizador identificar a u´n único responsable de ello.
    Otra razón para la nómina que aquí nos presenta D. Gregorio: porque los que no esperan sólo ofrecen una teodicea al revés.

    ResponderEliminar
  8. Por el Requiem de Mozart, por el Dies Irae del Requiem de Verdi, por la catedral de Burgos, por la basílic de San Pedro...por la mitad de lo que es el mundo occidental, nos guste o no. Que no creamos en nada (salvo necionalismos de lo más variado) no nos salva de ser lo que somos por esa civilización judeo-cristiana de la que muchos reniegan.

    ResponderEliminar
  9. No lo esperes. Ya está con nosotros. Sólo hay que saber buscarLo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Porque mi casa siempre tiene la puerta abierta.

    ResponderEliminar
  11. Y porque fue hasta donde estaban los discípulos y los encontró dormidos (Lc 22, 45).

    ResponderEliminar
  12. Un hermoso, perverso y siniestro cuento para niños, como debe ser, me sigue pareciendo que es el catolicismo desde que salí de adonde no me encontraba ni hallaba lo que buscaba. Y sin embargo, tambien para mí son santos, Juan de la Cruz, y motivo de devoción literaria su emocionante Cántico espiritual, y Teresa de Jesús, y su nunca suficientemente ensalzado Libro de su vida.

    ResponderEliminar
  13. Por los que nos han precedido, y nos sucederán en la esperanza.

    ResponderEliminar
  14. Para que los cuentos para niños estén a la altura de los niños (y no a la de los imbéciles de sus padres).

    ResponderEliminar
  15. Por las lágrimas de otro Pedro, en Getsemaní.

    Por sus zapatos rojos, de Pontifex Maximus en la Ciudad Eterna.

    Por la ignorancia,la estupidez y el fanatismo de la inmensa mayoría entre los que le odian.

    Por la arrogancia, la hipocresía y la venalidad de tantos entre los que le rodean, y que él ha visto y lamentado.

    En fin.

    ResponderEliminar
  16. Hago también mía vuestra espera. Gregorio y los comentaristas me habéis iluminado esta noche un poco. Nunca la sombra es completa, gracias a Dios.

    (Espero que no te importe que te cite en un post)...

    ResponderEliminar
  17. Porque espero que algún día pueda esperar.

    ResponderEliminar
  18. Gracias........ Símplemente.
    María Jesús

    ResponderEliminar
  19. La religión también es buena para los ateos. Gracias a ella son espíritus fuertes y hasta superhombres, mientras que sin ella no pasarían de buenos salvajes.

    ResponderEliminar
  20. Unos lo esperan y otros no, quizás lo importante es lo que hacen mientras lo esperan. Soy ateo convencido, y mi único acto de fe es haber nacido. Tengo amigos sacerdotes, que se dejan la piel ayudando a los demás, y los hay que desde su fe no hacen mas que proyectar sobre los demás sus propias fustraciones. Debo reconocer que las personas que más admiro son creyentes, yo respeto su fe, mientras ellos respetan mi agnosticismo. Sigo creyendo que su bondad no depende de su religión, si no de ellos mismos como personas.

    ResponderEliminar
  21. Un momento, un momento. ¿Estamos aquí cantando las alabanzas del único monarca absoluto que queda en Europa? Pues qué bien.

    ResponderEliminar
  22. Isidoro, creo que aquí la gente no está esperando con miedo a un monarca absoluto que se vale de un ejército para imponerse.
    Aquí la gente creo que espera con ilusión a quien consideran que sólo con su palabra ya puede imponerse, en tanto en cuanto personifica a una institución que creen depositaria de las verdades de su fe. Es una cuestión de auctoritas, no de potestas.

    ResponderEliminar
  23. Gracias. Solamente gracias.

    ResponderEliminar
  24. Isidoro: "¿estamos cantando las alabnzas del único rey absoluto que queda en Europa?". ¿Se refiere al estado?

    ResponderEliminar
  25. Pues que suerte que viene, mira que si no puede venir al final y desaparecen tots els campanaris, la virtud, Mozart, Bach y ademos nos invaden los sarracenos, nos volvemos comunistas, y no se que mas.

    ResponderEliminar
  26. Es dudoso que el Papa sea un monarca, habida cuenta de que su pueblo depende del sacramento del bautismo, que a su vez depende o bien de la voluntad del bautizado, o bien de la de sus padres o tutores. Además, es elegido por un colegio aristocrático, por lo que de hecho debe el poder a muchos, no a uno, aunque piadosamente se atribuya la decisión al Espíritu Santo.

    Y, en fin, también es discutible que rija de un modo absoluto alguien sujeto a las constituciones y códigos de la Iglesia Católica, que no cambian con facilidad; por no hablar de los principios que la misma religión impone y de cuya observancia, a diferencia del Papa, los gobernantes laicos están libres.

    ResponderEliminar
  27. Estoy convencido que el "venga a nosotros tu reino" está puesto como un clamor para que todo lo bello que encuentras en el mundo llegue a su plenitud....

    ResponderEliminar
  28. Cuánta cursilería... Y ya sabemos qué es eso de la "auctoritas". Que se lo pregunten al antigüo Zentrum alemán o al gobierno títere nazi de Croacia.

    ResponderEliminar
  29. Isidoro, cuando alguien sigue a otra persona a pesar de que ésta no pueda ejercer ningún tipo de poder físico sobre el que sigue, tendrás que concluir conmigo que lo hace en conciencia en tanto en cuanto comprende que la persona a la que sigue tiene un poder que trasciende de lo físico. Esto es, la auctoritas.
    Por cierto, el hecho de utilizar el ejemplo de unos para descalificar a otros que no participan del primer ejemplo es una falacia bastante extendida, pero no deja de ser una falacia. No todos los vascos independentistas son terroristas, ¿no?

    ResponderEliminar
  30. Y en cuanto a lo de "cuánta cursilería", eso que tú llamas cursilería no es nada más, y nada menos, que en anhelo milenario e intrínseco del ser humano de trascender de sus propios límites. Si para ti eso es ser cursi, todos somos cursis, porque no sólo se busca la trascendencia a través de la religión. Cada uno busca ir más allá, si bien cada uno a su manera y siguiendo sus propios caminos.

    ResponderEliminar
  31. Tumbaíto, ¡menuda exageración!, entre los padres de la Iglesia los hay que no son imbéciles, hombre de dios... Y William Golding ya nos contó cuál es la altura de los niños, sin duda.

    ResponderEliminar
  32. Florecilla Silvestre7:44 p. m., octubre 23, 2010

    Me he metido aquí a través de redliberal y la verdad es que no acabo de entender qué relación tiene esta entrada con el liberalismo

    ResponderEliminar
  33. Padres en "Padres de la Iglesia", va con mayúscula, sr. Poz. Creo que escribí padres, quizá lo hice bien por casualidad, pero lo hice.

    Seguro que le quitó sus dudas, seguro.

    ResponderEliminar
  34. Será curioso ver cómo el Santo Padre de la Iglesia y de la religión, que es el opio del pueblo, bendice la santísima catedral gaudiníana de la amapola.

    ResponderEliminar
  35. Viva Eleusis y el Eixample!. Ómphalos de la religión!

    ResponderEliminar
  36. Como dios, claro está, pero yo les pongo la minúscula de la humildad que les suele faltar, a algunos, incluido el padre santo de Roma, tan pagado de su capacidad de raciocinio para algo, los dogmas, que no lo necesitan en modo alguno...

    ResponderEliminar
  37. Gregorio, ¿conoce Vd. la obra de Nicolás Gómez Dávila? He tropezado, en el curso de una investigación filológica, con sus "Escolios a un texto implícito", y me ha dado el pálpito de que quizás lo habría leido.

    ResponderEliminar
  38. Cierto, sr. Poz. El raciocinio no necesita dogmas. Pero tenga en cuenta que nadie que no tenga dogmas necesita el raciocinio.

    ResponderEliminar
  39. Mucho tardaron en salir los nazis. Será que empezamos flojos, conformándonos con la monarquía absoluta.

    ResponderEliminar
  40. Deberías, Irich, ser más sensible y compadecerte de la terrible situación que sufre la población vaticana a manos de Su Santidad. ¡Pobre Curia!

    ResponderEliminar
  41. Dijo Jesús esta parábola a algunos que, teniéndose por justos, se sentían seguros de sí mismos, y despreciaban a los demás:

    -Dos hombres subieron al templo a orar. Uno era un fariseo; el otro, un publicano. El fariseo, erguido, oraba así en su interior: "¡Oh Dios, te doy gracias porque no soy como los demás: ladrones, injustos, adúlteros; ni como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo." El publicano, en cambio, se quedó atrás y no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo; sólo se golpeaba el pecho, diciendo: "¡Oh, Dios, ten compasión de este pecador." Os digo que éste bajó a su casa justificado y aquél no. Porque todo el que se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido."

    Lucas 18, 9-14

    ResponderEliminar
  42. Justo esta mañana, cuando oí este evangelio, me acordé de este post. Y pensé que había que añadir: "Por una religión que considera sagrado un texto como este".

    Por cierto, la cuestión de "ecología cultural", que no le entendían en el primer comentario, es para mi la más evidente. Pero, como diría Femat, no tengo sitio para explicarlo en un margen tan estrecho.

    Gracias por el post.

    ResponderEliminar
  43. Pues yo también me uno en la esperanza, en la fe y en la caridad.

    ResponderEliminar
  44. Todo va bien profesor?? Estoy alucinada....esta usted ya en Montalegre?, ha comido setas que no habia comido antes? Necesita algo??

    ResponderEliminar
  45. Querida Glauka: El día que estés más cerca de Maria que de Marta me entenderás.No hay prisa. Cada cosa a su tiempo.

    ResponderEliminar
  46. "...porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido". (Lucas 19, 1-10), sí, ¡yo también espero!

    ResponderEliminar
  47. Don Gregorio, no sé si sabe que le ha dado medio artículo hecho a Ruiz Quintano:

    http://www.abc.es/20101031/sociedad/brindis-papa-20101031.html

    ResponderEliminar
  48. Pseudópodo: Pues no lo sabía. Tendré que negociar con Ruiz Quintano la alícuota parte
    del artículo

    ResponderEliminar
  49. Estimado Don Gregorio

    ¿A quién espera? ¿Qué espera?

    ¡Por quíen redoblan las campanas?

    ¿Guarda El que viene relación con lo que Usted aguarda?

    Mucha suerte por las búlgaras tierras, en las que la tierra húmeda aún se pega en las suelas

    Tocho

    ResponderEliminar
  50. Por los que son tan pobres que quizás no pueden ser ni conscientes de que detrás de la figura mediática,religiosa y política que nos visita puede haber de alguna forma un mensaje de liberación y salvación.

    ResponderEliminar
  51. Increïble que molts parlin de temes mediàtics i econòmics i després són adoradors dels Rolling Stones o qualsevol xorrada. Ja se sap, aquells que no creuen en res acaben creient en qualsevol cosa. Per cert, fem una mica d'història ficció? Doncs jo (llicenciat en història) aposto que la humanitat sense l'Esglèsia hauria anat pitjor.

    ResponderEliminar
  52. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  53. El administrados de este blog tiene reservado el derecho de admisión. ¡Faltaría más!

    ResponderEliminar
  54. No puedo saber si la historia hubiera funcionado mejor o peor sin la, en realidad "las, religiones. Si que recuerdo que Napoleón, un tipo nada religioso, dejó escrito que "un hombre puede vivir sin Dios, pero el estado necesita una religion". Parece que esta reflexion le vino a la mente tras presenciar desde la primera fila, le habia tocado hacer de oficial de guardia cuando las turbas, perdon las masas, revolucionarias, eso es sin Dios ni religión, asaltaron el palacio real y allí pasó de todo, sobre todo de malo.
    lo cierto es que que no ha habido ningun regimen politico que no haya tenido a su dios con su corte celestial. Esto incluye desde los indios yanomami, esos que salen en la tele cuando de enseñar un tribu primitva y arrastrada se trata, hasta la mismisima URSS y satelites, cuyo Dios estaba en una urna transparente en la Plaza Roja, y sus apostoles enterrados detras mismo, en el muro del Kremlin.
    Como dicen los hombres de negocios, siempre que haya demanda habra oferta. No creo que la religion sea una excepcion a la regla.

    ResponderEliminar
  55. Yo sí espero, pero que se vaya pronto.

    ResponderEliminar
  56. Cuando una persona padece delirios se le llama locura. Cuando muchas personas padecen de un delirio, se le llama religión.

    Robert M. Pirsig , Filósofo

    ResponderEliminar
  57. Cuando una persona no entiende la necesidad humana de consuelo y esperanza, no es un filósofo.

    ResponderEliminar
  58. Es curioso, yo he leído a Pirsig (sus dos libros principales, "Zen & the art of motorcycle maintenance" y "Lila"), y me parece muy estimable, pero no recuerdo esa frase, ni que eso resumiera su postura sobre la religión (difícil de resumir, por otra parte, porque no es un autor demasiado claro ni fácil).

    Lo que ocurre es que Pirsig es novelista, ciertamente con una profunda preocupación filosófica, y a saber qué personaje dijo eso. Tiene mucho peligro sacar las frases de su contexto, y por lo que he detectado esta se está propagando como un meme, obviamente entre gente que no ha leído a Pirsig.

    Por mi parte, a lo mejor me pongo a propagar esta otra, también suya:

    "Religion isn't invented by man. Men are invented by religion"

    (hay muchas en http://en.wikiquote.org/wiki/Robert_M._Pirsig )

    ResponderEliminar
  59. Soy un joven científico que espera un hijo y me ha dado una alegría tremenda encontrarme este texto, buscando otras cosas, en un momento de pesimismo en un clima insensible. ¡Que poco tiempo habrá costado escribirlo en relación a la gasolina que me ha dado! con esto y poco más llego hasta los 90; y crio al niño sin problemas. Gracias. ¡Yo también le Espero!

    ResponderEliminar

Segismundo

I ¿Finge quien finge sin saber que finge? II  ¿Y quien se cree sincero por ignorancia de lo infundamentado de esas convicciones que...