sábado, 16 de octubre de 2010

Las manos de Albrecht

 En el siglo xv vivía en un pequeño pueblo cerca de Nuremberg una familia con dieciocho hijos,  que se dice pronto. Evidentemente para poder llevar un poco de comida a la mesa familiar el  padre, orfebre de profesión, tenía que trabajar dieciocho horas diarias y, si se terciaba, alguna más. 

En las familias pobres se pasa hambre, pero no por ello se deja de soñar.  De hecho los dos hijos mayores, Albrecht y Hans, cada noche  revivían el mismo sueño. Los dos sabían que tenían talento para el arte  y se imaginaban desarrollándolo en la Academia de Nuremberg. Pero como eran conscientes de que su situación económica nunca les permitiría a los dos  ir a esta academia,  una noche lanzaron al aire una moneda. Si salía cruz, Hans debía trabajar en las minas para pagarle sus estudios a Albrecht; si salía cara, sería al revés. En todo caso, ganase quien ganase, debía regresar al pueblo pasados cuatro años para sufragar los estudios del perdedor.

Salió cruz.

En Nuremberg pronto se hizo manifiesta la maestría del joven Albrecht.  Sus aguafuertes, sus grabados en madera y sus oleos eran mucho mejores que los de sus profesores. Antes de los cuatro años comenzó a ganar cantidades importantes de dinero con diferentes encargos. 

Cuando retornó a su casa, invitó a toda su familia a una gran comida y a los postres, tomó una copa para dedicarle un brindis a su hermano.  "Ahora Hans, bendito hermano mío, ahora es tu turno. Ahora tú puedes ir a Nuremberg a concretar tu sueño, y yo cuidaré de tí." Todos se volvieron hacia  Hans. "No puede ser", dijo. "No puedo ir a Nuremberg, es demasiado tarde para mi. Mis manos están destrozadas. Me he fracturado varios huesos y últimamente he  comenzado a padecer de artritis en la mano derecha.  Para mi es demasiado tarde."

Como homenaje a su hermano, Albrecht Durero  dibujó estas manos:


La historia, amigos, es falsa, aunque se cuenta frecuentemente y en diferentes versiones  para explicar el origen de estas, sin duda, magníficas manos. Todas las grandes obras se crean su prehistoria. Es cierto que los padres de Durero tuvieron 18 hijos, pero sólo les sobrevivieron tres y todos ellos eran pintores. Añadamos que el padrino de Albert fue Antón Koberger,  uno de los impresores más importantes de Alemania. Fue en el taller familiar donde Albert demostró sus grandes dotes artísticas, que pronto lo encaminaron hacia el estudio del del pintor más famoso de Nüremberg, Michael Wolgemut.

Sin embargo en la historia falsa, mejor dicho, en el hecho de que una historia moral acompañe a estas manos encuentro una lección ética importante que, mucho me temo, los teóricos modernos de la ética, más interesados en su ser que en su función y su génesis, hallarán, sin duda, absolutamente prescindible.

9 comentarios:

  1. "Sacrificar" les mans, sacrificar una part... de vegades vol dir sacrificar "el tot", fins i tot la part espiritual (el talent de Hans) per un bé aliè. És a dir, donar el tot, renunciar a tot, gratuïtament. L'ètica contemporània no arriba a copsar les capacitats humanes, sobretot en el camp educatiu. El llibre de Frankl, L'home a la recerca del sentit, podria fornir una primera pista després de la dolorosa experiència viscuda, però no sembla que sigui una possibilitat a contemplar en la nostra societat tan immediata i tan mediàtica a la vegada.

    ResponderEliminar
  2. Don Ramon: Una abraçada. Ja em donaràs la teva adreça, que m'agradaria enviar-te el llibre que sortirà de aquí a no gaire, que es diu "Introducción al vocabulario de Platón".-

    ResponderEliminar
  3. Aquesta història, a més de lliçó d'ètica, és poesia en estat pur.

    ResponderEliminar
  4. La història és molt bonica, i em porta l'eco d'altres històries, on dos germans es juguen el seu futur ...

    (per cert, com a bon italianòfil vaig quedar sorprès al descobrir que el "se non è vero, è ben trovato" no és d'ús comú a Itàlia, és més no he trobat cap italià que coneixi la frase. Ens l'haurem inventat nosaltres?)

    ResponderEliminar
  5. El proverbio "se non è vero, è ben trovato" es italiano, no sólo por expresión, sino por origen. Es de difusión universal (¿salvo en la misma Italia?).

    He leído que el origen es desconocido, aunque el primer testimonio se atribuye nada menos que a Giordano Bruno:

    Modernetalen

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Joaquín, acabo de poner la frase en el google.it, y de las primeras 50 webs que citan la frase sólo aparecen un par de webs italianas. El resto son españolas, catalanas, inglesas, alemanas... En una de las dos italianas, un libro de google books, hay la referencia a Giordano Bruno.

    En wikipedia.it, ni tan siquiera sale la frase.

    Reitero mi sorpresa, pero es desconocida por los italianos que conozco.

    ResponderEliminar

Un pollo al ajillo y otros esplendores

Hay días a los que redime un plato sencillo que sale perfecto, hoy, por ejemplo, un pollo al ajillo. Reconozco que en la cocina (y no digo q...