miércoles, 13 de octubre de 2010

El auténtico tamaño de África

Reconozco que me ha impactado esta imagen. Me he pasado un buen rato mirándola, mientras reconfirmaba, con cada detalle, el tamaño de mi ignorancia. ¿Nos conocemos a nosotros mismos si ignoramos a nuestros vecinos?

Vía

24 comentarios:

  1. La reflexión final es para quedarse junto a la imagen, pensándola durante nuestras vidas.
    Asombroso.

    ResponderEliminar
  2. Con el debido respeto, cambian los muchos kilometros cuadrados del continente africano algo? Seria algo distinto si fuese la mitad de grando, o el doble de grande?

    ResponderEliminar
  3. Ramon: Pues eso depende, obviamente, de la importancia que le demos a los kilómetros cuadrados.

    ResponderEliminar
  4. ¿Cambia mucho ser un ignorante o no serlo?

    ResponderEliminar
  5. pues sí que cambia enseñar sociales con un mapa del mundo con las dimensiones reales . Uno se da cuenta de la magnitud de la tragedia del tercer mundo y de lo pequeños que en realidad somos los del norte

    ResponderEliminar
  6. Benjamin's writings are the "Colour Theory" of the twentieth century.

    http://www.signandsight.com/features/2089.html

    ResponderEliminar
  7. Claudio: Benjamin "es uno de los nuestros" (o sea, de los suyos), y por lo tanto es intocable. Ya sabe que el pensamiento crítico es todo aquel que ayuda a reafirmar nuestras convicciones. Por eso se le perdona su inmensa deuda con Carl Schmitt (que él mismo reconoce y subraya en su correspondencia con el mismísimo Schmitt), como un venial pecadillo de juventud, cuando por menos motivos se condena a otros a la hoguera. Igualmente se le perdonan sus escarceos estalinistas porque, claro, tenía buenas intenciones.
    Le confesaré un secreto en su juventud berlinesa repartía folletos sionistas redactados por Scholem junto a... el mismísimo Leo Strauss.

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante!

    Una esfera nunca se puede proyectar sobre un plano, por eso hay tantas interpretaciones.

    Durante años presidió mi estudio un mapamundi con la proyección de Peters (www.heliheyn.de/Maps/GallPeters/GallPeters_E.html), que fue sustituido por un mapamundi australiano al que me costó mucho acostumbrarme.

    El que nos muestra aquí es muy aleccionador ..

    ResponderEliminar
  9. Gracias por el comentario.
    Me he sentido retratado como uno de los que el artículo menciona, esos que sienten rechazo a leer un texto encabezado con una cita de Benjamin.
    No sé, me parece que se le supone a menudo un sistema filosófico que no existe.

    ResponderEliminar
  10. ¡Me olvidaba!

    http://www.kosmosonline.org/

    ResponderEliminar
  11. Volviendo al mapa. Me ha impresionado también el gran tamaño de España respecto a los EE.UU.

    ResponderEliminar
  12. La Societat Catalana de Filsoofía organiza, por cierto, una excursión hasta la tumba de Benjamin. ¡Ah, si encontraran el sepulcro vacío!
    No creo que Benjamin pretendiera crear un sistema. De los de su generación me parece que sólo Rosenzweig tenía agallas para tal enormidad.

    Al marxismo, en general, se le aplica la máxima jurídica del "in dubio por reo" en la forma siguiente: Fue un sistema bien intencionado con malos gestores, con lo cual el sistema queda indemne. Alguna vez he probado de aplicar el mismo principio al capitalismo. A mis interlocutores mi propuesta les suele parecer una provocación. Aquí tenemos otro buen ejemplo de teología política.

    ResponderEliminar
  13. Pablo: mercat6or nos tiene engañados a todos.

    ResponderEliminar
  14. ¿Será por esta desproporción que el mundo occidental se ha olvidado de ellos? ¿Será por esta razón que los chinos los están colonizando?. Siento una cierta vergüenza de mi tamaña ignorancia.

    ResponderEliminar
  15. Los chinos... ya están comprando Grecia. Ls dejan a los griegos sus memorias y mientras tanto ellos se van haciendo con el aparato productivo del país. Y todos tan felices. Su desembarco en Áfria es también colosal. Así parece que se escribe la historia con la tinta de la decisión de unos y el pergamino de la indecisión de otros.

    ResponderEliminar
  16. "Fue un sistema bien intencionado con malos gestores, con lo que el sistema queda indemne...".

    Don Gregorio ,de verdad, no conozco a ningún economista serio con simpatias socialistas que crea que las disfunciones e ineficiencias del socialismo soviético se debiesen a la existencia de "malos gestores"...

    Porque me imagino que se refiere al sistema soviético , al socialismo soviético marxista-leninista.
    ¡Pelillos a la mar! , estoy pensando en los contemporáneos de 1917, en que lo de marxismo a secas habrá hecho revolverse en sus tumbas a Kautsky, Plejanov, Rosa Luxemburgo, Hilferding, toda la tropa austromarxista, vamos , casi nada.
    Hubo un marxismo pre-estalinista, antiestalinista y existen marxismos postestalinistas...



    La cuestiones serían de este tipo: ¿en la actualidad existe una tradición marxista como programa de investigación progresivo? .Si existe , ¿puede dar cuenta de las razones de la declinación del socialismo soviético criticando y/o reduciendo las alternativas,la escuela austriaca por ejemplo?.Y cosas de este estilo.

    Tampoco creo que nadie tire a la basura - es un decir- al Reino Unido victoriano por las hambrunas en Irlanda o la India y vamos a frenar...

    ¿Entonces?

    Parafraseando a Leo Strauss, la reductio ad Stalinum -vel Troskium- puede ser una retórica muy efectiva según para qué , pero no creo que el pecado original ,o el resentimiento ,o la estupidez humana expliquen que el socialismo haya atraído a tantos , también "entre los mejores"(Popper dixit, con perdón de Voegelin).

    Lo que no entiendo es porque esta inquietud. Vivimos en el mejor de los mundos posibles , ¿no?. El siglo XX fue un paréntesis y tal.

    ResponderEliminar
  17. Pues no crea...

    http://www.savingcapitalism.com/

    (el libro es bueno, en serio)

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué manía con los anónimos!
    Perdone que, por motivos obvios, le ofrezca una respuesta apresurada a una cuestión -la que usted plantea- que, sin duda es de gran importancia y que, desde luego, merecería ser discutida en otro ámbito.
    Mi humilde opinión es que vivimos en el mundo y que no hay forma de comparar este mundo con otros posibles. Me imagino que si hubiesen pasado algunas cosas que no han pasado todo podría haber sido distinto pero nunca sabremos en qué sentido.
    Muy interesante, en sta dirección, su referencia a "toda la tropa austromarxista", pero sin duda su fracaso (las internacionales fueron como fueron) sólo puede deberse a que, o efectivamente eran tropa, o no supieron entender dialécticamente la historia (concédame usted que al menos merecen el título de hegelianos de izquierda). Quiero decirle, en definitiva, que la propia historia es el test de todos los marxismos, mientras que la negación del progreso no es, necesariamente, la defensa del regreso. Puede ser, simplemente,el fruto de la constatación de lo enmarañado e incierto del proceso histórico. Como no podemos saber qué habría hecho Kautsky de haber triunfado los mencheviques (ni tan siquiera podemos imaginarnos qué hubiera sido del siglo XX si Hitler hubiese muerto por una disentería en su infancia), hemos de limitarnos a suponer que la única realización efectiva del marxismo ha sido la estalinista y sus buenos gestores.
    En cuanto a los socialismos no marxistas, su resultado es Europa, para mí un noble edificio con goteras y de lo que se trata de ver (y no tengo la respuesta, aunque sí algunas sospechas) es quién se atreverá a hacer de fontanero.
    De todas las maneras yo simplemente señalar que es mucho más habitual oír que el socialismo es una buena idea mal realizada, que que el capitalismo es una buena idea mal realizada.

    ResponderEliminar
  19. No deja de sorprenderme la ausencia de Sudamérica.... Tal vez ni existen para ellos mismos... y son la negación de su condición de imposible sujeto. Con todo, Brasil debería de entrar en ese juego de dimensiones "colosales".

    ResponderEliminar
  20. Tiene usted razón en que hay cosas que no procede discutir en este benemérito foro, y le agradezco la delicadeza de contestarme. Sólo puntualizar lo siguiente:

    En lo relativo al problema de los futuribles, estoy de acuerdo con usted, nunca sabremos lo que hubiese pasado si las cosas hubiesen sido de otra manera.Aunque parafraseando aquello de Engels sobre el joven Bonaparte en el cerco de Tólón; si Franco hubiese muerto al cruzar el Estrecho , posiblemente otro oficial del ejército hubiese encabezado la Junta de Burgos...
    En lo relativo al juicio de la Historia, también estoy de acuerdo, pero me parece que decimos demasiado cuando consideramos estos juicios como definitivos. Es muy posible que el marxismo-leninismo sea "una calavera que no volverá a sonreir" decía Kolakowski, el filósofo que en sus años en la Polonia Popular tuvo que oir muchas veces eso del juicio de la Historia...A buen entendedor.

    Con respecto al tema del Progreso, estoy más de acuerdo con usted de lo que cree. Y no sólo yo. Ningún socialista serio subscribiría hoy el ditirambo del capitalismo que se lee en el Manifiesto Comunista.Por razones obvias, excepto para los doctores Pangloss del neoliberalismo.



    Pero lo verdaderamente importante, de verdad, es lo de la reductio ad Stalinum.

    Lo que motivó mi intervención es defender lo que Albert Camús denominó - pensando en un asunto español, por cierto- "la dignidad del socialismo".El mismo Keynes que escribió "El fin del laissez-faire" elogió "Camino de servidumbre". Habla usted del marxismo como de un perro muerto; ni el liberalismo sucumbió con la Gran Depresión ni el socialismo solidario de una filosofía materialista ha desaparecido con la declinación del mundo soviético.

    Y aunque un sistema de Salud Pública Universal sea socialista, pueden defenderlo también muchos no-socialistas , qué se enteren los del Partido del Té.

    De Europa mejor no hablar.No sé qué pasa con los fontaneros, pero ya nos han puesto a adelgazar..

    ResponderEliminar
  21. Don Karl: Me pilla usted intentando resolver problemas de navegación en los que a la desviación magnética hay que sumarle la demora de aguja más el abatimiento producido por el viento y el desvío de la corriente. En fin: que no sé cómo llegaré a puerto.
    Sobre el origen del Estado del bienestar algo tendrían que decir Disraeli y Bismark, por poner dos ejemplos lejanos.
    A mi manera de ver es un error (que no tengo, por cierto, por qué atribuírselo a usted) verlo como un diseño marxista.Yo creo que hay buenas razones conservadoras para defender tanto un Estado del bienestar solvente como la necesidad de unas cierta demagogia presupuestaria (que parece consustancial con la democracia).
    Le agradezco, sinceramente, su tono.

    ResponderEliminar
  22. O sea, que al final, lo único importante es el Estado del bienestar

    ResponderEliminar

Un aire estoico

Debiera existir la palabra "grisantemo", porque hoy es un día que no tiene otro calificativo. Hoy es un día nítidamente grisantemo...